Ir arriba

Picón Blanco (1.521 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
01/01/2001
Modificado
24/03/2017
136

Cumbre más elevada de las que se hallan entre el portillo de La Sía ( 1.210 m ) y el puerto de Los Tornos ( 920 m ). En su cumbre hay una base militar para la defensa del espacio aéreo español, hoy en día desmantelada, al haber sido sustituidas las antiguas instalaciones por otras nuevas abiertas en la cumbre del Picón del Fraile ( 1.632 m ). Su acceso, al menos, ha dejado de estar prohibido.

Desde el Portillo de la Sía

Desde el portillo de La Sía ( 1.210 m ) una carretera se dirige a la base militar rodeando la cima de El Moruco o Tiñones ( 1.445 m ) y la pequeña loma de Picones ( 1.426 m ). Basta seguirla para coronar la cima.

El Picón Blanco ( 1.529 m ),junto con la Peña Lusa ( 1.562 m ) y el Picón del Fraile ( 1.632 m ), son los puntos culminantes del valle de Soba. Más abajo del portillo de La Sía ( 1.210 m ) otro collado endosa a la cadena principal de la cordillera cantábrica, el macizo kárstico de Hornijo y a su cumbre más elevada, la Porra de Mortillano ( 1.419 m ). Se trata de los Collados del Asón ( 692 m ) o, simplemente, Los Collaos. A escasa distancia del mismo tienen su origen dos ríos. Por un lado el río Asón se descuelga desde una cascada y corre raudo debiendo vencer gran desnivel para llegar al cercano Arredondo ( 165 m ). Desde “La capital del Mundo” ( que dicen ser Arredondo ) el río, famoso por la abundancia de salmónidos, discurre hacia el E atravesando longitudinalmente el valle de Ruega hasta Ramales de la Victoria ( 86 m ).

En la otra vertiente de Los Collaos, nace un río de forma más humilde. Se trata del río Gándara. Desde La Gándara ( 568 m ) un señalizado sendero permite visitar la fuente desde donde emana. Empieza su singladura por el valle suspendido de La Gándara y para luego descender a Ramales siguiendo la quebrada línea del valle de Soba. Es, pues, en Ramales donde finalmente se unen las aguas, que con un solo nombre, Asón, van a desembocar al cercano mar en la ría de Colindres.

Desde Espinosa de los Monteros

A 1 km de Espinosa de los Monteros, en dirección a Las Machorras, en el lugar conocido como El Ferial de Espinosa ( 770 m ), parte una amplia pista que más adelante se encomienda a la ladera del Mazo y avanza decididamente (N) hasta la cumbre del Picón Blanco ( 1.529 m ).

Accesos : Portillo de La Sía ( 1h 15 min ); Espinosa de los Monteros ( 2h ).

Catálogos

Imágenes

Tracks

Espinosa de los Monteros - Lobera - Alto del Caballo - Picón Blanco - Espinosa de los Monteros calendar-icon03/07/2019
distance-icon16,631 Km duration-icon04:10 elevation-gain-icon870 m elevation-loss-icon870 m calendar-icon23/06/2019
user-imageJavier Urrutia 18,94 Kb.
Espinosa de los Monteros - Alto del Caballo - Picón Blanco calendar-icon27/05/2019
distance-icon16,199 Km duration-icon06:45 elevation-gain-icon889 m elevation-loss-icon889 m calendar-icon30/04/2017
user-imageIvan Gil Esteban 18,60 Kb.
track-image Agüera-Alto del Caballo-Picón Blanco-Cañoneros-Agüera  calendar-icon23/10/2017
distance-icon27,554 Km duration-icon05:51 elevation-gain-icon1.354 m elevation-loss-icon1.354 m calendar-icon01/06/2015
user-imageRoberto Gil Alonso 17,49 Kb.
Pto. Sía-Moruco-Picon Blanco-Alto del Caballo-Pto. Sía calendar-icon28/10/2009
distance-icon6,315 Km duration-icon02:15 (estimada) elevation-gain-icon495 m elevation-loss-icon232 m calendar-icon10/01/2016
user-imageJAI 1,96 Kb.

Comentarios

  • item-iconJavier Urrutia
    El 23 de marzo de 2017

    Efectivamente, Asier, los datos LIDAR confirman una cota de 1.521 metros en la ubicación de los antiguos cuarteles, por lo que esa altitud y posición es  la que hay que consignar y no la sobredimensionada cota (1.529 m) que se señala en el mapa (MTN25-0084.2-Bárcenas, 2014).

  • item-iconAsier Irazabal
    El 23 de marzo de 2017

    La altura y ubicación de la cima creo que es errónea según las curvas de nivel del IGN .El punto mas alto debería estar donde están los edificios abandonados.El mapa 1:50000 de 2002 del ejército le da una altura de 1923 metros .

  • item-iconRobín García Saiz
    El 20 de marzo de 2016

     Decía Paul Eluard, hablando en serio, que hay otros mundos pero están en éste. Hay otras montañas pero están en las nuestras; existen otras nieves pero no hace falta ir hasta el Nanga Parbat -un saludo a Álex Chicón, al equipo italo-paquistaní y al encanto discreto de Tamara Lunger, viajeros que han sabido viajar bien; ya le dije yo a Álex, hace unos meses, por aquí por Bilbao, que con trabajo duro, tenía más del 10 % de probabilidad de éxito de llegar a la cima, que él mismo se otorgaba a la baja.

     De Bercedo, paso obligado de los autobuses que van a Reinosa, hay kilómetro y medio hasta la salida Norte por la N-629 de Agüera donde una pista sale a la izquierda que lleva directamente a la cima del Ventisquero del Polvo e inicio de un cordal montañero, de pendientes no bruscas, suficientemente nevado en invierno, de más de 10 km de largo, practicable con raquetas de nieve o con esquís de travesía.

     Los gigantes que mueven sus brazos con insistencia, intimidan es cierto, pero apenas incordian y meten poco ruido. Al llegar a la base militar abandonada y a la cima del Picón Blanco, decido regresar por Espinosa de los Monteros en vez de seguir hasta el Portillo de la Sía; no tengo tiempo suficiente. Realizo que he cometido el error de principiante -es sólo mi segunda salida con raquetas  de nieve- de no tomar referencias con el mapa de Google que consulté en casa, en una zona de montaña que recorro por primera vez. Las pistas que el mapa indicaba están ocultas bajo las diversas capas de nieve, no se ven. Diviso una franja estrecha blanca, que parece una pista que entre árboles discurre hasta la cima de un monte, más baja que la cota en la que estoy, en la dirección en que yo creo que está Espinosa y pienso en recorrerla cuando encuentro las huellas que bajan de alguien que parece que iba sin raquetas ni esquís. Se adentran por entre la incierta vegetación y las sigo, temiendo que sean las de algún cazador o lugareño que me despistará.

     Llegaré sin problemas al pueblo de Bárcenas en la carretera comarcal BU-570 con nieve hasta 200 metros del pueblo. Le cuesta igual a mi pobre economía quedarme a pernoctar, incluyendo el generoso desayuno, en el moderno y limpio y amplio y funcional Albergue de la villa de los Monteros -pero infrautilizado; no hay casi nadie ocupándolo- que una ida y vuelta en autobus hasta Bilbao. Al día siguiente, después de perder unas dos horas en adentrarme, por la zona de las Machorras,  por entre un recorrido balizado, pero no informado, desconocido, que yo creía que acortaba la subida por carretera al Portillo de la Sía, con pasos por pistas que la nieve y el viento han convertido en mini laderas de superficie helada con inclinaciones de 30 a 40 º, que anulan de hecho la horizontalidad transversal del paso, lo engullen, lo igualan a la ladera; reencuentro por fin la BU-571, sin satélites, ni brújulas, ni mapas, ni conocer el terreno y con neblina persistente. Pero subiendo y volviendo a bajar, saltando vallas cerradas y cruzando los arroyos del desnieve por doquier; algunos de los tejados de piedras planas de las cabañas pasiegas, gotean cuando la nieve acumulada en ellos funde; el gore-tex de mis no obstante buenas botas -con muy buenas polainas- es un fraude total; cada dos horas hay que cambiar los calcetines empapados, secarse con toallita los pies. Llegué a temer por su congelación hipotética si por desgracia, una de mis ligeras raquetas se hubiera roto.

    Recomiendo muy mucho el magnífico recorrido que realicé andando, por las carreteras comarcales, en invierno y con nieve, desde Espinosa de los Monteros hasta Arredondo, por entre esta auténtica Mitad de Pirineos que tenemos a sólo 70 km por carretera de Bilbao. O bien, llegando hasta Ramales de la Victoria pasando por el atajo de la zona alta de la mesetilla de La Gándara, Astrana, San Pedro y bajando hasta Ramales siguiendo el sendero balizado del Encinar del Gándara, por entre la adusta y bella falda Este del monte San Vicente que altiva sobre la villa perdedora en la primera guerra -y última batalla de la guerra- carlista; la calificación de victoriosa se la impusieron a los hospitalarios ramaleños sus vencedores.