Ir arriba

Peñacastillo (858 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
30/03/2021
Modificado
30/03/2021
1

Sobre la ubicación del castillo de Lantaron los historiadores no aciertan a definir su enclave exacto aunque se sabe que debería situarse no lejos del actual poblamiento de Sobrón. La ubicación más plausible es la de la Peña del Mazo (1083 m),ya que es la que ha proporcionado información arqueológica. También se han hallado restos cerámicos y algo de metal en la llamada Peña los Castros (1056 m), que queda separa de Bachicabo (1200 m) por el portillo de La Hoz (991 m) y no lejos del antiguo poblado de Berbea. Antxoka Martínez Velasco aboga por la situación del castillo de Lantarón sobre esta última peña, que propone que bien pudiera ser la fortificación citada en el año 897, o bien otra nueva que no se había catalogado hasta el momento. El castillo de Lanatarón tomaría el nombre del poblado de igual nombre y cuya situación es, igualmente, una incognita.

Paralela al frente rocoso, que desde la Peña del Mazo desciende hacia el Ebro (S) por los cantiles de Peña Dorada, emerge otra cumbre significativa, muy visible en la subida al pueblo de Sobrón, y que toma el nombre de Peña del Castillo o Peñacastillo (858 m). Esta elevación de más difícil acceso no cuenta con reseña arqueológica en la actualidad, aunque no parece ser ubicación de ninguna fortaleza o castro. En este caso, el nombre de la cumbre más bien parece tener relación con su estructura agreste y almenada. Tampoco ha sido visitada por los montañeros y el acceso a su diminuta cumbre requiere atravesar una pequeña arista muy estrecha aunque sumamente firme. No existen caminos de aproximación al torreón salvo la senda que recorre el fondo del barranco de Peñacastillo, entre el carretil hormigonado de acceso a Sobrón y el collado de la Peña del Mazoo Campo de Lalastra (1003 m).

Sobrón ha sido valorado como espacio recreativo desde el s.XIX. El primer edificio se levantó en 1858, periodo en el que entran en auge los valnearios. Los manatiales de Sobrón serían los primeros en España de embotellar agua para enviarla a Cuba, por aquel entonces, territorio de ultramar de España. Los baños de Sobrón llegaron a contar con dos hoteles, salón de baile, casino, peluquería y su propia estafecta postal. En total con instanaciones para albergar hasta 500 personas. El balneario estuvo funcionando hasta el inicio de la contienda civil en 1936. A principios del s.XX se intentó levantar un nuevo balnerario. Tras 6 millones de inversión gastados, se abandonó el proyecto por falta de más fondos, y así quedó el edificio sin terminar que se observa en la actualidad.

Hoy en día, el museo de agua, las piscinas, el espacio multiaventura atrae y acoge a los visitantes de este bello enclave de la geografía alavesa.

Escuela de escalada de Sobrón

En el entorno del antiguo balnerario de Sobrón se localiza el actual museo del agua/Ur Museoa. Las paredes que lo rodean son los paños de la escuela de escalada de Sobrón, constituídas por curiosas paredes rojizas muy atractivas. También resulta curiosa la vía ferrata que recorre un aéreo tramo arista por encima de las piscinas situadas junto al Ebro. Una nueva vía ferrata de estilo más tradicional está siendo equipada justo encima del aparcamiento existente junto al museo (2021).

Se articula entorno a las paredes que envuelven el circo rocoso a cuyo pié se encuentra el museo del agua. La pared situada a la derecha del museo posee como vías más representativas: "London Calling, L1: 6a+, L2: 6a, y Maceo Parker, L1: 6b+, L2: 6a. En el lado de la izquierda, se encuentar el sector Esfinge. Desde el inicio de la carretera que accede al barrio de arriba de Sobrón, parte un camino que conduce a una bonita campa al inicio del barranco. A la izquierda, una senda en el bosque lleva a las paredes del sector Tepui.

Desde Sobrón (PD+)

Podemos inciar la marcha en el parking junto al museo del agua (525 m) y dirigirnos por la carretera hacia el desvío que conduce a Sobrón Alto. Cuando la pista hormigonada gira a la izquierda (608 m), encontramos, a la derecha una caseta de control de aguas. Es posible dejar el coche también en este lugar. Junto a la caseta se inicia el sendero que recorre el fondo del barranco de Peñacastillo, bajo la muralla de la Peña Dorada. Este camino, que permanece refugiado bajo un espeso bosque, desemboca en el Campo de Lalastra (1003 m), al pie de la Peña del Mazo. La Peñacastillo (858 m)quedará a la izquierda pero el bosque impedirá que tangamos perspectiva y podamos localizar el punto de ataque. Cuando lleguemos a la base de una pared rocosa que dejamos a la izquierda, el vallecito forma una especie de estrecho o desfiladero. Cuando salimos de él, será el momento de abandonar la senda, para subir por terreno empinado hacia la izquierda. No hay caminos, aunque las cabras que suben hacia lo alto han dibujado veredas en el bosque que pueden ayudarnos. La cumbre quederá hacia la izquierda, por lo que deberemos ganar un collado que queda justo al N (826 m).

Situados ya en esta depresión, que no viene reflejada en el mapa del IGN, nos elevamos trepando fácilmente con algo de vegetación en la parte inicial, a lo alto de la cresta rocosa, para aituarnos al pie de una primera aguja, que bordearemos por la izquierda. La segunda aguja es el punto más elevado. Cruzando bajo ella, atravesamos una oquedad donde también hay restos del ganado caprino, y tomamos pie, hacia la derecha, en la sólida arista. Los primeros metros no ofrcen dificultad, luego se convierte en filo estrecho y muy aéreo aunque realmente sólido (III) que describe un leve altibajo antes de pequeña roca que constituye la cumbre (859 m) y sobre la cual no es posible ponerse en pié (PD+).

El único retorno es como se ha venido, pero antes podemos asomarnos a una sencilla estribación que da vista hacia el embalse de Sobrón.

Accesos: Museo del Agua/Sobrón (1h 15 min).

Catálogos

Imágenes

Comentarios