Ir arriba

Guadieso, Pico de (2.782 m)

remove-icon
Josep Pérez Tomás
Fecha Alta
12/12/2016
Modificado
13/12/2016
1

Desde la presa de Llauset

Tras remontar la pista (11,5 Km) desde la población de Aneto, estacionamos en la Presa de Llauset (2135m). Un corto descenso nos acerca aún más al embalse, la empedrada senda nos transporta a bordear el embalse de Llauset entre los constantes sube baja, así contactamos con la torrentera de Botornás y cola del embalse. La senda se bifurca, una desciende algo para cruzar sobre tablones de madera, la otra asciende un poco hacia donde se aposentaba la pasarela metálica que hace tres primaveras se llevo el deshielo, a esta altura de la temporada sin mucho caudal es factible el poder cruzar. Un poste indicador nos informa de dos itinerarios, Llauset y Botornás. La senda nos remonta en fuerte pendiente hacia la cabaña de Botornás (2336m) desde la cual ya podemos divisar la primera parte de la ascensión de la Cresta Oriental de Vallibierna o de Roques Blanques, una derecha loma herbada. Hoy cabalgaremos sobre unos 3 Km de arista y un desnivel de 500 metros, más unas 2 a 2,5 horas nos separan hasta el mismo Tuca de Culebras.

Tras dejar atrás la cabaña de Botornás avanzamos un corto tramo entre grandes bloques, (desagüe del Ibón) la pala herbada que nos precede es pronunciada, realizo unas zig-zags más ya divisamos la primera parte rocosa de este largo cresterío. Por una caliza blanquecina avanzamos, primeramente fácil. Pronto nos encontramos sobre la cota (2558 m)(hito), la continuación es de las que quitan el hipo de repente, siempre que avancemos a plena cresta claro. Si pretendemos esquivar las complicaciones, no es necesario alcanzar dicha cota, si no que sorteamos y progresamos por terreno inclinado-herbado sobre el Ibón de Botornás hasta la depresión de la cota 2588 m. así dejaremos atrás las máximas complicaciones del cresterío y la actividad.

Si vamos a toda cresta sin asegurar pues hay que andar fino, primeramente descendemos a una brecha (descompuesto) donde seguidamente por la izq. remontamos un gran muro de 3 - 4m. a modo de gran bloque (II). Superado, al otro lado su continuación es por una gran placa inclinada, toca descender en adherencia a la pequeña depresión, la roca buena de momento. Ahora viene lo más estrecho (15m.) y comprometido, donde hay que mirar donde nos cogemos, algo roto y cuesta el ponerse. Son unas tres pequeñas brechas por las que hay que avanzar (III) siendo los 5-6 primeros metros los más espectaculares. Seguidamente la cosa va mejorando y así avanzamos dejando atrás lo más aéreo y comprometido. Cortas trepadas nos elevan a la cota 2588 m. la cual también sustenta su pequeño hito, donde ya divisamos en toda su extensión la larga arista de la cota 2811 m o "Tuca de Botornás". Desde aquí, la arista se presume más fiera de lo que es, pero en realidad es bastante fácil.

Descendemos a la depresión de esta cota y encaramos un “muro” el cual tiene un canalón casi en su centro, bastante derecho pero existen muchas posibilidades de elevarnos (I+) más buenos cantos. Superado proseguimos a toda cresta, granítica y de bloques, si se prefiere también es más fácil a la izq. de la arista, a modo de canal. Divisamos los Ibones de Coma Arnau (2550m.) y poco a poco las perspectivas cada vez son mayores, así sin pasar nunca de (II-) alcanzamos la primera cota relevante de la actividad, Tuca de Botornás (2811m)(1,45).

Una larga, aérea y “llana” arista de bloques graníticos (I+/II) es la que tenemos que afrontar para alcanzar la depresión. También impone más de lo que en realidad iremos encontrando, ya que a la derecha (Ibones Coma Arnau) tenemos un gran patio. Así alcanzamos la depresión después de sucesivos sube baja o sortear algún gran bloque. La depresión tiene escapatoria hacia los Ibones de Coma Arnau. Un gran muro rojizo le recorre a la izquierda una “vira” podemos progresar (II-) por él o también más a la derecha, ofrece diferentes alternativas, como casi toda la ascensión. Poco a poco al granito se torna en bloques rojizos por los cuales avanzamos, si vamos a toda cresta aparte de espectacular es para disfrutar, de la ascensión y las perspectivas ya que el grado no supera nunca el (II). Así, al poco damos vista de la caliza cumbre o cota 2946 m. de Roques Blanques, "Tuca del Ibón Chelat" (2,20). Vistas magníficas a doquier, presumiendo sobre los demás el orgulloso Aneto, atentos a las miradas las demás “espadas” del lugar, sabedores que no le podrán hacer sombra jamás. También divisamos perfectamente la Serra de Llauset, por la cual retornare, Turbón, Cotiella, Besiberris, Feixant, etc. por citar algunos de una lista interminable.

Ahora por una fácil continuación y tras pasar por un par depresiones, enlazamos con el itinerario a Pico Vallibierna desde Botornás. Hace rato que la cámara marca batería agotada (olvide cargarla) realizo muy pocas instantáneas, pero cuando no hay no hay. Avanzamos por la blanquecina roca dando vista ya de las dos cumbres de Vallibierna, pero antes pasamos por la cota (hito) Punta Este de Vallibierna (3045m). Más en minutos alcanzamos la máxima elevación de este macizo, Pico o Tuca de Vallibierna (2,45). No hacen falta comentarios o adjetivos sobre el magnífico y esplendido panorama que nos regala la cumbre. Así pues, descendemos a la corta depresión más cruzamos raudos y atentos el “paso de caballo” (II-) pudiendo visualizar que aparte de un par de clavos con anilla que ya existían hace bastantes años ahora hay dos más, por seguros que no sea, hito cimero de Tuca de Culebres (3062m).  Nos dirigimos a la cercana Tuca de Arnau ( 2816 m ), la cual siempre queda a desmano si no se viene desde Coronas o del Valle d' Ardoners (Serra Negra).

Descendemos de esta cota a modo de terrazas o corredores con algún apoyo de manos, las cuales nos depositan en la base de esta cota o muralla (3010m). Más ahora afrontamos un engorroso descenso por un largo corredor (vía normal) y súper empinado, donde cuesta (equilibrio) mantenerse sin caer a causa de la numerosa roca suelta. Cuando la cosa mejora, pronto nos encontramos en Collado de las Culebras (2789m) donde dejamos la senda al Collado de Llauset, más avanzamos cómodamente por una amplia loma la cual nos eleva hasta la cumbre de Tuca Arnau (2816m)(3,25). Buena perspectiva del valle y refugio de Coronas. Recuperamos la marcada senda de roca volcánica la cual nos eleva al visible y cercano Collado de Llauset (2869m)(3,40).

La cumbre de Llauset es cercana una vez estamos en su collado, avanzamos esquivando las complicaciones por la izquierda (traza) pronto nos encontramos en el cresterío y con un poco más la cumbre, Pico de Llauset (2904m). Otro valle esplendido (Castanesa-Baliera) y sus cumbres se nos muestran, como Pico Basibé (2729m) Cibollés (2749m) Tuca Posolobino (2778m) Gallinero (2728m) o el mismo Castanesa (2858m) por poner un ejemplo.

Continuamos recorriendo la Serra de Llauset, por un amplio cordal descendemos al collado (2847m) y seguidamente remontamos los metros perdidos hasta la siguiente cota, se trata de la Tuca de Guadieso (2881m)(4,00) la cual sustenta su hito. Más al Sur otra elevación es bien visible. Recorriendo la arista de Roques Blanques divise que hay posibilidades de descender por la canchalera hasta después de dicha cota (más allá ya son los acantilados que se desprenden sobre el Embalse de Llauset) la cual me retornara al valle de Llauset. Así que proseguimos por el amplio cordal a caballo de los dos valles, Llauset y Castanesa.

Atrás dejamos la Tuca de Guadieso y su collado (2745m) por el cual se puede descender a Llauset, remontamos la pendiente, pero al llegar arriba vemos que no se trata de la cota en cuestión si no de una elevación intermedia (2772m) entre las dos cotas, la cual no se ve (o no vi) desde la cumbre pasada. No pasa nada, se trata de descender a la próxima depresión (2762m) y remontar la pendiente de la “arista” ya que se estrecha la amplia loma que llevábamos. Tras resoplar un poco alcanzamos la cota Pico de Guadieso (2782m)(4,15) elevación 100 m. menor que su hermano la Tuca de Guadieso. Parece ser que Guadieso pudiese significar “zona de muchas fuentes y agua buena” o “agujero para la entrada o salida de agua”.

Proseguimos un poco más el cordal, hacia un “collado” (2742m.) donde ahora el terreno ya es más rocoso y alternando tramos de caliza. Una vez en la depresión, vamos hacia la rocosa y cercana cota que domina la depresión (2755m). Divisamos la rocosa continuación, la cual ya se desprende rauda sobre la Presa de Llauset.

Una inestable y gran canchalera es por la que sí o si tenemos que descender, la roca es mediana y no puedes deslizarte como ´sería deseable, así que con más pena que gloria, vamos saliendo de este engorroso tramo. Atrás queda lo peor de la actividad, más ahora pasamos a tocar de un diminuto y coqueto Ibón escondido a las miradas, arriba la arista de Roques Blanques y sus blanquecinas “agujas” por las cuales hemos transitado. Cruzamos la torrentera o río y así recuperamos la perfecta senda de Llauset por la cual descendemos a la cola del embalse. Más ahora reseguimos nuevamente el bordeo del embalse y recuperamos el inicio de otra agradable y esplendida actividad en circular, Presa de Llauset (5,25).

Accesos: Presa de Llauset ( 4h 15 min).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios