Ir arriba

Atxabal (888 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
01/01/2001
arrow-iconModificado
01/01/2001
Las Peñas de Oro ( Oroko Haitzak ) se sitúan en el valle de Zuia, en el centro de una importante estructura diapírica. Se trata de un pequeño macizo calcáreo que presenta algunas paredes ( de hasta 40 m. ) en todas su vertiente excepto en la Norte, en las que se practica la escalada. El nombre de Oro tendría en Euskera la significación de Altura.

El Santuario de Nuestra Señora de Oro ( 774 m ), es un magnífico templo eregido cerca de la cúspide de esta montaña. Aunque existen noticias de un primer templo románcio anterior ( siglo XII ), la construcción actual pertenece a los siglos XV-XVI. En el se venera una imagen de una Andra Mari que se proclamó patrona del valle de Zuia. Junto al santuario mariano, J.M. Barandiaran halló vestigios de un antiguo poblamiento de finales de la edad de bronce ( siglo IX a.d.c. ).

El conjunto de Oroko Haitzak se halla constituido por Atxabal y cuatro alturas más que la acompañan en los cuatro puntos cardinales. Podemos relacionar a continuación cada una de ellas. Frente al santuario, tenemos Arleaga ( 801 m ) como prolongación de Atxabal hacia el Oeste. Junto a la carretera que asciende al santuario tenemos, al Norte de Atxabal, la modesta cota de Añabartza ( 807 m ). Al Este del Atxabal queda Iruratxi ( 793 m ), sobre Jugo ( 640 m ) y Domaikia ( 652 m ). Por último, al Sur de Atxabal esta la loma de Indusi ( 816 m ).

Desde el Santuario de Oro (T1)

El acceso a la cima desde el Santuario es un simple paseo. Un camino discurre junto a los cortes rocosos y nos sitúa bajo la cumbre, que gana ahora sin más complicaciones. También se puede ir desde el Santuario siguiendo la cresta rocosa hasta la cúspide. Repetidor y Cruz de hierro que conmemora el año Mariano de 1954 ( 900 m ). La cruz mide 7,50 m. de altura y fue donada por Don Andrés Aguirre ( 27-06-1954 ).

Desde Aperregi (T2)

Desde Aperregi ( 662 m ) existe un camino, ya de escaso uso pero antiguamente utilizado para ir al santuario, que asciende al NE para apoyarse en el collado ( 755 m ) contiguo a la peña Arlegi ( 797 m ). Por la derecha se accede a Oro y de aquí a la cima.

Desde Domaikia (T2)

Desde Domaikia ( 652 m ), iniciando la marcha junto al camposanto, tenemos un camino que en suave ascenso nos sitúa en un collado ( 717 m ) entre la cumbre redondeada y herbosa de Intusi ( 818 m ), que antecede a Atxabal ( 898 m ) y Katergi ( 780 m ) que queda más al fondo a la izquierda. Seguir el camino, que bordeando Intusi nos aproxima hacia el Santuario. Antes de llegar al mismo para tomar el camino que discurre bajo las paredes y, finalmente, al aproximarse a la proa rocosa final, se eleva para ganar la cumbre donde se instalan las antenas y la cruz ( 892 m ).

Paredes de Atxabal

Las paredes que expone la cumbre de Atxabal dificilmente pueden llamar la atención del alpinista ya que sólo permiten la práctica de la escalada a lo largo de una decenas de metros. Sin embargo, constituyen un adecuado terreno para el entrenamiento y adiestramiento del montañero, así como para todos aquellos atraídos por la escalada deportiva. Su orientación y el fácil acceso ha convertido este lugar en un lugar de cita de montañeros y escaladores. Reseñamos aquí algunas de las vías más asequibles y que se encuentran en las paredes más cercanas al santuario: Las Placas del primer Bloque (V), La Placa Gris (IV+), La Laja Soldada (IV), El Congrio Belga (IV-), Fiesta Polar (6a) o La Raja de María la Bandida (6b). Para los más "frikis" hay rutas de hasta 7c.

Accesos : Bitoriano ( 1h ); Domaikia ( 1h ); Aperregi ( 1h ).

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconLuis Astola Fernández
    awards-iconContenido Destacado

    La senda tradicional de ascenso desde Bitoriano al Santuario de Oro ha sido felizmente recuperada y se encuentra en este momento al final de la fase de acondicionamiento y señalización por parte del Ayuntamiento de Zuya; una de las asignaturas pendientes en los accesos a Oro desde las localidades zuyanas situadas al pie de su vertiente septentrional (Bitoriano, Murgia, Sarria, Ametzaga...) parece así definitivamente resuelta. Una vez restituidas las servidumbres de paso, dificultadas desde tiempo inmemorial por conflictos con intereses particulares, se ha procedido a acondicionar los caminos (desbroces, cerramientos, portillas para paso de personas...) y a señalizar discreta y eficazmente esta senda, largamente deseada por los aficionados a la montaña dentro y fuera del valle; este ancestral camino está llamado a convertirse en la ruta de referencia, alternativa definitiva a la carretera, para unir Bitoriano y el resto de los pueblos zuyanos con el emblemático santuario y, por ende, con Atxabal (888 m) y con el resto de cimas integradas en el popular macizo de Peñas de Oro/Oroko Haitzak.

    La ruta se inicia, poco más adelante de la bolera y txoko concejil, junto a las antiguas escuelas de Bitoriano. Cruza el río Ugalde, trepa hasta el altozano coronado por la parroquial y enseguida se bifurca. El camino principal continúa por la derecha, pero quizás sea más recomendable, a costa de realizar un pequeño rodeo, pisar el asfalto durante apenas 50 metros y seguir la señalización que permitirá conocer uno de los secretos zuyanos mejor guardados: la balsa de la Mina, pequeña laguna creada al inundarse una antigua explotación de lignito a cielo abierto, clausurada en 1920.

    Las balizas permitirán enlazar luego sin problemas con la senda principal, que asciende con decisión por la vaguada de la erreka de Oro, agradablemente sombreada por hayas, robles, arces y fresnos. Pasada la caseta de abastecimiento de agua para el santuario, se puede elegir entre ascender a la izquierda por ancho camino hasta el aparcamiento situado en la collada entre el promontorio de Santa Marina y el propio peñascal de Atxabal (donde la senda señalizada propone un rodeo a las Peñas de Oro, con ascenso opcional a su cota principal por la fachada de solana), o bien seguir la pisada vereda balizada que trepa a la derecha hasta el crucero situado en las campas al pie del santuario; desde aquí, sin tocar asfalto en ningún momento, se gana la cima de Atxabal por el carretil del repetidor, por las desdibujadas trochas de la herbosa ladera norte o recorriendo con la debida precaución las crestas calizas de Los Sobrados (según el itinerario elegido finalmente, habrá que  calcular para el ascenso una duración entre 0,50 y 1,15).