Ir arriba

Tinamala (319 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Fecha Alta
29/03/2015
Modificado
29/03/2015
2
La Montaña Tinamala (319 m.) es un antiguo volcán situado en el N. de Lanzarote. Se levanta poco más de 300 metros del suelo, al sur de la localidad de Guatiza, muy cercana a la costa noreste de la isla. Al igual que otras elevaciones lanzaroteñas, Tinamala cuenta con una antigua caldera abierta hacia el NE. aprovechada hoy, en parte, para labores agrícolas y ganaderas. Aparentemente es una altura poco importante, sin embargo, su silueta es destacable y fácilmente reconocible desde localidades como Arrieta o Punta Mujeres. Antaño fue un destacado observatorio desde el cual los atalayeros avistaban diariamente las embarcaciones que merodeaban por este sector de costa.
En su inclinada ladera occidental es bien visible, desde la carretera que se dirige a las poblaciones norteñas, un gran derrumbe a modo de mordisco que a buen seguro llamará la atención y que no es sino una antigua cantera de toba volcánica, actualmente en desuso.

Para efectuar la ascensión nos situaremos en Guatiza, pueblo donde se encuentra, construida sobre otra vieja cantera de toba, una de las obras del célebre artista local Cesar Manrique: el Jardín de Cactus. Además de esta atracción, hay que destacar que la economía de Guatiza ha estado tradicionalmente muy ligada al cultivo de la chumbera o nopal (opuntia ficus-indica). Más allá de la producción del higo chumbo, la razón principal y más rentable para justificar la presencia de esta planta espinosa ha sido la de la cría de la cochinilla, pequeño insecto blanco del cual se extrae un tinte muy apreciado por la industria cosmética para la fabricación de productos como el carmín. En las últimas décadas, sin embargo, la dedicación a este tipo de cría ha decrecido considerablemente, encontrándose en la actualidad en una situación bastante crítica.

Situados en la parte más meridional de Guatiza, justo debajo de la ladera de la Montaña Tinamala, el asfalto de la calle se convierte en pista, junto a una casa solitaria. Debemos auparnos a la cercana loma que encierra el cráter por la parte occidental. Para ello debemos atravesar los muros de las terrazas de cultivo abandonadas. Un estrecho sendero, algo vestido de vegetación, nos puede servir de ayuda. Tras alcanzar sin mayores problemas la loma, dejaremos a la izquierda unas chabolas algo dejadas donde es posible que ladren los perros al percibir nuestra presencia. En este punto las terrazas dan paso al terreno volcánico que nos acompañará ya hasta la cima. Solo tenemos que ir ascendiendo, superando una rampa más pronunciada primero por un terreno algo más suelto en el que abundan los conejos, llevando en todo momento el cráter a nuestra izquierda. Caminaremos por el filo de la loma hasta llegar al vértice geodésico y a la rústica cruz de madera que se encuentran en la cumbre. Esta cruz, visible desde el comienzo, ha servido para que algunos habitantes de Guatiza conozcan también a esta montaña con el nombre de Montaña La Cruz ( 319 m ).

A pesar de su escasa altitud, la Montaña Tinamala nos regala unas panorámicas de gran belleza, especialmente interesantes al atardecer, como en todas las montañas lanzaroteñas que se asoman hacia la costa oriental de la isla. Destaca toda la salvaje parte de litoral situada al norte del complejo turístico de Costa Teguise, un vasto territorio escasísimamente poblado y, paradójicamente, muy poco conocido entre los numerosos visitantes que acuden a la isla, mucho de los cuales se alojan un poco más al sur. Junto a la línea de costa formada por las coladas basálticas veremos también unas salinas junto al mar; se trata de las antiguas Salinas de los Agujeros y de Guatiza, mucho más desconocidas que las de Janubio, en el S.O. de la isla. Además de las diminutas y desangeladas (aunque tranquilas) poblaciones costeras de Los Cocoteros y Charco del Palo (urbanizaciones en realidad), divisaremos cercanos al norte los interesantes pueblos pesqueros de Arrieta y Punta Mujeres, cuya blancura contrasta con la roca negra volcánica. A destacar también el perfecto y bellísimo cráter de Las Calderetas, situado al E. de Guatiza separando a esta población del mar.

Para el descenso, es interesante completar el rodeo del cráter. Para ello no tenemos más que seguir la loma llevando siempre la caldera a la izquierda, por un terreno que no presenta dificultades. Para regresar al punto de partida, cuando lleguemos al fondo del hoyo nos dirigiremos entre la zona de cultivos de la caldera del volcán hacia el punto donde, en la ascensión, hemos alcanzado el cordal (junto a la fea chabola de los perros), ayudados por una pista primero. Cuando ésta gira noventa grados a la derecha caminaremos por encima de un ancho muro para salir al collado de la chabola. Solo nos queda descender entre las terrazas hasta el punto donde nos hemos echado a andar.

Hay que señalar que existe un cartel señalizador de senderos con la indicación “Tinamala 1,8 kms.” cercano a una gasolinera anterior a Guatiza. Este camino parece ser que rodea la montaña por su parte meridional e incluso, posiblemente , permita ascender a la cumbre por la loma situada al sur del vértice geodésico. Se trataría, de cualquier manera, de un itinerario menos interesante que el aquí descrito.

Accesos: Guatiza (40 m; 2h. la vuelta completa).

Catálogos

Imágenes

Comentarios