Ir arriba

Corno de Bico (883 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
28/01/2020
Modificado
29/01/2020
1

El Corno de Bico (883 m) es el techo del concelho de Paredes de Coura, perteneciente al distrito de Viana do Castelo, en la región portuguesa del Alto Minho. Se trata de una montaña de perfiles poco llamativos, esquilmada en el pasado por una excesiva dedicación ganadera hasta que, durante el periodo de régimen autoritario conocido en el pais vecino como el "Estado Novo", en la década de los 40 del pasado siglo, fue objeto de intensivas campañas de repoblación con variedad de árboles, hasta convertirse en la actualidad, desde 1999, en un interesante espacio natural, "Paisagem Protegida do Corno de Bico" (2175 ha repartidas entre las freguesías de Bico, Castanheira, Parada, Cristelo y Vascôes, con una población aproximada de 2000 habitantes), considerado como Zona de Especial Conservación (ZEC) de la Red Natura 2000 europea.

Inmerso en una comarca agrícola y ganadera en progresivo proceso de despoblación, el Paisaje Protegido del Corno de Bico se señala como uno de los últimos refugios del lobo ibérico en Portugal, donde está considerado como especie protegida en peligro; la población portuguesa de lobo, que se estima en menos de 300 ejemplares (alrededor de 60 núcleos familiares), se distribuye exclusivamente en los territorios situados al norte del Distrito de Viseu.

En un borroso panel perdido en algún rincón de este espacio natural, leemos: "Paisaje Protegido situado en un área esencialmente montañosa de sustrato granítico que integra las cabeceras de tres de los principales ríos del Alto Minho: el Labrujo, el Coura y el Vez. Mosaico de campos de cultivo, humedales, bosques y cursos de agua asociados al extenso robledal -una de las mejores formaciones de la región- donde domina el roble carballo. La cubierta arbórea incluye además el acebo y el peral silvestre. Presencia de mamíferos como el lobo, la nutria y el desmán ibérico, y varios anfibios. Importante cortejo avifaunístico. La gestión de este lugar, integrado en la Red Natura 2000, corresponde a la Cámara Municipal de Paredes de Coura".

La cumbre del Corno de Bico (883 m), a la que llega, como a tantas cimas portuguesas, una buena pista forestal accesible para cualquier tipo de vehículo, está ocupada por una antena de comunicaciones, una elevada torre de vigilancia de incendios, además de otra más antigua en desuso, en cuyo tejado se alza, inaccesible, el vértice geodésico; cercano, el "parque das merendas", equipado con mesas a la sombra de los robles.

El "Trilho Corno de Bico", sendero PR señalizado con balizas y marcas de pintura amarilla y roja, de 7,5 km y 4 horas de duración, con inicio y final en Túmio y graduado como fácil, constituye la ruta ideal para conocer esta montaña recóndita, alejada de núcleos de población importantes, pero dotada de una notable prominencia que la sitúa entre las cotas más relevantes del territorio próximo a la línea fronteriza con Galicia.

Desde Túmio, siguiendo el "Trilho Corno de Bico"

Paredes de Coura, capital del municipio del mismo nombre, es una pequeña villa conocida, entre otras cosas, por su multitudinario festival de música de verano, que cuenta con 27 ediciones ininterrumpidas desde 1993 (la edición de 2019 reunió en la playa fluvial de Taboâo a más de 100.000 jóvenes); recibe el nombre por el río Coura, que nace precisamente en las laderas del Corno de Bico y desagua en el Miño en la localidad de Caminha. El humilde núcleo rural de Túmio se sitúa a unos 7 km de Paredes de Coura por la N-303 en dirección a Arcos de Valdevez, con desvío señalizado de manera precaria desde la freguesía de Bico.

En Túmio (595 m) nos recibe un pequeño poste de señales del "Percurso Pedestre 01 - Trilho Corno de Bico", que indica la dirección a seguir por la derecha, entre las casas de este humilde lugar, hasta pasar la fuente con el pequeño lavadero anexo y tomar un camino de tierra que abandona el caserío al S-SE. Tras algún tramo embarrado, hay que prestar atención, sobre todo en las bifurcaciones, a las señales rojas y amarillas del sendero, no siempre evidentes, siguiendo en el ascenso de manera general los desvíos hacia la derecha, dejando los de la izquierda para el regreso.

En caso de perder en algún momento la ruta señalizada, no será difícil localizar la amplia pista forestal que asciende con suave pendiente por la ladera occidental, por donde se desarrolla un curioso sendero señalizado titulado "Trilho do Sistema Solar", cuyas modernas balizas, dotadas de códigos QR, proclaman: "Modelo a escala 1:831000000 en las distancias y dimensiones de los principales astros del sistema Solar. El Sol, localizado en el CEIA - Centro de Educación e Interpretación Ambiental del Paisaje Protegido del Corno de Bico, tiene 170 cm de diámetro y los planetas a escala están distribuidos a lo largo de esta ruta con cerca de 8,6 km".

