Ir arriba

Lukiatxa (204 m)

remove-icon
Matilde Sanz Rebato
arrow-iconFecha Alta
16/12/2016
arrow-iconModificado
14/03/2017

Máxima altura de las conocidas como Peñas de Urduliz o Peñas de Santa Marina. A diferencia de sus hermanas más pequeñas no luce en su cima cruz, bandera ni mugarri que la embellezca o sublime. Pero esconde a ras de suelo alguna historia que estamos intentando descubrir para darla posteriormente a conocer. Se trata de unos restos de algún tipo de construcción que existen hasta en tres lugares distintos.

A primera vista, no se puede recorrer el cordal íntegramente ya que después de Moruatxa (si se avanza de W a E) se pone la cosa fea. Habrá que descender al “paseo saludable”, puesto en práctica por el municipio y dotado d diversas esculturas, para volver a encaramarse más tarde a la roca. Una vez salvado este pequeño contratiempo no existe ninguna dificultad para llegar a la máxima altura, de nombre Lukiatxa. Al parecer, este topónimo tiene su origen en que durante la edad media al zorro le llamaban vulpes, y en euskara azeria. Pero debido a supersticiones, para evitar nombrar lo que se temía se usaban otros nombres o apodos. En Uribe Kosta, al zorro le decían “Lucio” lo que pasó a ser “Luki” en euskara.  

Desde el nuevo cementerio de Urduliz.

Habrá que seguir el asfalto hasta unos invernaderos que veremos a mano derecha. Justo enfrente, sale un senderillo ascendente en diagonal; luego cambia de sentido para virar, d nuevo a la derecha, al llegar al cordal. Enseguida nos vamos a encontrar las primeras ruinas, en las que incluso se distinguen unos escalones. Seguimos por el pequeño sendero que más adelante se convertirá en pista ancha. En un momento dado nos volveremos a incorporar a la cresta para llegar a la bonita roca que forma el punto culminante. Está equipada para la escalada. (F+) 

Continuamos por el cordal, siguiendo una alambrada. Se puede hacer fácil pero también optar por lo entretenido. Hay un par de rocas guapas de subir, o de admirar, dependiendo de los deseos de cada cual. Es fácil adivinar cuándo hay que dejar el cordal y bajar, a la derecha, al mencionado paseo saludable que sirve de escapatoria. 

Accesos: nuevo cementerio de Urduliz, 30 minutos.

 

 

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios