Ir arriba

Track section

Vadiello-Dolmen del Palomar-Tozal de Salillas-Ermita de Sescún-Los Pepes-Vadiello
Roberto Gil Alonso
Fecha de realización
9 de octubre de 2013
Fecha de subida
8 de abril de 2018
Duración
09:52
Tiempo Detenido
No definido
Visto
15770 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Vadiello-Dolmen del Palomar-Tozal de Salillas-Ermita de Sescún-Los Pepes-Vadiello

Recorrido de la senda que comunica Vadiello con Nocito, actualmente balizada y acondicionada en algunos tramos. En el primer vadeo del río hay que descalzarse, el segundo si no va crecido se puede pasar sin problemas.

Abandoné la senda por otra que se dirige al Mesón de Sescún pasando por el dolmen del Palomar, ésta es en realidad la antigua cabañera.

El ascenso al Tozal de Salillas se hace por una senda difusa que en la parte alta termina por desaparecer. Tiene varias cumbres de similar altitud.

Recorrido de ida y vuelta hasta la perdida ermita de Sescún en un lugar realmente apartado. La senda está limpia y desbrozada.

Del Mesón de Sescún parte una pista que va hacia el Cuello Bail, pero yo me desvié antes por otra que baja hacia La Matosa. Sin llegar a La Matosa tomé una senda limpia que sube hacia Los Pepes o Mallos de Aliana. El más alto se puede subir sin dificultad. Una vez pasado un estrecho paso entre rocas se toma el lomo rocoso hacia la izquerda y listo.

La continuación hacia los Mallos de Ligüerri por la cresta es problemática. Al comienzo se baja por una faja herbosa que bordea los Mallos de Aliana y que va dejando a su izquierda un precipicio cada vez mayor. Este tramo es fácil, pero ojo con resbalar. Luego se recorre un tramo de cresta horizontal hasta dar con un primer resalte. Por la izquierda continua una faja y un senderillo. En seguida aparece un paso aparentemente practicable para superar el resalte, pero lo mejor es seguir por la faja.

Hay que meterse en la espesura pegados a la roca hasta que llegamos a una zona más clareada. Aquí hay que trepar por una especie de fisura oblicua con algún boj que nos puede servir hasta alcanzar una repisa. De repente topamos con las primeras clavijas (tres), que nos ayudan a superar un tramo vertical hasta una leve repisa y otra más un poco a la izquierda que nos saca al lomo superior.

Ahora recorremos otro tramo de cresta llano hasta el segundo resalte y ahí aparecen otras dos clavijas más. Están un poco altas y nos obligará a trepar los primeros metros fáciles. Una vez superado este paso ya lo que queda es sencillo hasta los Mallos de Lazas.
La bajada desde los Mallos de Lazas se hace por una senda que es la vía normal del Borón. Esta senda desciende por una boscosa canal con algunos saltos, uno de ellos equipado con una cuerda (II) y que nos llevará sin perdida hasta el parking de Vadiello.

Las clavijas solo son visibles cuando estás casi encima de ellas, por lo que esta ruta no resulta aconsejable hacerla al revés. Desde arriba es más complicado verlas (y descenderlas), y el terreno es muy delicado y expuesto.

Comentarios