Ir arriba

Cervera (797 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
16/12/2019
Modificado
18/12/2019
1

El Alto del Molino o Cervera (797 m) constituye el último peldaño del contrafuerte que desciende desde la Sierra de Toloño de manera escalonada hacia el N a partir de Peña Bonbalatxi (1224 m), a través del Alto del Bujo o Mendigurena (1045 m), entre los barrancos Salsipuedes y Artekoatxa, arroyos subsidiarios del Inglares por su margen izquierda.

Se trata de un cerro densamente arbolado, cubierto por un bosque mixto de hayas, pinos, carrascas y quejigos con un fresco sotobosque de boj, asociación vegetal típica en la zonas de transición cantábrico-mediterránea de las montañas alavesas; la pendiente ladera septentrional de Cervera, donde afloran algunos cortados rocosos de poca entidad, se cierne sobre el cauce del Inglares/Jugalez, río que discurre encajonado entre las sierras de Toloño, Jaunden y Portilla a lo largo de 43 km, desde su nacimiento en la vertiente norte del Puerto de Herrera, hasta rendirse en el Ebro aguas abajo de Zambrana.

El topónimo Cervera atribuido a la montaña en la cartografía oficial de la DFA y del Gobierno Vasco hace referencia a la desaparecida ermita de Nuestra Señora de Cervera (s.XVI), catalogada entre las zonas de presunción arqueológica del término municipal de Peñacerrada/Urizaharra. Este templo, que prácticamente no conserva restos (la talla de la titular se guarda en la parroquia de San Juan, en Payueta), se alzaba en un espolón del cerro, sobre el río y la actual carretera, dominando el puente Cervera-Herrerías (documentado en 1785, pero construido sin duda sobre otro más antiguo), por donde discurría el viejo camino entre Payueta y Berganzo, lugar de paso a la cercana ferrería (s.XV, incluida también entre las zonas de presunción arqueológica de Peñacerrada), reconvertida posteriormente en molino; el topónimo Alto del Molino, con el que rotula el IGN al cerro Cervera, se refiere probablemente a uno de estos ingenios hidraúlicos movido por las aguas del Inglares que funcionó en la zona hasta la década de los 70 del siglo pasado.

Desde Berganzo

Será precisamente el río Inglares uno de los protagonistas principales del recorrido circular propuesto para la ascensión al cerro Cervera (797 m) desde la localidad de Berganzo, con mención especial para la hermosa Cascada de Herrerías, que toma el nombre precisamente de la extinta ferrería medieval mencionada más arriba; el itinerario sigue las señales blanquiazules de la popular y concurrida "Ruta del Agua" hasta la cascada, para retornar a Berganzo por la traza del GR 1 "Sendero Histórico" tras coronar la modesta cima.

Berganzo (560 m) es un pueblo de buenas casas dependiente del municipio de Zambrana, situado en la carretera A-3126 a medio camino entre esta localidad y Peñacerrada/Urizaharra. Cuenta con un aparcamiento habilitado en la zona occidental del núcleo urbano, que se suele quedar pequeño los días festivos por la masiva afluencia de senderistas interesados en recorrer la Ruta del Agua; las balizas blancas y azules de la ruta, que se inician en este aparcamiento, recorren las calles del pueblo hasta localizar a su salida oriental el panel del GR 1 "Sendero Histórico", etapas 7 y 8 entre Peñacerrada, Berganzo y Berantevilla; algo más abajo, cerca del río, existe otro panel informativo sobre la Ruta del Agua del Inglares.

Un poste de señales, con paletas de ambos senderos, indica el inicio del paseo por un camino ligeramente ascendente que abandona el casco al E, en principio alejado del cauce del río. Hay que estar atentos a la bifurcación (0,15) donde se separan los caminos, derecha y en ascenso para el GR 1 (por donde regresaremos) e izquierda y abajo para la ruta del agua. La senda, umbría y cómoda, se acerca al cauce del Inglares, deja atrás la fuente de Santa Lucía y una construcción vallada y continúa aguas arriba con el río a la izquierda, con numerosos desvíos para disfrutar de encantadores rincones, pequeñas cascadas y pozas donde se presume que habita la nutria.

El sendero cruza el asfalto a la altura de un puente sobre el río (0,35) y continúa al otro lado por la linde de un terreno de cultivo para localizar la Cascada de Herrerías. Sin hacer caso a una paleta que señala a la izquierda la continuación de la ruta del agua (este camino asciende hasta un canal artificial excavado en 1897 por la Sociedad Eléctrica Hidráulica Alavesa para la producción de electricidad, y regresa a su vera hasta Berganzo), seguimos a la derecha para visitar la cascada, con acceso señalizado por el margen derecho orográfico del río hasta una gruta situada estratégicamente frente al vistoso salto de agua. Cruzando antes del desvío el puente de piedra Cervera-Herrerías, es posible situarse en la orilla opuesta del río al pie mismo de los chorros que saltan por la pared musgosa, donde la cascada se muestra más espectacular (0,40).

Tras la refrescante visita, regresamos al puente sin cruzarlo y atravesamos un corto campo de labor para salir de nuevo a la carretera, que seguimos a la izquierda en ligero ascenso durante 300 metros hasta localizar sobre el talud (0,50) el poste con paletas del GR 1 procedente de Peñacerrada (5 km) en dirección a Berganzo (3,3 km). El camino forestal asciende suavemente, por un hermoso hayedo con boj, pinos y ejemplares sueltos de mostajo (Sorbus aria) y serbal silvestre (Sorbus torminalis), hasta un collado (737 m)(1,00), el Alto del Molino propiamente dicho, cruzado por una alambrada que señala el límite entre los términos municipales de Peñacerrada (Payueta) y Zambrana (Berganzo); existen trepas de caza construidas con andamiajes para la pasa de palomas y advertencias sobre la posible presencia de cazadores.

La cima del cerro se encuentra cercana al N. Hay que descender inicialmente unos metros junto a la cerca hasta la cota más baja del collado y trepar luego de manera abrupta entre quejigos y carrascas hasta el punto donde la alambrada tuerce en ángulo recto al NW; a la derecha, en terreno aterrazado, una joven carrasca rodeada de una maraña de bojes señala la cima de Cervera (797 m)(1,10), anodina y privada de visibilidad.

De vuelta al collado, con fugaces atisbos panorámicos hacia la sierra de Portilla y a los contrafuertes septentrionales de Toloño, cruzamos la portela y nos deslizamos por un senderillo sinuoso y empinado, con las marcas rojas y blancas del GR, que pierde altura con rapidez por la selvática ladera de poniente hasta tropezar con la senda que asciende de Berganzo a Toloño por el barranco Artekoatxa, señalizada con un poste de señales (1,30).

Tras pasar junto a los manantiales de La Laguna, grato paraje afeado por una burda mesa metálica, el placentero camino continúa con ambiente forestal hasta la bifurcación de la ruta del agua seguida a la ida y, por terreno ya conocido, hasta las calles de Berganzo (2,15, sin contabilizar paradas). Merece la pena visitar los murales que decoran algunos rincones y fachadas del pueblo, el lavadero, la plazuela donde se alza la Casa de la Villa y los preciosos ventanales ojivales de la casa fuerte de los Sarmiento (s.XIV-XV) que se abren en la fachada W de la parroquial de San Miguel.

Acceso: Berganzo (1h 10min)

pdf-icon
4.878 kB
16/12/2019

Catálogos

Imágenes

Comentarios