Ir arriba

Torre, Puig de la (1.055 m)

remove-icon
Carles Danon
Fecha Alta
24/07/2014
Modificado
20/02/2016
5



Desde Capafonts

El pequeño pueblo de Capafonts se encuentra arriba del todo del valle del Brugent, en el corazón de las montañas de Prades. Se llega por carretera desde la Riba (entre Valls y Montblanc) o desde Prades mismo, por el Coll de Capafonts. Está rodeado de pequeños barrancos que bajan de las sierras que la rodean.

Capafonts es el típico pueblo de montaña de calles estrechas y escarpadas, sin problemas de tráfico. Destaca la iglesia de Santa María de Capafonts, de estilo neoclásico. Bajamos por las escaleras de la calle Barceloneta para salir a la carretera y dejarla en la primera curva, siguiendo la pista que se subirá por el barranco de l' Horta. Conforme vamos subiendo, dejamos a la derecha algún camino que sube a la sierra; pero en algo menos de media hora pasamos por otro desvío donde volveremos poco después, y continuamos unos 100 m por el fondo del barranco para visitar la Font de la Llúdriga. No tiene mucho, pero es un lugar bonito de ver. Volvemos al cruce anterior para continuar la subida, ahora con un poco más de inclinación, pero con el bosque igual de bonito. Después de una primera rampa fuerte de unos 100 m de desnivel, el sendero vuelve a planear; cuando se abre el bosque, tenemos una buena vista del Barranco de la Pixera, pero, sobre todo, lo que más llama la atención es la Cova de les Gralles.

Nuevamente dejamos un cruce al que más tarde volveremos, pero ahora seguimos recto, casi planeando, hasta que, junto al mismo cauce del barranco encontramos una indicación como mínimo "curiosa". Los últimos metros antes de la cueva son bastante caóticos. Y pasadas las últimas rocas y los últimos troncos de árboles caídos, el barranco termina debajo de la inmensa Cueva de les Gralles.

La acción del torrente de la Font Nova ha ido formando durante miles de años una especie de anfiteatro natural, cerrado por una semicúpula que se eleva unos 60 m por encima del suelo. Sólo después de una buena lluvia se puede llegar a ver la cascada que forma el arroyo y que va a caer más o menos por el medio de la cueva. Habiendo disfrutado durante un buen rato el silencio de este rincón, volveremos atrás por el mismo camino. En la otra vertiente del barranco, entre los riscos, se esconde también la Cova del Grèvol.

Nuevamente, avanzamos por el camino principal en suave subida, para superar las paredes que rodean la Cueva de les Gralles. Cuando nos encontramos más o menos sobre la vertical, gira a la derecha un nuevo sendero que sube hacia el Puente de Goi. Ahora dejaremos atrás el Barranc de l' Horta, que ya queda debajo, para acercarnos al de la Font Nova. De hecho, se trata del mismo torrente, que recibe nombres diferentes antes y después de la cueva. Aquí arriba también cambian el paisaje y la vegetación: el bosque casi desaparece y nos rodea el matorral. Finalmente llegamos prácticamente arriba de los Motllats, junto a la cresta (1,50), donde se cruza una antigua pista en desuso que viene por la derecha de la Creu Trencada. La seguimos hacia la izquierda y enseguida vienen un par de cruces más, donde cogemos la primera por la derecha y la siguiente a la izquierda; por aquí hay que prestar atención ya que hay toda una maraña de pistas, senderos y caminos. Poco después de un giro a la izquierda que hace la pista, cae un sendero a la derecha, en dirección E. En este último tramo había predominado el matorral, pero ahora el bosque cerrado vuelve a coger toda su fuerza.

En un cuarto de hora, después de dejar otro desvío a la izquierda, se llega a la Portella de la Cova de la Bruixa, enfocado hacia la banda oriental de la sierra, de forma que se intuyen muy buenas vistas sobre el Camp de Tarragona y alrededores: la Sierra de Miramar en primer término, el Montclar detrás y mucho más lejos, casi desdibujada, la silueta de Montserrat. Una vez aquí, por el sendero que sale a la derecha, en diez minutos logramos la Punta de la Barrina (1014 m)(2.30), considerada tradicionalmente como el techo comarcal del Alt Camp.

Volvemos al Portell de la Cova de la Bruixa, donde retomamos el camino por el que hemos llegado; ahora indicado en dirección a Mont-ral y el Bosquet, bajando unos 10 minutos más o menos siguiendo la cresta, hasta llegar a una pista que planea hacia la derecha. Pero en unos 20 minutos se acaba la pista y hay que remontar un sendero que sube como una mala cosa hacia el Portell de l' Onclet, que atravesamos muy cerca de la torrentera, para subir luego a la izquierda en dirección a la cresta y seguir por ella a la cima del Puig Pelat (1075 m)(4,00). Se hace difícilmente identificable ya que se encuentra en una gran llanura, tras la cual se alza el Puig de la Baltassana y la zona de la Mola d' Estat hacia el NW.

Volvemos atrás hasta un cruce, donde hay que bajar por una pequeña grada, continuación del risco anterior. Una vez abajo hay que ir en dirección al cuello bien visible de frente, que separa las vertientes del Glorieta (Francolí) y del Siurana, para subir suavemente y salir a la pista por donde cruza el GR-7.

Llegamos ahora al Coll de la Creu del Pastor Noguers (1025 m) donde llega el GR-65 por la izquierda; entre medio sale un sendero poco definido que sube por el bosque, donde algún claro permite vislumbrar el extremo sur del Baix Camp y desembocar en el Puig de la Mussara o de la Torre según el ICC (1055 m)(4,45), que se encuentra prácticamente rodeado de árboles.

Accesos: Mas d'en Coll (30 min); Capafonts (4h 45 min)

Catálogos

Imágenes

Comentarios