Ir arriba

Track section

Sotres - Andara - Castillo de Grajal - Rasa de la Inagotable
Javier Tezanos Díaz
Fecha de realización
30 de junio de 2019
Fecha de subida
30 de junio de 2019
Duración
03:43
Tiempo Detenido
No definido
Visto
3951 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Sotres - Andara - Castillo de Grajal - Rasa de la Inagotable

El Macizo de Ándara es el más oriental de los Picos de Europa y posee picos que superan los 2000 m. La vertiente norte del mismo se caracteriza sin duda por su historia minera, que se desarrolló sobre todo en la segunda mitad del siglo XIX. Aunque hubo minas en los tres macizos de los Picos de Europa, el de Ándara fue el de mayor actividad, de la que hoy quedan claros vestigios, como bocaminas que se abren
a galerías inciertas, restos de barracones, uno de los cuales fue cedido por la Real Compañía Asturiana de Minas a la Federación Cántabra de Deportes de Montaña y Escalada, que lo convirtió en refugio, o la increíble y extensa red de caminos que serpentean por las empinadas laderas, por los que circulaban carros tirados por bueyes y cargados de mineral.

En Ándara, como en otras zonas del macizo, se explotaron yacimientos de blenda acaramelada (sulfuro de cinc) y calamina (carbonato de cinc anhidro), que son minerales de los que se extrae el cinc. Estos yacimientos se descubrieron en el año 1859, comenzando los trabajos de infraestructura en esta misma fecha por la Sociedad “La Providencia”, que tuvo que desembolsar inicialmente una gran cantidad de dinero para la construcción de los accesos a las minas desde La Hermida. El mineral era entonces transportado en barcazas por el rio Deva desde La Hermida hasta la Ría de Tina Mayor (la actual carretera de La Hermida no existía). En el año 1885 la Real Compañía Asturiana de Minas se hizo con la explotación de los yacimientos. Sin embargo, la profundidad que alcanzaron las explotaciones con el consiguiente empobrecimiento de la mena, así como las dificultades que acarreaba la explotación de estos yacimientos (los trabajos de explotación duraban sólo de junio a octubre, debido a los rigores del invierno), llevaron al cierre progresivo de las minas en la década 1930 - 1940.

Como consecuencia de la actividad minera quedó destruido el Pozo de Ándara, precioso lago que existía en la depresión occidental, transformado en una pequeña charca después de una lamentable voladura minera.

La Rasa de la Inagotable (2281 m) es una destacada cumbre de este Macizo Oriental, o de Ándara. Está situada en Cantabria, aunque muy cerca del límite con Asturias. Su nombre proviene de la gran superficie aplanada de su cima y por ser vecina de la mina denominada La Inagotable. Forma parte del Circo de Ándara, cuyas cumbres principales son (de E a O), el Samelar (2229 m), el San Carlos (2212 m), La Junciana (2263 m), La Rasa de la Inagotable (2281 m) y el Castillo del Grajal (2042 m). Estas cumbres son también conocidas como Sierra Mojones, dado que es la divisoria de los municipios de Cillorigo de Liébana (N) y Camaleño (S).

En Sotres, un poco más arriba de la plaza hay un cruce, por el que se irá a la derecha (SO). Después de salir del pueblo se desecharán dos salidas a la izquierda. Más adelante, después de una cerrada curva a la izquierda se llega a las cabañas de la Majada del Robro, que están situadas en el Collado La Varera (1141 m). Poco después, se encontrará un camino que sale de la pista a la derecha (S, que vira enseguida a SE) que se tomará.

Se sigue subiendo y después de un zigzag se alcanza la Majada del Medio (1247 m), con varias cabañas, que queda a la izquierda en un alto rocoso, e inmediatamente se llega a la Collada del Medio (1233 m). A continuación, la pendiente del camino se acentúa mientras se sube la canal formada entre la imponente pared rocosa del Cueto Cima (1387 m) (izquierda, N) y Cuesta de la Varera (derecha, S). Al final de esta depresión se alcanza la campuca del Collado la Cima (1371 m).

Se sigue subiendo, ahora con menor pendiente, otros 680 m y se pasa junto a la Fuente Soles (1520 m), que queda a la izquierda del camino, y poco después se llega a la Collada de Fuentesoles (1567
m), donde comienza una bajada por la vertiente N de una canal herbosa, hasta alcanzar la pista que sube desde Jito Escarandi al Refugio de Ándara (que forma parte del GR-71), donde se seguirá la subida hacia la derecha, hasta llegar al Casetón de Ándara (1720 m).

Este refugio ocupa el barracón remodelado de las antiguas instalaciones mineras, y hoy constituye un buen punto para la reposición de fuerzas y el ataque de nuevas rutas. Tiene guarda de mediados de primavera a mediados de otoño (cuando la nieve lo permita), aunque el resto del tiempo está abierto para recibir a todo aquel que respetuosamente haga uso de sus instalaciones. En su entorno se pueden ver algunas bocaminas, incluso con restos de vagonetas a la puerta de alguna galería. El resto de las instalaciones de la explotación minera está enclavado sobre un montículo pedregoso, al otro lado de la vaguada.

Una vez visitado este refugio se sigue por el GR-71, aunque se dejará a los pocos metros, para tomar (dirección predominantemente S) unos atajos que acortan los amplísimos zigzags de la pista, que subía a las antiguas Minas de Mazarrasa, hasta alcanzar el Collado de la Aldea (1786 m), formado por el Macondíu (NE) y el Cueto de la Ramazosa (1889 m) al NO. Hacia el N (en la dirección de la subida) se ve la profunda Canal de las Vacas, en cuya cabecera se encuentra el Casetón de Ándara.

En este collado se encuentra un cruce, continuando por el camino que sigue de frente (SE), hasta alcanzar la cabecera de una canal, donde el camino da un brusco giro de casi 360 grados y después de un par de curvas se une a las pistas que daban servicio a las Minas de la Providencia, situadas en las Vegas de Ándara (quedan a la izquierda, E).

Siguiendo por el ramal de la derecha, enseguida se deja esta pista para subir por el pernal N del Castillo del Grajal, aunque se vuelve a tomar un poco más arriba. Durante este trayecto, se podrá divisar, abajo a la derecha, la depresión donde se encontraba el Pozo de Ándara.

Al llegar de nuevo a la pista, se tomará el ramal de la derecha, que hace un zigzag por la loma del pernal, para dejar ésta y seguir por su vertiente O hasta llegar a la zona más pendiente de esta falda del Castillo del Grajal. Aquí se encuentra una bifurcación, siguiendo por el camino de la izquierda, que describe un amplio zigzag para salvar la fuerte pendiente, dirigiéndose finalmente a una horcada entre grandes rocas, donde otro zigzag salva la pendiente de este tramo que es aún más fuerte que la de los anteriores.

Después de alcanzada esta horcada conviene girar a la izquierda, para tomar un paso entre rocas y llegar a la prominente cima rocosa del Castillo del Grajal (2042 m). Después se vuelve al punto donde se dejó el camino, para continuar por una canal, al final de la cual el camino describe una serie de tornos para suavizar la pendiente.

Después de un rato de subir se llega al Collado del Mojón (2204 m). Si se mira hacia el NO (derecha) se verá la profunda depresión donde se encuentra el Lago de Valdominguero (1770 m), a la izquierda de los impresionantes murallones de las Traviesas del Grajal de Abajo. Desde este collado, se ataca la última pendiente para alcanzar la cumbre de La Rasa de la Inagotable (2281 m).

Desde esta cumbre se divisa y magnífico panorama, del que se pueden destacar los picos: Desde el O al SO, Valdominguero (2266 m), Pica del Jierro (2425 m) (entre estos dos se puede contemplar todo el Macizo Central), Morra de Lechugales (2437 m) y Silla Caballo Cimero (2434 m). Hacia el N, en primer término, están los Picos de Macondíu (1998 m) y al fondo la Sierra del Cuera y el mar. Desde el E al NE se contemplan los picos: La Junciana (2263 m), San Carlos (2212 m) y Samelar (2229 m), además de todo el Circo de Ándara abajo. Al SE, se aprecia todo el Vale de Liébana y al fondo el Cordal de Peña Sagra y los Picos de Campoo.

La bajada se hará por el mismo camino, pero sin volver a subir al Castillo del Grajal.


Javier Tezanos
26-06-2019 

Literatura consultada

1. https://www.rutasmontanaasturias.com/2016/08/junciana-rasa-inagotable-jito-escarandi.html 

Comentarios