Ir arriba

Track section

Torre del Vinagre-Cerrada de Elías-Picón del Haza-Tranco del Perro-Calarejo-Torre del vinagre
Roberto Gil Alonso
Fecha de realización
15 de abril de 2010
Fecha de subida
25 de julio de 2018
Duración
09:04
Tiempo Detenido
No definido
Visto
9207 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Torre del Vinagre-Cerrada de Elías-Picón del Haza-Tranco del Perro-Calarejo-Torre del vinagre

 Es recomendable llevar una linterna para atravesar los túneles; yo no lo hice y tuve que hacer a tientas algún tramo. Para subir hasta el Picón del Haza desde el collado hay dos posibilidades: por la derecha en mi opinión es más sencillo, a la bajada ví algún hito y baje por el centro. Desde el collado del Picón del Haza es preferible bajar hasta las ruinas del cortijo del Haza. Yo aproveché sendas de animales para mantener la altura porque mi intención era subir al Castellón del Haza, pero al final no pudo ser. Desde el collado el Castellón del Haza tiene un aspecto muy vertical. Sin embargo si se desciende por la vertiente meridional se llega a un punto donde se puede remontar por llambrias hasta una vira que cruza el frontón meridional. La idea es seguir la vira hacia la izquierda con objeto de alcanzar una proa al sur de la cumbre desde la que el terreno parece más sencillo. Sin embargo poco antes de llegar a este rellano la vira aparece cortada por una amplia fisura. El paso es muy comprometido pues al otro lado de la fisura las placas son muy verticales y rezuman agua (abril), aunque tiene unas presas diminutas para las manos. Unos 5 metros por debajo hay unos viejos troncos colocados a conciencia a modo de pasarela para cruzar la fisura. El problema es que la continuación es por placas casi verticales y sin aparentes agarres, aunque estas sí estan secas, además a la entrada de la pasarela ha crecido un arbol que dificulta enormemente el paso. Pienso que en tiempos este era el paso que utilizaban para ascender a esta cumbre que parece inaccesible. Desde el collado del Castellón hay una bajada muy pendiente y resbaladiza por el otro lado. Al final hay un resalte que se puede soslayar por una canaleta fácil a la que se llega nada más cruzar una torrentera hacia la derecha.

La subida al Calarejo es más sencilla de lo que aparenta desde lejos. La bajada la hice por una vieja vereda armada que descubrí, el camino se pierde en una zona arrasada por un incendio pero se puede buscar una senda de ganado que baja con relativa comodidad hasta el camino que viene del collado de Roblehondo.

Comentarios