Ir arriba

Puig de Sant Cristau (1.012 m)

remove-icon
Hector Ugalde Rojo
Fecha Alta
10/09/2014
Modificado
10/09/2014
1
Esta montaña se suele subir por la vertiente de Sant Joan de L' Albera, o como mucho, desde el Coll de Ullat. De una u otra manera, casi todas las reseñas suben por la parte meridional. Pero como toda montaña, también se puede subir por el lado N. De hecho, la gente de la asociación L' Albera viva tiene varios itinerarios señalizados que surcan esta vertiente con varios caminos y con los que se pueden hacer interesantes combinaciones, y como muestra, esta propuesta.

Son tantos los caminos y pistas que podemos plantear el recorrido tan largo y exigente como queramos. Hay caminos de todo tipo. En esta ocasión se han utilizado pistas y senderos, en la mayor parte señalizados, pero también senderos que usan los cazadores para acercarse a los puntos en los que hacen esperas tratando de atrapar algún jabalí. Esto quiere decir que en tiempos de caza se deberá tener mucho cuidado. También se transita por grandes zonas arboladas, encinas y robles, castaños, hayas, pinos ... que hacen que el paseo, quizás muy exigente de subida, se haga de manera agradable y disfrutar de buenas sombras. En épocas de lluvia se deberá ir también cuidado con los resbalones, sobre todo de bajada ya que las pendientes, en algunos lugares, son bastante fuertes y con terreno húmedo éstas creo que están garantizadas.

También hay que decir que, aunque el recorrido está señalizado, no al comienzo ya que hasta la Font dels Simiots ( 347 m ) no encontraremos ninguna indicación, los caminos están un poco tapados en varios lugares. No es ningún impedimento ya que se siguen bien y estás bien marcados, pero en diferentes partes del recorrido la vegetación está empezando a tapar, a media altura, el camino. Suerte del ganado, que todavía pasta por estas laderas. Para acabar un comentario negativo. El tramo final del recorrido, el comprendido entre el priorato de Santa María del Vilar y el aparcamiento se hace por asfalto. Son unos 1200 metros que se hacen un poco largos, teniendo en cuenta lo cargado que ya llevaremos las piernas. En conjunto sin embargo, creo que esta propuesta transita por terrenos solitarios, salvajes y sombríos que, en conjunto, hacen de esta una magnífica alternativa.

Desde Villelongue-dels-Monts

Debemos ir a la población de Villelongue dels Monts ( 120 m ). Por ello vamos primero a la población de le Boulou. A 8,8 Km. desde la frontera, aproximadamente, hay una rotonda. Hay que tomar la primera salida y tomar la carretera D-618 en dirección a Argelès-Sur-Mer. Más adelante encontraremos indicadores que nos llevan a la población de Villelongue-dels-Monts. Llegados a esta población tendremos que ir siguiendo los indicadores en dirección al priorato de Santa María del Vilar ( 275 m ). Aparcaremos en el cruce de la calle camí del Vilar con el carrer de la Muntanya ( WGS84 31T 492113 y 4707462 ).

Salimos del Camí del Vilar y giramos a la izquierda por el camí de la Muntanya, primero por asfalto y finalmente por pista, muy antigua, de tierra. Llegamos a un cruce. Dejamos el desvío que se va por la derecha, en sentido SW, y seguimos por la izquierda, hacia el E. Así empezaremos un descenso que nos llevará a enlazar con una pista ancha apta para vehículos. La tomaremos y seguiremos por la derecha y así, planeando, llegaremos a las inmediaciones de la urbanización Domaine des Albères. No llegaremos al asfalto ya que justo en la curva tomaremos un sendero que sube siguiendo el cauce seco de un arroyo. La traza es precaria pero se intuye bien ( octubre 2013 ) y se sigue fácil. Cuando la cosa se complica y vemos a la derecha una pendiente pedregosa dejamos el cauce y subimos por el lateral para salir a una pista. La seguiremos por la derecha, en sentido oeste, hasta llegar a la altura de una casa, justo cuando la pista ha dado un giro a la izquierda.

