Ir arriba

Peña Gata (1.011 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
21/04/2019
Modificado
21/04/2019
1

Al norte de Horquilla (1052 m), la cota más destacada de la sierra desplegada de E a W sobre la Depresión del Tozo, se tiende Peña Gata (1011 m), una estribación perfectamente individualizada del cordal principal, del que la separa la vaguada del arroyo Lorilla, por donde se desliza la carretera que une Basconcillos con Hoyos del Tozo. Bajo los espectaculares peñascos de su extremo oriental, donde el río Rudrón ha tallado una hoz angosta y profunda, se estira el cuidado caserío de Hoyos del Tozo.

Peña Gata, como el propio felino, es montaña de carácter caprichoso y voluble. Ronronea mansurrona y zalamera si le acarician el suave lomo; enseña las uñas y se revuelve huraña cuando le rozan el costado que mira al Hurón; y se convierte en una criatura arisca e intratable si, desde el flanco contrario, el más salvaje y hermoso, le miras fijamente a los ojos, dibujados de manera diáfana en la cabeza pétrea que señala la cima (según la perspectiva, también puede recordar el rostro de una lechuza o de un cárabo pasmado).

Desde La Gargantilla/La Gargadilla

El ascenso más sencillo a Peña Gata (1011 m) se realiza desde La Gargantilla/La Gargadilla (932 m), paso situado entre la ladera oriental de Cuesta del Diuso (1046 m) y las caídas occidentales de la Peña de Valdecastro (1035 m), al final por poniente de las crestas de Horquilla (1052 m). Por La Gargadilla se cuela la carretera BU-V-6222 procedente de Basconcillos del Tozo en dirección a Valdeajos, Sargentes de la Lora y San Felices del Rudrón.

En el mismo alto de la carretera, pasado el panel que indica la entrada al Parque Natural de las Hoces del Alto Ebro y Rudrón, con amplia explanada para aparcar, se desgaja a la derecha la cinta asfaltada señalizada a Hoyos del Tozo, que hemos de seguir durante algo más de 500 metros hasta una recurva donde se separa a la izquierda un marcado camino agrícola. La pedregosa panda caliza que se extiende al E, salpicada de oscuras encinas, es el lomo de Peña Gata; pero es preferible continuar por el carretil hasta el punto más elevado, donde surge a la derecha una rodera que se orienta al E por la lomada.

Antes de tomarla, podemos asomarnos a la vertiente contraria para otear el paraje donde resurge el río Hurón/Rudrón tras su periplo subterráneo desde la Cueva del Agua; sobre los voluminosos edificios abandonados del Molino, que conocieron a principio de los años 80 un frustrado proyecto de elaboración de pan integral a gran escala (ampliar información en el interesante blog de Elías Rubio Marcos: "Memorias de Burgos" http://arqytrad.blogspot.com/), se dibuja el enigmático Puente del Hoyo o del Diablo, abierto para beber agua en el Rudrón por la legendaria serpiente devoradora de niños que habitaba en la Cueva del Agua de Basconcillos, según leyenda popular recogida por Madoz en su "Diccionario Geográfico...".

De vuelta en el carretil, seguimos las rodadas marcadas en la pedregosa paramera, que evitan por la derecha, ya convertidas en sendero, una primera cota caliza (1001 m), descienden ligeramente a un amplio collado herboso (981 m) y se introducen finalmente en el carrascal/quejigal, hasta alcanzar sin pérdida posible, por terreno muy tendido, la cima de Peña Gata (1011 m), colgada sobre los vertiginosos acantilados de su fachada meridional.

Vistas fabulosas hacia Hoyos del Tozo, bajo los potentes basamentos que sustentan el Páramo de La Lora, y hacia la jugosa vega del Rudrón, antes de encajonarse en sus hoces rumbo al Ebro; por la vertiente contraria, el caserío de Barrio Panizares se arracima bajo su monumental iglesia, en una curva del río, al pie del cerro Castarreño (1037 m).

Es posible descolgarse por las empinadas cascajeras de la vertiente N hasta localizar unos rastros de ganado que la recorren a media ladera; tomando la difusa senda en travesía al E-SE, con la referencia de los postes de un tendido eléctrico que se estiran más abajo y la arista oriental de Peña Gata sobre nuestras cabezas, descendemos de manera bastante abrupta hasta la orilla del Rudrón. Sin puentes a la vista, no habrá otra opción que vadear la corriente, con el agua a la rodilla, hasta el camino agrícola que entra en Hoyos del Tozo junto a la coqueta cascada de la Coladera; menos de 3 km de asfalto nos separan del punto de inicio en La Gargantilla.

Desde Hoyos del Tozo

Una interesante alternativa es el itinerario circular que asciende desde Hoyos del Tozo (850 m) a la cima de Horquilla (1052 m), continúa por las Peñas de Valdecastro (1035 m), desciende a la carretera en La Gargantilla y regresa a Hoyos por Peña Gata (1011 m), siguiendo la ruta reseñada más arriba (2,00).

Accesos: La Gargantilla (35 min); Hoyos del Tozo, circular por Horquilla (1h 45min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios