Ir arriba

Track section

Sierra de Andia: Ibarrola, Monosarios y montes de la Trinidad 
César Urien Bedia
Fecha de realización
14 de setiembre de 2019
Fecha de subida
18 de setiembre de 2019
Duración
03:48
Tiempo Detenido
No definido
Visto
8762 veces
Nivel de Ruido

Imágenes

Sierra de Andia: Ibarrola, Monosarios y montes de la Trinidad 

Ruta circular: Lizarraga-Ibarrola-Monosarios-Oskandia-Malkaxko-Sosa.

Sencilla ruta pasando por algunos de los rincones menos visitados de la Sierra de Andia. El punto de inicio se encuentra a poco más de 2 km del túnel de Lizarraga dirección Estella (Km 24) a unos 900 m de altitud y la máxima cota que se supera está en la cumbre de Malkaxko con 1238 m. Su atractivo entorno, sus moderados desniveles así como la ausencia de dificultades técnicas hacen que estos parajes sean ideales para disfrute de los menos montañeros o como lugares de iniciación al senderismo de montaña.

Aconsejo visitar esta sierra con la metereología favorable. La presencia de niebla, sobre todo, puede dificultar mucho la orientación y no permite gozar de los preciosos y vastos paisajes que se ven a lo largo de la ruta. Aún y todo, a no ser que se conozca bien la zona de antemano, un GPS cargado con un "track" de la ruta resultará ser el mejor aliado durante este atractivo recorrido. En el paso por las cumbres de Ibarrola y Monosarios y en la bajada hasta la pista de Zaborrate, por ejemplo, el hayedo es más denso. No hay una senda única y las que hay o no son muy patentes o se entrecruzan de manera que buena parte de este trayecto se realiza cómodamente fuera de caminos. Tampoco hay marcas u otro tipo de indicaciones. Otro tanto de lo mismo en la travesía desde Malkaxko hacia la vaguada (waipoint) que desemboca en la senda de bajada a Sosa.

Además de la flora y fauna típicas de montaña, en los meses de bonanza los rebaños de ganado pastan apaciblemente la fina hierba de sus rasos. La tradición pastoril es antiquísima como lo atestiguan la multitud de monumentos megalíticos diseminados por toda la sierra. En esta ruta se pasa cerca de algunos pero no les prestamos especial atención ya que la mayoría de ellos esta muy deteriorados y pasan casi desapercibidos, camuflados en el terreno de roca y pastos típico de los rasos de Andía.

Cualquier época del año es buena para recorrer la Sierra de Andia pero en invierno el clima resulta bastante severo, frío y ventoso acentuándose el aislamiento con las grandes nevadas.

Comentarios