Ir arriba

Jorovitaya, Pico (719 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
06/01/2016
Modificado
06/01/2016
3

Encima mismo de Ribadesella se elevan algunos picos escarpados que no desmerecerían, en absoluto, en un entorno de alta montaña. Son alturas llamativas y su inmediatez al océano realza estas alturas del litoral asturiano que precede al singular levantamiento alpino de los picos de Europa. El río Sella, bien conocido por propios y extraños por su afamada bajada internacional, discurre a las faldas del Mofrechu ( 900 m ) y deja sobre su margen derecha la sierras de Cuana y la de Cueva Negra.

Desde Ribadesella la cumbre que más llama la atención en el entorno próximo es el pico Jorovitaya ( 719 m ). En realidad se trata de una antecima del altu Teyadera ( 743 m ), verdadero techo de la sierra de Cueva Negra, pero que al ocupar una posición ligeramente más oriental no destaca tanto como el primero. En la cumbre del pico existe un gran “jitu” de unos 3 metros de altura que con la suficiente agudeza visual se puede observar desde el casco urbano de la población. Su construcción se atribuye a un taxista de Ribadesella aficionado a esta singular montaña. Su nombre Manuel Fonticiella. Habiéndose jubilado, subía casi a diario a la cumbre del Jorovitaya donde poco a poco fue reuniendo piedras del entorno hasta terminar la construcción del hito. Manuel o Manolete, como le llamaban, falleció con 84 años y ya no volverá a subir a esta cumbre, pero su obra y su nombre ha pasado a formar parte de la historia de la montaña. Muchos ya conocen esta cumbre como la Peña del Taxista o el Pico Manolete…

Desde Santianes del Agua

En Santianes del Agua ( 12 m ), a 5 Km. de Ribadesella, se puede aparcar antes del puente y del molino para iniciar la marcha por la pista (E) que recorre el valle. Tras cruzar el puente, el amplio camino discurre por la orilla contraria. Más adelante se llega a un desvío, donde se continúa por el empinado camino de la izquierda. En su tramo más pronunciado el carril aparece revestido de hormigón. Más arriba el camino modera su pendiente trazando algunas curvas al pie del Castilleu ( 527 m ) para desembocar junto a la hondonada de Peme ( 298 m ). Se trata de una cuenca cerrada donde se establecen prados y cabañas. Las aguas recogidas en este “poljé” se dirigen al NW sumiéndose en el interior de una enorme cavidad, la cueva del Tenganón, para resurgir en el lado contrario de la montaña ( arroyo de Llovio ).

El camino contornea la depresión y remonta la margen izquierda del valle hasta que nos situamos cerca del collado de Llames ( 508 m ), al cual deberemos llegar. Para ello abandonamos definitivamente el camino ( y la ruta al Mofrechu ) pues no llega a coronar la collada sino que discurre algo más arriba. Una pequeña senda, labrada por el paso del ganado, nos deposita sobre la pequeña comba herbosa ( 508 m ), desde donde arranca la verdadera subida al pico. No existe una senda patente, pero tampoco existen muchas dificultades para progresar buscando el mejor caminar por el roquedo. Por encima del collado puede observarse un resalte rocoso que sirve de referencia en la ascensión y hacia el cual deberemos dirigirnos, dejándolo, al final, a la derecha ( 664 m ). Se sale, entonces, a una pequeña depresión bajo la cumbre del Altu Teyadera ( 743 m ), quedando el Jorovitaya ( 719 m ) al NW Podemos dirigirnos directamente a este último atraídos por el hito de su cima, pero podemos aprovechar, antes, para culminar la cima más elevada de la sierra de Cueva Negra, subiendo al Teyadera ( 743 m ), en cuya cúspide no encontraremos, sin embargo, ni cruz, ni buzón ni señal alguna.

Perdiendo altura (W) y cruzando una cota intermedia ( 722 m ) se baja  hacia la izquierda hacia una hondonada ( 691 m ) desde donde, recorriendo una pequeña zona caótica de rocas y pasajes herbosos, se llega, finalmente, al Pico Jorovitaya o pico Cueri ( 719 m ).

Existen alternativa de descenso aunque no sendas firmes. La más interesante lo hace al (NW), buscando la vaguada con el contrafuerte rematado por la singular cota el Cabezu ( 368 m ), para luego destrepar con precaución la desordenada ladera de lapiaz para abrazar el collado ( 313 m ) sobre la Cueva del Tenganón. Aquí se conecta con una senda que permite enlazar con las cabañas de la hoya de Peme ( La Jornica ) y con la pista que nos devuelve a Santianes del Agua.

Desde Llovio

En la rotonda de Llovio, situada a 3 Km. de Ribadesella, salirse por un ramal a cuya entrada hay contenederos de basura. Pasando junto a una cantera y bajo un viaducto de la autovía A-8, se llega hasta unos pabellones ganaderos donde se inicia la marcha ( 16 m ).

Cruzando los prados se remonta la inclinada ladera al pie del escarpado Cabezu ( 368 m ), que se rodea por el flanco derecho para progresar por la vaguada en cuyo contrafuerte opuesto destaca, y es bien visible, la cima del pico Jorovitaya ( 719 m ). En ausencia de un marcadoi sendero, la mejor opción parace ser avanzar por el centro de esa vaguada para remontar, al final, a la derecha (S) a la cumbre ( 719 m ).

Accesos: Santianes de Agua ( 1h 45 min ); Llovio ( 1h 45 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios