Ir arriba

Timanfaya (511 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
07/02/2010
Modificado
07/02/2010
5
Era el primer día del mes de setiembre de 1730. El sol se había posado ya sobre el horizonte para dar comienzo al reino de la oscuridad. Entonces la tierra comenzó a desquebrajarse:

"El día 1 de septiembre de 1730, entre las nueve y las diez de la noche, se abrío la tierra de pronto. Cerca de la aldea de Chimanfaya se elevó una gigantesca montaña escupiendo llamas enormes que ardieron incesantemente durante diecenueve días".

Así relató el acontecimiento D. Andrés Lorenzo Curbelo parroco de Yaiza, testigo de aquellas prodigiosas fuerzas que esconde el subsuelo terrestre. Las llamas, las grandes nubes de humo y ceniza se extendían por la isla. La lava "corría a veces como el agua, mientras que en otras ocasiones se quedaba en calma como un reguero de miel". La actividad volcánica se mantuvo durante seis largos años, entre 1730 y 1736. La lava sepultó para siempre las aldeas de Mancha Blanca, Maretes, Tingafa, Santa Catalina, San Juan, Masdache, Peña Palomas, Testenias, La Geria, Los Rodeos, y aquella que da nombre hoy al parque nacional: Timanfaya. Las erupciones fueron muy violentas aunque no hay constancia de bajas humanas. Sin embargo, se abrieron más de 25 nuevos cráteres que extendieron las lavas, las cenizas, bombas volcánicas y lapillis sobre una extensión del orden de 20.000 Ha. Las fértiles vegas dedicadas antaño al cultivo del cereal y a la elaboración de esa harina tostada llamada Gofio fueron completamente arradas dejando detrás un paisaje desértico e irreal. Sin embargo, la hambruna se extendió y obligó a muchos de los habitantes de la isla al éxodo.

Hay que mencionar aquí que la aldea de Chimanfaya, hoy llamada Timanfaya por deformación del topónimo original, fue la primera población en ser arrasada por la lava. Este pueblo quedaba algo distante de lo que hoy en día es la llamada Montaña de Timanfaya, conocida en realidad, desde que se formaron, como Montaña o Pico del Fuego, a veces en plural, Montañas del Fuego. El caserío se encontraba dentro del actual parque natural de los volcanes junto al actual cráter de la Montaña del Cuervo ( 385 m ), una de las primera formaciones volcánicas en aparecer durante las erupciones de ese año 1730.

Entre el 31 de julio y el 25 de octubre de 1824 tuvo lugar un nuevo período eruptivo aunque en una escala mucho menor, abriendo nuevos conos volcánicos en las inmediaciones de Tao.

El parque nacional de Timanfaya fue creado en el año 1974 con objeto de ofrecer protección a una superficie de 51 Km2, donde la actividad volcánica fue especialmente intensa. Se trata del parque nacional que recibe mayor número de visitas del territorio español, al dar la binevenida a unos dos millones de turistas anualmente. En la mayor parte del territorio protegido esta prohibido el acceso tanto rodado como a pie. El litoral entre la Playa del Paso y la Playa de la Madera recorre el mar de Lava a lo largo de unos 10 Km. y es accesible. Al quedar fuera del área protegida, también es accesible la Caldera Blanca ( 458 m ), el mayor cráter de la isla, con un desarrollo casi circular de 1.100 m de diámetro y una profundidad ( 144 m ) entre los 109 y los 314 m.

Las medidas proteccionistas obligan a que la parte del parque nacional más interesante, la región que constituye el moumento natural de las montañas del Fuego no pueda realizarse libremente. Por ello estaremos obligados a seguir el itinerario turístico conocido como "Ruta de los Volcanes", que se realiza en autobuses que recorren una estrecha carreterade unos 11 Km. que recorre el singular paraje. El itinerario no realiza paradas ( se detiene en algunos puntos pero no se permite apearse del vehículo ) y tiene una duración aproximada de 45 minutos. Una cinta explica los aspectos más interesantes en varios idiomas. Por desgracia, al ser el autobus cerrado y copado de turistas, este modelo de visita, aunque puede ser muy cómoda, no permite contemplar bien el increíble paisaje del parque. Simepre lo veremos a través una luna y cuando la "guagua" se detiene las cabezas se apretan contra los cristales para intentar obtener las mejores fotografías del lugar. El autobus, en su tramo final alcanza los 455 m. de altitud y se queda a 140 m. de la cima del Pico del Fuego o Montaña de Timanfaya ( 511 m ), el cono volcánico más elevado del parque nacional.

Timanfaya es una zona fría, pero existe un pequeño sector, el llamado islote de Hilario donde todavía se mantiene la actividad geotérmica. En este lugar, rodeado de lava que no de océano, se sitúa el centro de recepción de visitantes del parque nacional. En él empieza y termina la ruta de los volcánes. Cada pocos minutos algunos empleados realizan algunas demostraciones del calor que se esconde bajo la corteza terrestre. A dos metros de profundidad, la temperatura alcanza los 400 ºC. En una cavidad practicada en el suelo hacen arder aulagas majoreras, que prenden expontáneamente al ser arrojadas al agujero. En otros agujeros, los empleados del parque arrojan cubos de agua que transformados en una corriente de vapor son escupidos por la tierra como si de un geiser se tratase. Además, tendremos oportunidad de visitar e incluso comer en el restaurante "El Diablo", emblema del parque nacional diseñado por el artista César Manrique. En un gran pozo se asan cochinillos, pescados, chorizos y pollos, utilizando únicamente el calor terrestre.

El islote de Hilario toma su nombre de la leyenda según la cual vivió en este lugar un hombre llamado Hilario que recorría estos parajes con su camello. Aquí plantó una higuera que llego a echar raíces pero que nunca floreció, porque... "la flor no podía alimentarse del fuego".

Los turistas también tienen la oprtunidade de recorrer en camello ( en realidad dromedario ) la llamada senda de los Camelleros a lomos de este ánimal. Es un breve itinerario de 1,5 Km. y una media hora de duración que discurre sobre la ladera SE de la montaña de Timanfaya o Pico del Fuego ( 511 m ).

Accesos: Islote de Hilario.

Catálogos

Imágenes

Comentarios