Ir arriba

Ereñozar (447 m)

remove-icon
Javier Urrutia
Fecha Alta
01/01/2001
Modificado
20/01/2016

Ereñozar, Ereñusarre, es la montaña más característica de las que rodean la margen derecha de la desembocadura de la ría de Gernika o Mundaka ( Urdaibai ). En su puntiaguda cima se encuentra la ermita de San Miguel y, también, enterrado, según se dice, un tesoro.

La ermita de San Migel de Ereñozar fue la parroquía del pueblo de Ereño y su origen podría datar del s.X., hasta que en el año 1660 se comienza a costruir la iglesia actual situada en el barrio de Elexalde. En el interior de la misma, y como es habitual, se representa al arcangel San Miguel aplastando al diablo. Su interior alberga una cueva donde se han encontrado restos que se remontan al paleolítico, evidenciando ya la carga religiosa que ha envuelto tradicionalmente a esta altura modesta pero muy conocida entre las montañas de Bizkaia. Es creencia también que bajo la cima existen sepulturas.

Según la leyenda el demonio que pisa el Arcangel, salió, en una ocasión, en persecución de una joven que perturbo el silencio del templo golpeando en la ventana. Sin embargo, San Miguel, dando tres saltos, de cuyo testimonio dejo huellas en la cima, atrapo al diablo y lo devolvió a su sitio. También es creencia entre las aldeas de los alrrededores que en vida hay que visitar, al menos por tres veces, la ermita, ya que en caso de no hacerlo así, será el alma del difunto el que tendrá que acudir para cumplir con tal cometido. Los muertos que acuden a la ermita durante la noche provocan la agitación del aire en la cumbre... Se trata pues de una cumbre envuelta con una gran aureola de leyendas. Su cumbre, desde algunos puntos de vista, dibuja una pirámide perefecta que se tercia a los viejos cultos sacrales. La cueva de Santimamiñe es el testimonio más antiguo del carácter sagrado de la montaña. Las pinturas rupestres muestran trazos donde se representan cabras, cérvidos, osos, jabalís y toros.

Como la montaña ofrece una destacada panorámica sobre la desembocadura del río Oka ( Urdaibai ), también ha tenido interés estratégico y por ello exitió sobre ella fortificación citada en el s.XIV como Sant Miguel d' Erecho.

Cuevas de Satimamiñe
En las entrañas de Ereñozar ( 448 m ) se hallan unas de las cavidades más famosas de Euskal Herria, las cuevas de Santimaniñe ( 100 m ). Aunque la cavidad fue acondicionada para su visita turística, la degradación acuciante con el paso del tiempo fue el motivo de su cierre definitivo al público general. En la actualidad, sólo se puede contemplar la reproducción digital de la misma, realizada tomando millones y millones de medidas con técnicas láser que ha sido trasladadas a un programa informático que simula una realidad virtual en 3D.

Cuevas de Santimamiñe ( Javi Urrutia )Frente a las cuevas de Santimaniñe se halla la rústica ermita de San Mamés (s.XVI). Estas grutas se consideran uno de los más importantes santuarios de pinturas rupestres de la época Magdaleniense, en el paleolítico superior comprendido entre los 14.000 y 9.000 años a.d.c.

Los animales representados dan una idea de la paleofauna que poblaba estos parajes : Bisontes, osos pardos, ciervos, caballos, cabras, etc. El hallazgo de las pinturas tuvo lugar de forma casual por unos niños en el año 1.916, al penetrar en la cavidad con objeto de tomar algunas de sus formaciones estalactíticas. Al romperlar accedieron al recodo donde se encuentran las pinturas.

El valle de Oma y el bosque Animado
El bosque animado (Oma) (Matilde Sanz)A la derecha de las cuevas un camino se interna en el vallecito de Oma. En el se encuentran algunas construcciones de interés como el molino de Olakoerrota ( Ola-ko-errota = Molino de la ferrería ), y es que el molino se construyó aprovechando la edificación de una antigua ferrería. El molino dejó de funcionar en 1972. Otros molinos son los de Goikoelea y Bolinzulo. Pero lo que más puede llamar la atención del paisaje de Oma es su bosque, denominado Bosque animado. Obra del escultor Vizcaíno Agustín Ibarrola no es que posea especies de extraordinaria rareza ( pinos ), sino que la masa forestal aparece decorada creando un curioso entorno artístico.

Otro punto de visita es el castillo de Arteaga ( de inicios del s.XIX ), desde el que Ereñozar se observe en todo su esplendor. Esta construcción situada junto a Urdaibai, en términos de Gautegiz, es, en realidad, bastante reciente, pues data del año 1.856. Fue levantado por Napoleón III y su esposa María Eugenia de Montijo en agradecimiento al nombramiento de su hijo como vizcaino originario. Sin embargo, mucho antes ya existió castillo en este lugar ( s.XIII ) que fue destruido por Pedro de Castilla.

Rutas a Ereñozar

Desde Santimaniñe ( 100 m ) la ascensión es tan fuerte como rápida y realizable en menos de 25 minutos. Un pequeño sendero cruza un túnel de vegetación antes de desembocar en la cima, junto a la ermita de San Miguel ( 447 m ).

Más relajado es el acceso desde Ereño ( 182 m ) en la vertiente opuesta. Una pista asciende sobre la vertiente Norte y termina muy cerca de la cumbre ( 353 m ). Desde aquí se corona la cumbre sin dificultades.

Desde el barrio de Akorda ( 267 m ), junto a la carretera parte un camino que enseguida penetra en el pinar. Toma direccuón W. y discurre sobre la vertiente Norte del poblado Arizgana ( 414 m ) para situarnos en el collado de Elisu Basoko lepoa ( 298 m ), que separa Ereñozar ( 447 m ) de Aritzegaine ( 414 m ). Seguimos elevándonos por el cordal para salir al camino de Ereño ( 353 m ) y proseguir por él hasta la cima.

Accesos : Satimaniñe ( 45 min ); Ereño ( 1h ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios

  • item-iconParker Charlie
    El 24 de marzo de 2018

     Noticias recientes nos revelan que Dinamarca, por un brote de peste porcina, ha autorizado la caza del jabalí todo el año e incluso por la noche. Medidas similares han sido elaboradas en Alemania y en Polonia. Los daneses, además, quieren construir una valla a lo largo de su frontera con Alemania, porque dicen que las exportaciones de su industria cárnica porcina están en peligro. Son propuestas del  ministerio de medio ambiente del Reino de Dinamarca. Una decisión que parece Hamletiana y revela que el ecologismo ha sido incapaz de prever y de anticipar, antes de que las autoridades pidan el exterminio casi total de estos animales salvajes cuyo mayor fallo y culpa es que se reproducen con intempestiva velocidad. Deben de haber mejores soluciones que debiéramos ya tratar de construir, entre todos, en Europa.

  • item-iconParker Charlie
    El 19 de marzo de 2018

      Recientemente visite por primera vez en mi vida, el bosque pintado de Oma, no tanto porque la idea de un bosque natural pintado artísticamente me entusiasmara ( la naturaleza es de por sí misma un arte, pintar un árbol es un oximoron, pero me gustó la perspectiva geometrica colorada (1), cayendo ya la noche, en el seno del bosque pinar pintado), sino porque el autobús que me llevaba a un recorrido corto por el Ibaizabal desde Amorebieta, no paro en la parada que yo había previsto, era el directo para Guernica. Desde allí y a la hora inglesa del te, solo me daba el tiempo de andar hasta Forua, subir al Axbiribil, seguir por su cordal altivo hasta San Cristóbal y volver a Bilbao en el autobus frecuente y confortable que viene de Bermeo. Como no llevaba yo las pequeñas pero robustas tijeras de podar, que me salvaran, por el cordal ansiado de sus zarzas, opte por Oma.

    Google Maps y el GPS incorporado del móvil  de precio bajo, me guiaron por el camino más corto y a la vez más interesante hasta el bosque animado.

    Al llegar al bonito y minúsculo pueblo de Oma, un indígena salió de su casa justo cuando yo pasaba (2). Anduvimos en la noche un buen rato juntos, hasta el cruce para Cortezubi. Me dijo que los jabalís se reproducían, en las zonas protegidas, al norte de Oma, en intempestiva progresión geométrica y que por hambre o por que algo les gustaba, solían destrozar de noche los campos de cultivo o de pastos y que la única solución era la de instalar cercados más propios de cárceles o de campos de concentracion, que de naturaleza generosa y abierta. Que eran muy ágiles y se colaban por debajo de los cercados.

    Estaba de acuerdo conmigo de que había que buscar algún equilibrio para que el hombre que vive de la Tierra y los animales salvajes pudieran convivir. 

    Cuál sería la solución menos dañina, en este caso, para estos animales ? De como se ve que la defensa de la ecología  y de los derechos de los animales, plantea tambien problemas difíciles de resolver. Mis conocimientos de la fauna son ahora mismo insuficientes para atisbar siquiera algún bosquejo de solución que no sea la de mandar a los frecuentemente sádicos cazadores a matarlos.

     (1) : Colorado tiene aquí la acepción de imbuido de color, me pareció que decir coloreado era decir más feo e innecesariamente largo, (de dos palabras hay que elegir la menor, que pese menos).

     (2) :  La probabilidad de que un indígena aleatorio salga justo al paso del caminante es el fruto de dividir los 4 segundos del intervalo del  tiempo del encuentro casual ? entre el tiempo real de posible paso por ahi, unas diez horas, entre las  diez y las veinte horas P = 4 / 36000 = 1 / 10.000, la misma probabilidad de que salgan las 4 últimas cifras de tu número en la loteria o de que te cobren exactamente 10 €, cuando vas a comprar al supermercado. Sin embargo, si la hora de salida y la duración del recorrido son conocidas y se sabe que un buen caminante no llega nunca con más de 25 % de retraso sobre el horario más rápido, la probabilidad se quedaría en P = 4 / 3600 = uno entre mil.

     

     

  • item-iconMatilde Sanz Rebato
    El 9 de marzo de 2017

    El buzón está en perfecto estado si exceptuamos q no se puede girar para cerrarlo. 

  • item-iconIgor Hernández Peña
    El 21 de mayo de 2016
  • item-iconIgor Hernández Peña
    El 1 de febrero de 2016

  • item-iconMatilde Sanz Rebato
    El 19 de julio de 2014
    La Diputación Foral de Bizkaia ha programado durante el mes de julio y agosto, una serie de visitas guiadas a la cima medieval de Ereñozar. Será imprescindible la reserva previa. Fuente: Bizkaia.net
  • item-iconRobín García Saiz
    El 3 de julio de 2016

    Se puede bajar (y subir) tomando un sendero que sale a medio camino por un prado, a la izquierda de la pista que baja a Ereño desde la cima del Ereñozar; que después, atravesando una vegetación frondosa, llegará hasta la carretera BI-3223 (Mendialdua Auzoa) a sólo unos 200 metros de su cruce con la BI-2238, llegando ya a Arteaga por la parte de su castillo. Un recorrido balizado en alguna de sus partes como recorrido-sendero de Urdaibai, pero sin número identificador alguno; muy bonito.

    Más fácil que la subida o bajada desde/hasta Santimamiñe; para montañeros sin experiencia, en un entorno precioso. Si se hace en la subida, saliendo de Arteaga, una vez tomada la BI-3223, hay que elegir el primer desvío a la derecha  y seguidamente hacia la izquierda.

  • item-iconRobín García Saiz
    El 10 de marzo de 2017

     La belleza de este monte y de otros como el Atxarre o el Atxapunta, en la zona de la ría de Mundaka, se debe mucho más a la casualidad de que son montes de muy bella factura geométrica, casi perfectamente cónica en algunos casos; pero con demasiada pendiente; erizados con tantos roquedos lapiaces, que no pudieron ser aprovechados  para la ganadería ni por la industria maderera. De no haber sido por tal concurso de circunstancias, el fantástico Encinar Cantábrico que los puebla, hubiera sido arrasado; destruido por intereses dinerarios; no quedaría nada de él.