Ir arriba

Gargalón (944 m)

remove-icon
Itziar Lazurtegi Mateos
Fecha Alta
27/08/2011
Modificado
27/08/2011
1
Villanueva de los Montes, haciendo honor a su nombre, se halla rodeada de amplias extensiones de pinares cuya resina constituyó en el pasado una importante fuente de ingresos. En las zonas más altas, los pinos dejan paso a un denso bosque de carrascas, enebros, sabinas y bojes. La dura madera de éstos últimos arbustos se utilizaba antiguamente para la elaboración de cucharas y otros utensilios de cocina, una tradición artesanal que aún se mantiene en la comarca.

Aunque los mapas ofrecen el topónimo Gargalón, los ancianos locales llaman a la cumbre Las Mesillas, apuntando a Gargalón como, posiblemente, la siguiente cota hacia el W. ( 937 m ), sobre Valdenubla.

Desde Villanueva de los Montes

Viniendo de Trespaderne en dirección a Oña, antes de pasar el primer túnel de los tres que preceden el acceso a la villa condal, se toma un desvío a la izquierda (carretera BU-V-5312) que lleva a Villanueva de los Montes. Tras recorrer 5,65 km desde el cruce, aparcamos al inicio de una pista que sale a la izquierda del vial (840 m).

El comienzo es un poco confuso ya que en esta zona se han realizado recientemente trabajos de tala y las máquinas han arrasado una amplia extensión de terreno destruyendo también, según parece, algunas sendas y caminos. Avanzamos 50 m. por la pista (W) y nos desviamos campo a través (NW) por la ladera desbrozada, hasta alcanzar el borde nororiental de un campo de labor abandonado (858 m)(0,07). En este punto encontramos, en el límite del bosque, una cinta de plástico atada a una rama que indica el camino hacia Las Mesillas. Como este tipo de señales desparecen con el tiempo, la referencia a seguir es avanzar hacia el W., entre los árboles, rodeando el campo baldío por el N. La senda es apenas perceptible en este tramo pero es fácil progresar hacia la zona más septentrional del labrantío donde estamos atentos a localizar una marca de pintura roja sobre un pino (870 m)(0,15)(ED50 30T 470655, 4733977). A partir de aquí el sendero es más evidente y está balizado con pintura y algunas cintas que nos ayudan a encumbrarnos al cordal, donde el terreno se vuelve más rocoso (940 m)(0,25). Esquivando arbustos, proseguimos (W) por el borde superior hasta la cima (944 m)(0,30) y, avanzando unos pocos metros más, llegamos hasta una formación rocosa donde destaca un vistoso monolito de piedra.

Accesos: Km 5,650 carretera BU-V-5312 (30 min ).

Catálogos

Imágenes

Comentarios