Abandonamos la pista, sin llegar a la casa, y subimos por el bosque, a la derecha, siguiendo un sendero que usan los cazadores para acercarse a los puntos de espera. Seguiremos esta precaria traza hasta pasar por detrás de una roca que hay justo delante. Más adelante el camino se hace un poco más claro. No veremos señales de ningún tipo ya que las tendremos de espaldas. Pasaremos junto a un par de paradas de cazadores y saldremos a una pista. Ahora seguiremos a la izquierda en busca de otro cruce. Al llegar seguiremos por la derecha por pista ancha y llana. Dejaremos otro desvío a la derecha, que sube montaña arriba y seguiremos planeando por la pista por la que transitamos. Así llegaremos a una primera fuente y más adelante a la Font dels Simiots ( 347 m ). Allí mismo encontramos un poste indicador que nos dice que debemos tomar el sendero de la derecha que sube a la fuente de la Vernosa. Es un sendero trillado y marcado que va bordeando, cogiendo poco a poco altura, que nos lleva a encontrar un nuevo poste indicador. Ahora dejamos el sendero que, por delante, nos llevaría a la fuente Vernosa y giramos a la derecha para dirigirnos al Puig d' Orella ( 1.031 m ). Globalmente el camino es de fuerte subida y deja muy poco espacio a la relajación. Nunca se llega al Puig d' Orella. Ayuda a olvidar el cansancio, aunque no lo consigue, el hecho de transitar por un hayedo espectacular. Un kilómetro antes del Puig d' Orlla salimos a una pista a la altura del Roc del Grèvol ( 903 m ).

Si queremos ahorrar esfuerzo podemos seguir por la pista y pasar de subir al Puig d' Orella. En nuestro caso se ataca. Es el punto más alto del cordal. Así pues seguimos recto, atravesando la pista, y continuamos por sendero. Entramos en una zona boscosa donde dominan los grandes pinos. Finalmente llegamos a un poste indicador, marcado como Puig d'Orella, desde donde sale el sendero que, hacia poniente, nos debe llevar al Puig de Sant Cristau ( 1.012 m ). Antes nos desviamos unos metros del camino para subir a la cima. Volvemos a enlazar con el camino, que se dirige claramente en dirección a la pista que vemos abajo. Es la pista que viene del Roc del Grèvol ( 903 m ). El camino señalizado nunca sale a la pista. Siempre transita más o menos paralelo a ésta. Así, siguiendo las señales amarillas de pintura, llegamos al Puig de Sant Cristau ( 1.012 m ). Si el día es bueno, las vistas hacia el Rosellón son magníficas. En la cima hay una ermita y las ruinas de un castillo.

Para bajar, en nuestro caso, se ha de deshacer el camino unos 400 metros. Allí tomamos un sendero por la izquierda que, primero en sentido N. y después E., baja a una fuente. La fuente de Sant Cristau. Estamos en la pista que viene del Roc del Grèvol. Ahora la seguimos en sentido NW y recorremos unos 275 m. En este punto sale, por nuestra derecha, un sendero señalizado con señales amarillas que baja decididamente en sentido N.O., hasta que sale a una pista.

La cruzamos y seguimos las señales de pintura. Volvemos a salir a una pista. Esta vez dejamos el camino señalizado y seguimos por la pista hasta llegara la altura de un depósito de agua reservada a los bomberos. Aquí la pista hace un giro a la izquierda. Nuestro itinerario abandona la pista y se dirige recto a seguir otra pista, vieja, que rodea el depósito y termina, a los pocos metros, en un antiguo campo de cultivo. Debemos seguir su margen por la izquierda y así vamos a cruzar el Còrrec de la Font de San Cristau. Apenas cruzarlo ya encontramos de nuevo señales de pintura y un claro sendero. Unos 450 metros más allá del vado dejaremos a la izquierda un sendero perdido y más adelante llegamos a la altura de la Ribera de Vilallonga. Aquí el camino se hace un poco perdedor ya que las señales de pintura son contradictorias. Debemos seguir la traza más clara y dejando la Ribera a nuestra izquierda.

Más adelante la cruzaremos y haremos un giro de 180 º para terminar finalmente en el Repasador. Aquí empieza ya la bajada definitiva. Dejaremos un desvío a la derecha, señalizado. Después de 250 metros habrá que prestar atención ya que debemos dejar el camino señalizado y tomar una traza medio perdida. Hay una señal, en un árbol, en forma de dos franjas amarillas, una de ellas en ángulo con un lado muy pequeño. Aquí nace una traza que más parece una torrentera de desagüe de lluvia. Poco a poco se va abriendo y aclarando y finalmente vuelven a aparecer marcas amarillas. Siguiendolas desembocamos en otro camino al que se añaden señales de pintura de color verde fosforescente. Las seguimos por la derecha y así acabamos por salir a Santa María del Vilar y a la carretera asfaltada que, por la izquierda y en unos muy largos 1200 metros, nos llevará de nuevo al aparcamiento.

Accesos: Santa Maria del Vilar ( 2h ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios