Ir arriba

Serrezuela, Alto de la (1.381 m)

remove-icon
Jose Ramon Triviño Barasona
Fecha Alta
08/09/2019
Modificado
08/09/2019
1

La Serrezuela de Bedmar es un pequeño macizo montañoso que se encuentra enclavado entre las poblaciones de Jódar, al norte y Bedmar, al sur. En la provincia de Jaén. Está al nordeste de Sierra Mágina, siendo por ello la hermana menor del coloso jiennense que con sus más de 2000m mira de reojo a esta pequeña sierra, olvidada por los montañeros.

A mí siempre me llamó la atención bajando de Sierra Mágina por el Caño del Aguadero hasta Cuadros los tintes rojizos que el atardecer teñía a la Serrezuela dándoles un aspecto agreste e inhóspito. Pero siempre muy llamativo y pictórico.

Partimos del km. 1 de la carretera que sale al norte de Bedmar en dirección a Garcíez y Baeza. Aquí tomamos la “Colada de Fuengrande al Cordel de Jaén a Úbeda” nombre muy largo para un camino, pero tranquilos que sólo lo recorreremos durante unos tres kilómetros amenos, a pesar de atravesar el olivar de Carratraca por camino casi llano, pero las vistas a nuestra derecha de los murallones de la Serrezuela, de aspecto inaccesible y algunos de sus abruptos barrancos que bajan de sus alturas, no nos aburrirán. Seguimos caminando hasta ver a nuestra derecha una mole blanca de caliza en medio de uno de esos barrancos. Es la Punta de Flecha, un camino sale hacia allá. Lo seguimos y nos lleva hasta la mole que da inicio al espectacular Barranco del Perejil.

Absortos nos quedaremos al admirar los impresionantes paredones verticales que jalonan el barranco por el que sube un sendero entre un caos de rocas. Allí encontramos más curiosas formaciones rocosas, como las Crestillas, unas gigantescas láminas de roca paralelas que no pasarán desapercibidas. Las rocas del barranco tienen un colorido variado del rojizo al blanco pasando por otras más oscuras.

Hablando de la flora, encontramos algunas sabinas, higueras y cornicabras que le dan un tinte más otoñal con sus amarrillos luminosos.

El barranco conforme vamos subiendo se va abriendo, la vegetación cambia, ahora domina el enebro y el romero salpicado de algunos escasos pinos. Ganamos altura viendo como la Punta de Flecha y el Barranco del Perejil va quedando muy por debajo de nosotros.

El Barranco gira a derecha y poco después somos nosotros los que damos un brusco giro a izquierda buscando un collado. Aquí nuestro sendero abre perspectiva dando al Barranco de los Pintos y enlazamos con otro camino que procede de Jódar. Continuamos en breve subida hasta dar con una bifurcación, uno continua recto y llano y a la izquierda hay otro que sube decididamente. Adivinen cual vamos a coger…

Efectivamente, subimos por el de la izquierda en fuerte ascensión junto al Barranco de los Pintos hasta llegar a otro collado desde el cual vemos a la izquierda la población de Jódar, y a la derecha un pico al que llaman la Cueva del Oso.

Es el momento plátano o manzana, como quieran. Un descansillo que vendrá bien a nuestras piernas y nuestro corazón. Mientras miramos por donde debemos dirigir nuestros pasos pues no está muy claro.

Bajo la Cueva del Oso se intuye entre unos pastos un leve sendero que traza una diagonal en dirección a un paso entre la muralla rocosa que tenemos enfrente.

Hacia allá vamos, efectivamente, la vista no nos engaña y allí está el tenue sendero que nos abrirá el paso para superar la muralla rocosa sin dificultad. Una vez arriba vislumbramos toda la cuerda que nos llevará hasta nuestro primer objetivo: La Cueva del Aire, cumbre de 1317m. Una cuerda larga y sin dificultar que nos llevará a su cima por zona de matorral de montaña y pedregales. Conforme vamos subiendo miramos atrás y vemos como la Cueva del Oso se va quedando cada vez más lejos.

Los últimos metros se empinan un poco y aparecen algunas grandes rocas que tendremos que sortear y trepar hasta llegar al vértice. Momento foto y para reponer fuerzas. Al norte podemos ver todo el macizo de Mágina de izquierda a derecha la Peña Grajera (a la cual dentro de poco nos llevará Tolo), Miramundos, Mágina, Peña Jaén. En un plano anterior hacia la derecha, Cárceles y el redondeado Ponce, más a la derecha con sus antenas el Almadén. Estos son los dosmiles. Más a la derecha están los “pequeños” Monteagudo, Carluco y sobre todo la mole del Aznaitín y a sus pies el pueblo de Albanchez de Mágina. En las demás direcciones domina el olivar jiennense y algunas poblaciones como Jimena, Baeza y Úbeda. También podemos ver al este la Sierra de Cazorla.

Bueno, ya es hora de bajar. Para ello hay que buscar la forma de ello, pues no está muy claro. Hay que llegar a una pequeña plataforma verde que vemos un poco más abajo. Una vez allí encontramos un sendero que fácilmente nos llevará al collado que separa este pico del siguiente objetivo, el Alto de la Serrezuela. En el collado vemos una casa con la esperanza de encontrar allí cerveza y café en un hipotético refugio, pues eso pareciera, pero esas cosas se dan en latitudes mucho más norteñas. Nuestro gozo en un pozo, la casa está totalmente en ruinas. Breve descanso para acometer la segunda subida del día.

Del collado parte una pista que sube pero al poco rato se corta y se convierte en sendero, se dirige a un grupo de encinas con una gran piedra en medio, hay que pasar bajo ellas para tomar el sendero correcto. Si tomamos a la izquierda nos llevará junto a la valla por sitios expuestos no recomendables. Los sabemos por experiencia…

Seguimos el sendero que sube acercándose a los grandes paredones que rodean la cumbre del Alto de la Serrezuela. Cuando ya estamos bajo ellos lo vemos muy negro, no parece haber ningún paso, pero tras pasar unos escalones de roca, giramos a derecha y… allí está: La Trocha del Pastor, el único paso factible que con una pequeña trepada nos subirá al piso superior. Desde aquí ya todo es fácil hasta la cumbre. Praditos verdes, matorral y pedregales en suave ascenso… aunque luego veremos que no tan suave… pero de un modo u otro fácil.

Arriba el Alto de la Serrezuela, 1375m. Más alto que el anterior. Las vistas muy similares, pero un verde pradito nos invita a realizar allí el almuerzo y si se tercia una siestecilla.

Pero el sol está cayendo ya y no debemos demorarnos mucho. Lo que queda es todo bajada. Nada menos que 750 metros en poco trecho. Descendemos por el mismo camino hasta el collado de la casa en ruinas. Desde aquí parte al sur la pista que sube de Jódar, pero al poco la pista se corta, hay que tomar un sendero a izquierda donde vemos un poste del GR7, aquel que viene de Estambul y acaba en Gibraltar. Lo seguimos. También encontramos postes verdes que indican que vamos sobra la vereda del Portillo.

Descendemos pues decididamente, el sendero al estar en cara sur está más seco y la tierrecilla suelta que tiene nos hace ir con alguna precaución si no queremos dar con nuestras posaderas en el suelo. No obstantes es fácil y carente de dificultad. Transitamos por el popularmente conocido Barranco de los Coches y nuestra mayor atención la tomará la espectacular Grieta del Capitán. En la pared izquierda una gigantesca laja se ha separado provocando una altísima grieta, la cual visitamos para salir por el otro lado, pero vimos que la salida era muy estrecha o nosotros muy gordos… de todas formas vale la pena adentrarse en la grieta y admirar su tamaño.

Continuamos bajando hasta los prados verdes que vemos al fondo, una vez allí giramos a derecha, una senda entra zonas de cultivos nos llevará a Bedmar. Atravesamos el pueblo, pasamos bajo las ruinas de su gran castillo hasta llegar al punto de inicio

Catálogos

Imágenes

Tracks

2012-11-24 577088 split calendar-icon08/09/2019
distance-icon14,634 Km duration-icon07:10 elevation-gain-icon989 m elevation-loss-icon991 m calendar-icon24/11/2012
user-imageJose Ramon Triviño Barasona 10,77 Kb.

Comentarios

  • item-iconJose Ramon Triviño Barasona
    El 7 de setiembre de 2019

    Hola!  Esta cumbre se llama Alto de la Serrezuela, La Cueva del Agua está un poco más al norte, separadas por un collado.