Ir arriba

Araza (1.139 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
01/01/2001
arrow-iconModificado
01/01/2001
Forma parte del Macizo de Gorbeia. Se trata de una pequeña elevación entre los collados de Iturrikiano mugarria ( 943 m ) y Sakutuko arratea ( 1.108 m ). Esta cima forma parte de un cordal de cumbres que desde el mismo Gorbeia ( 1.482 m ) se desprende en dirección Sur hasta Zarate ( 730 m ).

Partimos de la zona alta del pueblo de Zarate ( 730 m ), punto habitual de marchas a la cruz de Gorbeia. Un amplio camino asciende por el bosque dejando el monte La Llana ( 866 m ) a la izquierda y alcanzando Lezaldia atea ( 845 m ). Llaneando se alcanza el siguiente cuello, que toma el nombre de Errentigarran ( 834 m ). El camino asciende dejando a la derecha la cima de Alpartizahar ( 956 m ) para colocarnos en el collado Iturrikianoko mugarria ( 943 m ). Como su nombre indica, en ese collado se sitúa un hito de piedra ( mugarria ). La cima de Araza ( 1.138 m ) la tenemos justo en frente, totalmente desprovista de vegetación. Un camino la rodea por la derecha y alcanza el collado Sakutuko arratea ( 1.108 m ), que es una opción si desea subir a la cruz de Gorbeia ( 1.482 m ) sin querer ascender el Araza. A esta última cima nos encaminaremos directamente. En la cima existe otro mugarri con una tosca cruz incisa en su cara superior.

Entre Araza ( 1.138 m ) y Berretin ( 1.223 m ) discurre el barranco Ugalde, a cuyo pie se sitúa la población de Markina ( 660 m ). Saliendo del pueblo en dirección Este podemos dirigirnos hacia la alargada loma de Aldamiz ( 827 m ), que es por este lado, la que encierra al barranco Ugalde. Por lo alto de la boscosa lomada se llegará al mojón de Iturrikiano y la cumbre. La ascensión por la otra orilla del Ugalde conduce a la cumbre del Berretin ( 1.226 m ).

Accesos : Zarate ( 1h ); Markina ( 1h 15 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconFernando Zabaleta
    El 26 de mayo de 2016

    Pongo una foto antigua del Araza para demostrar la extraordinaria labor de los que están trabajando en la restauración de los buzones montañeros.