Ir arriba

Sandoain, Peña de (940 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé Resano
Fecha Alta
28/04/2019
Modificado
30/04/2019
3

Estética peña que destaca sobre los bosques que se aprecian desde Elkoatz / Elcóaz, ya visible desde que nos aproximamos por la carretera. La impresionante pared sur hace sospechar dificultades de escalada, por lo que poquísimas investigaciones se han realizado. Sin embargo, la ascensión a la cumbre por su cara occidental no reviste grandes complicaciones reseñables, más allá de discurrir por terrenos algo expuestos y tener que superar terrenos en los que crecen bojes, que a veces en lugar de ser un obstáculo son una ayuda.

Desde Elkoatz (F+)

Salimos por la derecha por la pista cementada de Aristu, reconocible por la señal junto al buzón de la casa. Tras descender hasta el río tenemos dos posibilidades. Habitualmente podremos sortear el cauce, dado que no es profundo y pasar al otro lado junto a unos depósitos de cemento, aunque también es posible seguir por la izquierda y tomar más adelante un ramal ascendente embarrado a la derecha, para llegar al mismo lugar. Si pasamos el río directamente hay que evitar seguir hacia el pontarrón de Elkoatz, junto al río Areta, ascendiendo a la izquierda, al lomo donde pastan las vacas.

Por la despejada loma, donde debieron estar las saleras, y ahora están las gavillas de paja para las vacas, se sigue hasta que el amplio camino se convierte en senda, que sortea bastante bien los pequeños bojes. Aunque se puede acceder directamente a la horcada de la peña "por la directa", esquivando el laberinto de bojes de la cara sur, hasta llegar a una primera peña, que se bordea por la derecha, va a ser más sencillo acceder por el W por la senda del camino de Oskioz.

Poco a poco se va encajonando la senda de Oskioz, pasando entre bojes más altos y girando a la izquierda (NW). El paso está muy marcado, señal de que está en uso, y se aprecian ramas podadas ya secas.

De esta forma nos acercamos a las peñas, llegando a una curiosa entrada a la derecha, por un paso tallado en la roca, saliendo a una horcada. Ahora pasamos abriendo las cuerdas que evitan que escape el ganado, para seguir las zetas de la derecha, no tan evidentes como la senda que llevábamos, pero apreciamos rocas y piedras que constituían el talud del camino. El último giro no se aprecia mucho así que si seguimos de frente salimos al pequeño prado.

A la derecha buscamos la senda que va pegada a la cresta hasta que definitivamente la encara a la derecha, donde hay un paso en la alambrada. A la izquierda queda la cresta de la Peña de Oskioz ( 926 m ), pero nosotros pasamos la alambrada y apreciamos los bojes cortados que indican la senda de bajada, bien definida. El sendero va girando a la izquierda (E), por una repisa sobre los escarpes. Siempre en horizontal, bien pisada por el ganado y algunas personas, va a discurrir bajo la cresta hasta un pequeño claro, donde a la izquierda está nuestra peña. Con bastantes dificultades ahora sí que hay que apartar algunas ramas y bojes, para salir a la curiosa y despejada horquilla ( 921 m ), entre la antecima y la peña.

Es evidente donde debemos iniciar el ataque, dado que la única opción es acercarnos a la chimenea obturada por un árbol, con varios bojes que sirven de agarre para salir a una repisa. A la derecha, tras pasar unos bojes, estamos en una nueva repisa, ya bajo la última pared. Ahora hay varias opciones.

La opción más sencilla es ir a la izquierda y usar unas gradas junto a un boj que sirve de ayuda, pero del que no debemos fiarnos, buscando mejor los escalones rocosos (I+). Tras sortearlo ya queda remontar la pequeña rampa y la chimenea a la cima (I), que no ofrece dificultades.

Otras opciones incluyen buscar los accesos por las paredes de la derecha, donde suele haber algunos buenos lugares para apoyar los pies (II- y más a la derecha II), aunque nuevamente a la salida los bojes obligan a usarlos como asidero, lo que no debiera ser la mejor solución.

Accesos: Elkoatz ( 1 h ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios

  • item-iconAitor Moral
    El 11 de julio de 2019

    Kaixo Rafa.

    Así es,  los bojes, arboles y ramas ayudan en la escalada y yo, que no ando para nada en ese ambito, logre llegar hasta arriba.  Por eso, a montañeros como yo, para que se animen a intentarlo por lo menos. Lo más complicado me parecio un par de paso a la bajada nada más bajar de la cima ante de llegar al arbol de la chimenea.

    Sin más un saludo y enhorabuena por tu gran trabajo.

  • item-iconRafael Bartolomé Resano
    El 10 de julio de 2019

    Muchas gracias Aitor por tu comentario. Aunque me cueste un poco traducirlo, creo que opinas como yo que gracias a los árboles y bojes se reduce la dificultad de escalada para ser asequible a la mayoría de montañeros, sabiendo de antemano lo que hay. Se agradece ver que mi opinión coincide con la de otros.

    Os consolará si os digo que yo tuve que ir 2 veces dado que la primera intenté entrar desde la cresta de la Peña de oskiotz y por la cara norte no logré llegar al estar cerradísimo el bosque y topar con una pared complicada para llegar a la brecha occidental. La segunda vez a las 2 semanas, logré descubrir la ruta de la cara sur y alcancé la cima, repitiendo la peña de Oskiotz conectando por debajo por la cara sur,... la sopresa llegó cuando la senda me llevó al lugar que había estado 2 semanas antes, junto a los postes de la cresta,... donde no se me había ocurrido probar a bajar por ese lado. Se me hizo raro perder altura pero es la senda buena.

  • item-iconAitor Moral
    El 8 de julio de 2019

    Kaixo mendizaleok.

    Heranegun izan nintzen bertan eta tontorrera igotzeko, hemen idatzita dagoen ibilbidea jarraitu behar da eta behin lepoan egonda, igoera zuhaitz eta oteei helduta egin daiteke eta jetsiera arrisku handiagoa du tontorra eta zuhaitzaren artean, baina pauso pare bat besterik ez da. Nik berez ez naiz eskalatzailea eta lortu nuen.

    Animo eta ongi izan.