Sin excesivas dudas ni esfuerzos, por uno u otro camino, pronto se alcanza la amplia cima del Corno de Bico (883 m), sembrada de bolos graníticos y rodeada de bosque, donde se sitúa el panel informativo referido al planeta Neptuno; subiendo a la vieja caseta de vigilancia forestal que sustenta el marco geodésico, disfrutaremos de algunas panorámicas obstaculizadas por el arbolado, donde destaca la Serra d'Arga, omnipresente en el horizonte del Alto Minho.

El descenso desde la cima al N, por un sendero algo abrupto señalizado con las marcas del PR, se topa con una pista forestal, pronto coincidente con las señales blancas y rojas de la "Grande Rota de Montanha do Alto Minho", sendero GR de 181 km de longitud que recorre los concelhos de Caminha, Paredes de Coura, Ponte de Lima, Arcos de Valdevez y Ponte da Barca.

Siempre por agradable ambiente forestal, entre robles, abedules y coníferas, las señales alcanzan la pista forestal principal, con las conocidas balizas del "Trilho do Sistema Solar", aunque nuestro sendero se desvía enseguida a la izquierda para recorrer uno de los tramos más hermosos y con más interés etnográfico de la ruta; viejos muros cubiertos de musgo, calzadas enlosadas, un solitario molino de piedra al borde de un pequeño curso de agua...

Las marcas del PR nos conducen sin perdida a enlazar con el camino seguido en el ascenso, cerca ya del caserío de Túmio, final de este interesante y cómodo recorrido por el Paisaje Protegido de Corno de Bico (2,30).

Acceso: Túmio (1 h)

pdf-icon
1.193 kB
28/01/2020

Traducción del folleto "Trilho Corno de Bico", ruta pedestre de la Red municipal de Senderos de Paredes de Coura

"El Trilho Corno de Bico es una ruta de Pequeño Recorrido (PR) integrada en la Red Municipal de Senderos del concejo de Paredes de Coura. Se trata de un itinerario marcado y señalizado conforme a las directrices internacionales.
Partimos del pequeño lugar de Túmio, precisamente donde la carretera de asfalto es sustituida por el camino empedrado de acceso al centro del lugar, que aún conserva algunos aspectos interesantes de la arquitectura tradicional del Alto Minho. Desde aquí, seguimos el camino hasta desembocar en una bifurcación de caminos de tierra. Seguimos el de la izquierda, que nos llevará al interior del bosque del Corno de Bico, compuesta por una vasta y densa mancha de carballos (Quercus robur). Durante la ruta constatamos la elevada diversidad de especies arbóreas, arbustivas y herbáceas, que, en su conjunto, constutuyen el habitat esencial para numerosas especies del reino animal.
El Corno de Bico es un espacio emblemático para el concelho de Paredes de Coura y de gran importancia para la región, considerado un pequeño santuario natural, espacio de rara belleza que el hombre moldeó de forma armoniosa. Desde tiempos remotos jugó un papel fundamental, sirviendo como lugar de culto, como espacio de defensa, como línea de frontera, de pastos y de refugio. En la década de los 40 del Siglo XX, durante el periodo del 'Estado Novo', los servicios forestales desencadenaron un proceso de plantación y de puesta en valor forestal de un espacio que, hasta entonces, estaba baldío por la excesiva actividad pastoril. En la actualidad, tiene un papel importante a nivel de conservación de la naturaleza, lo que permitió su inclusión como Sitio Clasificado de la Red Europea Natura 2000 y en la Red de Áreas Protegidas de Portugal. Además de esta clasificación, es igualmente importante el patrimonio humano de las comunidades rurales que permitieron moldear este territorio.
El camino desemboca en la pista forestal, que recorreremos durante unos metros, para seguir después un camino de tierra que nos conducirá por el Alto do Espinheiro hasta la culminación de esta ruta en el Corno de Bico, que ostenta un vértice geodésico en la cota de 883 m. De este mirador natural, rodeado de bloques graníticos, podemos apreciar un majestuoso paisaje que se abre tanto hacia el Valle del Río Coura, como hacia los Valles de los Ríos Vez y Lima. Tras una merecida parada, continuamos entre el bosque, hasta desembocar nuevamente en la pista forestal. Giramos a la derecha para, recorridos cerca de 2 km, desviarnos a la izquierda por el Châ do Mouro. Poco después, llegaremos al lugar donde se inició esta ruta por la floresta del Paisaje Protegido del Corno de Bico."

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios