Ir arriba

Mola de Colldejou (921 m)

remove-icon
Benito Manzanares Pelaz
remove-icon
Hector Ugalde Rojo
arrow-iconFecha Alta
24/01/2009
arrow-iconModificado
17/02/2016


El portal de turismo del Priorat lo borda cuando dice ...

"Más que montañas, la sierra de Llaberia y la Mola de Colldejou son fortalezas, castillos enfajados por riscos verticales, paredes de roca caliza que la luz del atardecer pinta de color de miel."

Desde Colldejou

Comenzaremos a caminar en Colldejou (479 m), desde la plaza de la iglesia, cuesta arriba hasta salir del pueblo. Allí encontraremos las marcas rojas y blancas del GR-7.3, que será nuestra compañía durante toda la jornada.

Después de un buen rato de ascenso (0,40), llegamos al Coll del Guix (626 m), cruce de caminos y lugar donde abandonamos la pista para, como marca el poste indicador, coger el pequeño sendero que nace a nuestra derecha. El suelo se vuelve virado y pedregoso, estamos pasando por el Portell de les Processons. Pronto dejamos atrás los últimos árboles y nos dirigimos hacia la cima, pasando junto a construciones de piedra seca y balsas para abrevar el ganado.

La cima es una gran extensión llana, donde los restos de un castillo (921m) nos marcan el punto más alto (2,10). Para el descenso, recorreremos el altiplano cimero hasta acercarnos al precipicio y, mientras disfrutamos del vacío, buscaremos la falla en la pared que nos permitirá, de una forma relativamente cómoda, comenzar la bajada. A los pocos centenares de metros encontraremos a nuestra derecha unas marcas de pintura azul que nos llevarían a una cueva. Si nos apetece, la visita es interesante. La cueva, tras unos pocos metros de oscuridad, se abre en una boca en medio de la pared, regalándonos una vista, casi aérea, del pueblo de Colldejou (479 m).

Tras bajar un par de resaltes rocosos, llegamos a un poste indicador (3,30); allí, siguiendo las indicaciones, giraremos a la derecha siguiendo un desdibujado sendero en dirección al pueblo para, de una forma más suave, atravesando campos de cultivo, llegar de nuevo a nuestro vehículo y dar por terminada la excursión (4,00).

Desde la caseta del Sord

Nos dirigimos a la población de la Torre de Fontaubella y desde allí hasta el km 52,200, aproximadamente, de la carretera T-433. En este punto hay dos posibilidades. La primera es seguir por la pista hormigonada señalada con un cartel que informa de que entramos en el Espacio Natural Protegido de la Sierra de Llaberia. Esta pista posee unos 800 metros perfectamente pavimentados y conduce al punto propuesto para iniciar la caminata, la caseta del Sord (466 m). La otra posibilidad consiste en dejar el coche aparcado en este punto kilométrico, ya que unos metros más adelante sale el sendero señalizado que lleva a la Mola de Colldejou.

Ya que el recorrido se encuentra perfectamente marcado y señalizado en casi su totalidad, no es preciso dar demasiadas indicaciones, pero sí algunos comentarios.

Los primeros 650 metros, aproximadamente, se hacen por pista en estado precario sin señalización, hasta enlazar con el sendero que sube de la Torre de Fontaubella. Este sendero nos lleva, con buena señalización de pintura amarilla, hasta la pedrera de aproximación a la base de la canal del Mig. La pedrera..., no hay problema: por la banda izquierda y hacia arriba.

La canal del Mig no debe suponer ningún problema a una persona mínimamente acostumbrada a caminar por terreno abrupto. Las manos se usan más por comodidad que por seguridad. Una vez se sale de la canal, el sendero a seguir es muy evidente y conduce a la cumbre de la Mola de Colldejou (921 m)(1,15).

Accesos: Colldejou (2h 10 min); Caseta del Sord (1h 15 min)

catalog-iconCatálogos

images-icon Imágenes

comment-iconComentarios

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    El 4 de mayo de 2009
    Montaña atractiva y visible desde todo Tarragona. Tiene mil caminos para ascender, todos de gran belleza, más y menos complicados. Nosotr@s hicimos la siguiente circular: Colldejou-Col Guix-Mola Colldejou-Portell de la Cova-bajada al puerto del Col Roig- GR a Colldejou. Preciosa montaña, presidida por los restos de una enigmática torre, cuyo origen unos atribuyen a los árabes y otros a los carlistas. En la bajada por el Portell de la Cova, acercaros a la cova, una cuevita que se puede atravesar en su totalidad, llevando linterna, claro está, para después de unos 15 minutos asomarse a un paredón vertical que se asoma a Colldejou. La cueva se atraviesa fácillmente, solo en el tramo final se estrecha de tal manera que tendremos que agacharnos un poco y hacer alguna peripecia de contorsionista, pero sin dificultades de espeleología. También suben viejas sendas a la Mola desde Torre de Fontaubella, por algunas canales algo verticales que no parecen tener más dificultad que la que puedan sufrir las personas que sufran vértigo. En ningún caso hay que escalar ni asegurarse, solo caminar y trepar un poco.