Ir arriba

Gran Azor (910 m)

remove-icon
Javier Urrutia
arrow-iconFecha Alta
27/09/2009
arrow-iconModificado
19/01/2016

El monolito más característico de las Peñas de Egino es, sin lugar a dudas, el Gran Azor ( 910 m ). Se trata de una aguja muy puntiaguda que se eleva en la parte superior del macizo, por lo que resulta más visible y vistosa que la hilera que forman los siete monolitos que se alzan en las inmediaciones del pueblo de Egino ( 576 m ), distinguiéndose perfectamente desde la A-1. El origen de su denominación no está clara, pero habría que pensar que fue el nombre que le darían sus primeros ascensionistas tal vez inspirados en la leyenda de la "Paloma y el Azor" entorno a la cual se narra la fundación del Monasterio de Santa María de la Real en Nájera(?). Sería el alpinista Angel Rosen junto con Antonío Eguía, en 1962, los que protagonizaron la primera ascensión por la imponente cara S. (D+). Esta vía, es una de las escaladas más clásicas de toda la escuela de Egino.

En el Gran Azor se han forjado toda una serie de alpinistas que posteriormente han ido recorriendo las paredes más difíciles del Pirineo y los Alpes, y conquistando las cimas más elevadas del Himalaya. Hablamos de montañeros como Angel Rosen, uno de los pioneros de la escalada en Araba, el malogrado Atxo Apellaniz o el popular ochomilista Juanito Oyarzabal. El Gran Azor es una bella pared y puede seguir proporcionando agradables escaladas y seguir formando a las nuevas generaciones.

Bajo el Gran Azor existe otra pared, denominada "La Paloma". En realidad no es un monolito, sino un contrafuerte que antecede a la base del Azor, del cual sólo lo separa de un hombro de unos 20 m. de distancia. Resulta interesante combinar en una única sesión las dos escaladas con lo que el desnivel total ascendido suma casi 150 metros.

Vía Normal (AD-)

Este itinerario es el utilizado habitualmente para descender de la afilada cima, pero también es el más sencillo para coronarla.

En Egino ( 576 m ) parte una pista que penetra en el quejigal, pasa junto a una casa de registro de aguas, y gira a la izquierda para situarse en la pedrera al pie de las Peñas de Egino ( Eginoko Harriak ). Tomar el sendero que nos sitúa bajo "La Paloma", y remontar a la izquierda de la misma por incómodos canchales para situarnos en la base de una pronunciada canal. Aquí, una marcada senda trepa, al principio por el fondo del canalón, para salirse por una estrecha y aérea cornisa (I) a la izquierda. Luego prosigue por un espolón arbolado (I) para volver hacia la derecha y situarnos junto a la cima, apenas prominente, de La Paloma. Nos encontramos en la base del Azor, desde donde podemos acceder a las vías de la cara S.

La vía Normal, continúa por la canal, recorriendo aún la incómoda pedriza, y gira a la derecha para dar la vuelta a la cumbre del Gran Azor, con objeto de colocarnos con facilidad (I) en la horquilla ( 900 m ) que enlaza las dos puntas de la aguja con el resto de la sierra. Desde aquí pueden ganarse las dos cimas, siendo la más elevada la más elejada, la que queda a la izquierda.

Hay que efectuar una pequeña travesía ligeramente descendente por una estrecha y aérea cornisa (III-) a la izquierda de la arista que forma la primera cumbre, ganando, de este modo, la pequeña horcada entre las dos puntas. Desde la brecha, atacar la cumbre por una chimenea vertical en la parte izquierda (III+) que conduce a una repisa donde existe una reunión, útil para rapelar el resalte en el descenso. Proseguir por la izquierda (II), pasando a la cara S., y alcanzar por ella la afilada cumbre del Gran Azor ( 910 m )(AD-).

Cara S. (D+)

Primera ascensión por Angel Rosen y Antonio Eguía en 1962.

La vía arranca en el centro del pequeño circo boscoso que forma la cara S. El primer largo asciende recorriendo una fisura (IV+), alcanzando una pequeña repisa a la izquierda. Ascender una fisura vertical durante ocho metros (A0) y montar a su final una nueva reunión. Remontar de frente una placa (IV) y realizar una travesía diagonal y ascedente hacia la derecha por una placa equipada con parabolts y químicos (A1) y alcanzar en libre por un muro (IV-), una nueva repisa donde se monta la tercera reunión. Subir de frente (IV) hasta un estrechamiento, y poco más arriba, desviarse a la derecha (III+) para alcanzar por bloques sencillos (II) la cima del Gran Azor ( 910 m )(D+).

Vías del Gran Azor
Arista SW (MD)

Ascensión muy bella e interesante que recorre íntegramente la arista (SW). La primera ascensión debe a Atxo Apellaniz, Juanito Oyarzabal y Angel Rosen en 1982.

En la base de la arista, ascender (V), hacia la cima del hombro SW Inicialmente la ascensión se realizaba en artificial siguiendo una línea de clavos (A1), para salir en libre (IV) a la aguda cumbre del hombro, presidida por un arbolito. Descender ligeramente a la horquilla (IV) para hacer reunión en ella. Elevarse por el filo de la arista (IV+) para coger a la derecha una fisura oblicua muy marcada (V) hasta su final, donde se sitúa la segunda reunión. Remontar el muro con tendencia hacia la izquierda (IV) para alcanzar por terreno más sencillo (III+) la pequeña cima del Gran Azor ( 910 m )(MD).

Otros Itinerarios

Cabe citar la arista SE (D), que llega a la cima en tres largos (IV) por terreno más sucio y en ocasiones descompuesto.

Accesos: Egino ( 1h 30 min ).

catalog-iconCatálogos

images-iconImágenes

track-iconTracks

comment-iconComentarios