Ir arriba

Laminaran (584 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Fecha Alta
14/03/2021
Modificado
14/03/2021
6

En el extremo meridional del Embalse de Ullibarri, y más en concreto al W de la "cola" de Mendixur, se alza un conjunto de cerrillos de altitud pareja, modesta en cualquier caso, islotes de vegetación con predominio de quejigos y enebros, intercalados entre campos de cultivo y praderas de diente donde pace el ganado del caserío de Urizar.

Existe alguna discrepancia, según las fuentes consultadas, en la asignación de la cima más elevada del conjunto. Comprobadas in situ las diversas cotas, el más elevado de estos cerros resulta ser el situado al sur del grupo, de nombre Laminaran (584 m), un relieve aplanado y boscoso, con un apéndice alargado en dirección E que se hunde en las aguas del embalse y vuelve a elevarse sobre la orilla opuesta en la colina de Sarralde Gaina (589 m), coronada por el cementerio de Mendixur; el término de los terrenos situados a ambos lados de la superficie anegada al S de la humilde alineación, que lógicamente era uno antes de la inundación, se conoce con el nombre de Bizkondo.

Las mejores vistas sobre la cola de Mendixur, paraje dotado de una calidad paisajística excepcional, se disfrutan no obstante desde la anónima cota central, la más elevada según la cartografía del IGN, aunque en realidad es ligeramente más baja (apenas un metro) que la principal; la alargada loma septentrional, de altitud similar y prominencia inapreciable, se rotula como Alto de la Dehesa (581 m).

El topónimo "Laminaran" parece hacer referencia (con todas las reservas cuando se juega con el espinoso tema de las etimologías) a las lamias, seres fabulosos de aspecto femenino y pies de animal, habitantes de nuestros ríos y arroyos; próxima al camino que conduce al monte desde Arbulu se conserva también la fuente de Mariturri, otra posible reminiscencia mitológica vasca en este sector de la Llanada Alavesa.

El personaje más relevante y célebre de esta localidad del municipio de Burgelu/Elburgo, sin embargo, es Juan Gaztea, "El Fuerte de Arbulu", un aldeano de tamaño colosal, que ha alimentado numerosas leyendas en torno a su fuerza desproporcionada, generada por la ingesta de habas; parece que esta afición culinaria por la popular leguminosa le valió el sobrenombre de "Babazorro", que acabó siendo adoptado a la postre como apodo y seña de identidad de los alaveses. La leyenda popular afirma que el pilón de piedra de la fuente situada frente al Centro Social de Arbulu era el plato o el puchero que utilizaba para comer habas el gigantesco labrador, como reza una placa colocada junto a ella:

"Sepan los que hasta esta fuente se acercan para calmar la sed, que lo que ahora es pila antes fue puchero. Puchero en el que Juan Gaztea de Arbulu, apodado 'El Fuerte', se preparaba las habas que le daban fuerza para lograr los grandes hechos que en su vida protagonizó. Desde entonces, a los vecinos de este lugar se nos conoce por 'Los Fuertes'."

En la web del ayuntamiento de Burgelu/Elburgo, donde se amplía la información sobre el "Fuerte de Arbulo", se puede encontrar una leyenda de Toti Martínez de Lezea en torno a este singular personaje, titulada "El Forzudo de Arburo". Por su parte, la revista "AUNIA", número 29 (año 2010), publicada en Luiaondo (Aiala) por Aunia Kultura Elkartea, incluye un interesante y documentado trabajo firmado por Juanjo Hidalgo, titulado "Gigantes de carne y hueso. Juan Gaztea de Arbulo".

Para los aficionados a la arquitectura religiosa, Arbulu cuenta, junto a las ruinas del antiguo hospital de peregrinos de la Ruta Jacobea, con la iglesia parroquial dedicada a San Martín de Tours (s.XVI), un edificio de muros altísimos y aspecto de fortaleza, que exhibe en las nervaduras de sus bóvedas una singular colección de claves policromadas del primer tercio del s.XVI. La ermita de San Lorenzo, actual capilla del cementerio (al W del pueblo), es un templo sencillo y sin ornamentos, fechado en el s.XVII. Junto a una pista de parcelaria entre Arbulu y Jungitu, al paso del PR-A 13 "Camino Real de las Postas" y de una ruta interior del Camino de Santiago procedente del Túnel de San Adrián, se alza la ermita de San Martín de Ania (o de la virgen de Ania), antigua parroquia de la aldea de Ania, que se despobló en el siglo XIV. 

A Laminaran desde Arbulu

Recorremos desde la fuente de Juan Gaztea las calles del pueblo de Arbulu (535 m), adornadas con coloridas bicicletas que pregonan la afición por el ciclocross de los vecinos del concejo, hasta la base de la voluminosa iglesia-fortaleza de San Martín de Tours, situada en la zona más elevada. Acompañados del crotoreo de la pareja de cigüeñas que anida en su campanario, seguimos las señales del GR 38 "Ruta del vino y del pescado", que abandonan el cuidado núcleo rural por una parcelaria en dirección N.

La pista salva por un viaducto elevado la autovía A-1 y continúa entre labrantíos hasta un leve collado, a la derecha de la colina Mariturri (577 m), que aparece coronada por una de las 25 cruces de término repuestas en sus primitivos emplazamientos por el Ayuntamiento de Burgelu/Elburgo el año 2010. En la otra vertiente, dando vista ya a los cerros de Laminaran (584 m), enseguida se alcanza una bifurcación balizada con un poste de señales compartido por el GR 38 y el PR-A 13 "Camino Real de las Postas"; este último se dirige por la pista de la derecha, junto a la fuente de Mariturri, hacia Audikana y Heredia.

Continuamos por el GR 38 (con destino a Ullibarri-Gamboa y Mendibil), cruzamos la divisoria virtual entre Elburgo y Barrundia, dejamos atrás una bifurcación a la izquierda, señalizada con el mugarri 327 de la mojonera del término municipal de Vitoria-Gasteiz, y alcanzamos unas sólidas cancelas metálicas provistas de paso peatonal. Abandonando en este punto el trazado del GR 38, trasponemos la portilla de la derecha y seguimos por la pradera al E hasta otra cancilla, donde comienza el arbolado.

Un senderillo trepa por la suave pendiente herbosa del cerrillo, cubierto de enebros y achaparrados quejigos con señales de pasados incendios, hasta la loma, donde se localiza sin dificultad un par de pequeños promontorios gemelos, el más oriental de los cuales ostenta la cima de Laminaran (584 m). Cercana al Este se encuentra la cola de Mendixur (la lámina de agua está cercada por el Parque Ornitológico y resulta inaccesible); con silencio y mucha discreción (hay que recordar que estamos en una finca privada con ganado en determinadas épocas del año), es posible avistar y disfrutar de la numerosa avifauna que visita o habita este importante humedal.

El recorrido por la cota central (583 m) y norte (Alto de la Dehesa - 581 m) resulta aconsejable y no reviste dificultad; algunos socavones en la loma de esta última elevación certifican su utilidad como cantera en épocas pasadas. Una vez de vuelta en el trazado del GR 38, decidiremos entre regresar a Arbulu, reseguir las marcas rojiblancas hacia la Balsa Seca en los Montes de Ganboa, con sus múltiples alternativas, o tocar al norte en el sector de Urizar el embalse de Ullibarri y enlazar con la senda que lo circunvala en uno u otro sentido.

Acceso: Arbulu (30 min)

Catálogos

Imágenes

Tracks

Comentarios