Ir arriba

Cruz, La (1267 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Fecha Alta
01/02/2014
Modificado
01/02/2014
1
Enclavada en la Comarca de Calatayud, al SW de la provincia de Zaragoza, la Sierra de Pardos se eleva modestamente rompiendo la monótona belleza de los campos de cultivo que la rodean. Si bien es un paisaje árido y austero, en pueblos cercanos a la sierra, como Acered, Maluenda y otros, se elaboran buenos vinos enmarcados en la denominación de origen de la comarca a la que pertenecen.

Más allá de razones enológicas o culinarias, o incluso como complemento a las mismas o a una visita al también cercano Monasterio de Piedra, un largo paseo por la Sierra de Pardos incluyendo la ascensión a La Cruz, su punto culminante, es motivo más que suficiente para perderse por estos entornos tan olvidados por viajeros en general y montañeros en particular.

El sendero P.R.-Z-92, parte del cual recorreremos en la ascensión a La Cruz, atraviesa en uno de sus tramos estos montes, desde Castejón de Alarba hasta Abanto, permitiéndonos conocer en el camino la soledad y el silencio que se han apoderado ya de Pardos, pequeña aldea abandonada que da nombre a toda la sierra.

Aunque es posible ascender a La Cruz por esta vertiente, buscando los sembrados más elevados que nos acerquen lo máximo posible a la parte alta, la abundante vegetación de matorral existente no hace demasiado apetecible afrontarlo directamente. En el pueblo nos aconsejan dar la vuelta a la sierra y ascender por la solana, desde el Puerto de Abanto, por el cual pasa el sendero PR citado.

A la entrada de Castejón de Alarba, junto al centro polivalente, tomamos la pista que desciende rumbo a los campos situados a los pies del monte. Podemos ver en el punto más elevado la cruz que corona la cima. La pista transcurrirá un buen rato en paralelo a la sierra, flanqueada por viñas y almendros, sin ganar apenas desnivel. Después de pasar unas chabolas tomamos en una bifurcación el camino de la izquierda (señal PR), que comienza por fin a ascender de forma más decidida por el barranco de Valdecaminos. La pista, en la que encontraremos señales del “Camino del Cid”, realiza algunas curvas, una de las cuales (giro a derecha) se puede atajar monte a través por el pinar. De cualquier manera, llegamos al Puerto de Abanto tras caminar aproximadamente durante 1h 30 min. En este collado se separan las rutas de Abanto y Munébrega (señales), y para alcanzar nuestro objetivo debemos abandonar también la pista. No obstante, hemos pasado a la otra vertiente de la sierra y toca subir al cordal, a pesar de que no veamos aun la cruz cimera. Una tímida senda arranca en el Puerto (hito) y acaba por difuminarse en las pedreras de la ladera. El matorral leñoso de jaras no impone apenas dificultades y solo algunas encinas se interponen en algunos momentos, pero apartando las ramas enseguida encontramos partes más clareadas y cómodas de la pedrera. Cuando llegamos a lo alto del cordal podemos ver la cruz de la cima a la derecha. Nos dirigimos hacia ella, buscando el mejor terreno. Lo más cómodo es hacerlo por la parte alta (hitos esporádicos) y por la vertiente de Castejón (N), más limpia y cómoda. Así, tras atravesar algún pradillo y trepar algunas rocas llegamos al vértice geodésico y a la cruz de madera que marcan el punto más elevado. Buenas vistas hacia todos los puntos cardinales, destacando las montañas vecinas más elevadas (Santa Cruz, Berrocal) y otras más destacadas como el Pico del Rayo, la Sierra de Vicort, la Modorra de Teruel y el omnipresente Moncayo en lontananza.

Accesos: Castejón de Alarba (2h 15 min).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 20 de mayo de 2013
    Sol, chaparrones, tormenta... El tiempo no daba confianza como para hacer una incursión a la sierra de Pardos, conocer su abandonada aldea homónima, e intentar llegar a la cruz de La Cruz. A cambio, hicimos una cumbre secundaria y más breve: Cerro Moratilla (1.147 m.), coronada también por una cruz metálica (y alguna antena). Ascendimos desde el pueblo de Abanto, monte a través hasta alcanzar la traza de un antiguo camino prácticamente hasta la cima. Nos llevó unos 40 minutos aproximadamente. Buenas vistas a las sierras circundantes, incluido un blanco Moncayo en la lejanía. Hay una montaña cercana (denominada El Frontón, según nos comentaron en Abanto), y algo más alta que el Cerro Moratilla, en la cual divisamos con los prismáticos un vértice geodésico y una antena.