Ir arriba

Beortea (1.179 m)

remove-icon
Javier Urrutia
remove-icon
Rafael Bartolomé
Fecha Alta
01/01/2001
Modificado
01/01/2001
9
En algunas bibliografías aparece designada como Aldu ( 1.179 m ). Sin embargo, hay que matizar que los pastores lugareños aluden a la peña con el nombre de Beortea. El nombre de Aldu debe reservarse para aplicarlo al gran altiplano, en su mayor parte cultivado, que se sitúa al Sur de la cresta montañosa que culmina en la peña de Beortea ( 1.179 m ) y a la que podríamos referirnos con el genérico y poco explícito nombre de Peñas de Aldu. El nombre no tiene una traducción oficial aunque bien podemos aventurar que provenga del paso (arte) de las yeguas (behor), por lo que más probablemente en origen designaba al collado y acabara dando nombre a la cumbre.

La meseta de Aldu se eleva entre los 985 m del collado Beortea, al Oeste de la borda Sarries o de Beortea ( 945 m ) y los 978 metros de la peña donde los mapas señalan el taco geodésico llamado Aldu, en realidad Arazeki ( 978 m ). Al Norte, cierran el altiplano, las que hemos llamado peñas de Aldu que culminan con la rocosa y estrecha cima de Beortea ( 1.179 m ) al occidente y que tienen al oriente una curiosa peña cuadrada que en ocasiones aparece designada como Peña de la Borda de García ( 1.092 m ). Por el Sur, tenemos el pico Arrigorria o Santa Ágata ( 1.083 m ) que queda separado del taco geodésico de Aldu o Arazeki ( 978 m ) por el paso de Aldu ( 960 m ), por el que transcurre el camino que entra desde la aldea de Itzalle / Izal ( 711 m ).

Estamos ante una cumbre que a pesar de su escabrosidad en algunos pasos posee una espectacular pose por lo que no es de estrañar que desde antiguo gozara de bibliografía, pero lo primero que hay que advertir es que las rutas han cambiado desde que fueran publicadas, aunque básicamente vamos a disponer de varias aproximaciones por el S. antes de atacar la cumbre.

Desde Itzalle (T3)

El itinerario tradicional desde Itzalle ( 711 m ) sale por un ancho camino junto a la ermita de San Miguel ( 737 m ) para ascender por la vertiente Sur del Arrigorria / Santa Ágata ( 1.083 m ) rodeándolo por la derecha. Antes de ganar el paso de Aldu ( 960 m ), a la derecha del camino aparece por sorpresa la cruz de Aldu ( 910 m ). A su lado un camino desciende al collado Inunzarra ( 810 m ), por donde cruza un tendido eléctrico, para conectar, más arriba, con el camino de Itzalle a la ermita de Arburua ( 1.030 m ). Situados en el paso de Aldu, descendemos ligeramente al altiplano. Aquí es donde hay que optar por intentar la ruta tradicional o buscar otra opción.

Por la ruta tradicional:

La ruta descrita en la bibliografía consistía en dirigirnos hacia el Norte orientados por la peña cuadrada ( 1.092 m ) en la cresta de Beortea. El problema viene porque en la actualidad los campos alrededor de la Borda de Aldu han sido cercados con alambradas para evitar que el ganado entre a los árboles frutales. Eso hace que sea una labor peliaguda saltar o buscar un paso en cada alambrada hasta llegar al fondo, lo que hace que desconozcamos como está la ruta actualmente, si es que se logra llegar a la entrada al bosque. Teóricamente desde allí se asciende por terreno sucio al cresterío y se sigue hasta la cumbre que cada vez se presenta más afilada.

La opción más sencilla:

Es algo más confusa de encontrar. Se sigue al Oeste por el camino de Erreslanda pasando por la Borda Sarriés ( 945m ). No hace falta llegar al verdadero collado Beortea ( 990 m ) ya que a los pocos metros de la borda vamos a ver a la derecha una portilla en la alambrada que va paralela al camino. Entrando por ella hay una pequeña campa para el ganado rodeada de bosque. Al final de la campa una tímida senda sale de frente (N) y gira enseguida a la izquierda (NW) para finalmente enfilar por la repisa paralela a la pista que llevábamos (W). Viene ahora el punto clave ya que a los 100m de sendero horizontal debemos estar atentos a una trazas de senda a la derecha que llevan a un gran hito entre la vegetación que indica la localización de la senda que sube a la sierra. A pesar del inicio confuso vemos que está perfectamente definida y es recorrida por los caballos y cazadores que la mantienen desbrozada, alcanzando el lomo de la sierra entre la cima y la antecima oriental.

Ataque a la cima:

El túnel abierto lleva (W) a pasar una alambrada y al paso entre las dos crestas rocosas. La de la izquierda es la cimera pero el acceso es todavía excesivamente vertical por lo que se sigue el pasillo entre peñas perdiendo incluso algo de desnivel en una zona bastante sucia. Así llegamos a la base de la pared cimera con una evidente rampa que sube en diagonal a una encajonada y sucia chimenea. La chimenea posee dos pasos de II muy cortitos en los que se deben tantear las piedras algo sueltas y en los que a veces ayudan las gruesas ramas, hasta salir a la base de la pared de 6m que es el último obstáculo. Se trepa ahora por roca mucho más agradecida de forma directa (II) o mejor un poco por la derecha (II-) hasta alcanzar la cresta cimera, recorriendo el filo sin problemas hasta el taco geodésico que marca la cima (PD-).

Desde Itzalle por el barranco de Atagaitza (T3)

La segunda opción consiste en salir de Itzalle ( 711 m ) por los campos de Burruondo para penetrar en el barranco Atagaitza. Al final del mismo, en el rincón de Atagaitza, una cascada ( en época de crecidas ) engrandece la entrada a la foz de Arrigibilea. Se llega a la parte superior del rincón ( 950 m ) entre las peñas Olotoki ( 1.280 m ), a la izquierda, y Beortea ( 1.179 m ), a la derecha. Un camino, a la derecha, gana el collado Beortea ( 990 m ) permitiendo seguir para entroncar con los itinerarios anteriores.

Accesos : Itzalle ( 1h 45 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios

  • item-iconAndres Redin Satostegui
    El 29 de octubre de 2016

    Bonita ascensión. Gracias al track conseguimos atravesar en pinar sin mucho esfuerzo, ya que el sendero está bastamte cerrado en algunos tramos. Supongo que la chimenea final sería la misma, aunque el gps marcaba tu track un poco mas a la derecha. En el tramo final hay que seguir tanteando mucho las piedras ya que, aunque no dan el aspecto. estan muy rotas y se sueltan con facilidad. La bajada la hicimos por el barranco de Atagaiza, preciosa la foz con los colores otoñales, con lo que completamos una jornada preciosa.