Gora

Borón, El (1.326 m)

remove-icon
Itziar Lazurtegi Mateos
Sarrera data
2014/01/23
Aldatze data
2018/07/13
9

Cumbre del sector occidental de la Sierra de Guara que se alza 600 m sobre la margen derecha del río Guatizalema, represado en el magnífico entorno de Vadiello.

Aunque no se encuentra entre las mayores alturas de la sierra, este pico es uno de los más característicos de Guara y su ascensión conjuga muchos alicientes que nos harán disfrutar de una bonita jornada de montaña y de unas vistas excepcionales, siempre que el tiempo acompañe. El recorrido atraviesa una empinada canal entre los imponentes Mallos de Ligüerri que puede volverse resbaladiza en caso de lluvia, por lo que se desaconseja su ascenso en condiciones climatológicas adversas.

Desde el parking de la Presa de Vadiello

En Loporzano, seguimos la carretera local HU-330 en dirección a Castilsabás y continuamos hacia el embalse de Vadiello. Tras cruzar una serie de túneles, el vial salva el Barranco de Vadiello trazando una pronunciada curva de herradura. Unos 600 m después de este punto, se atraviesa un nuevo túnel y se llega a un parking desde el que vemos, a la derecha, el dique del embalse. En el lado opuesto de la calzada, junto a una casa de mantenimiento de la presa, también hay espacio para aparcar (740 m).
La obra hidráulica se realizó en 1.971 para almacenar las aguas del río Guatizalema que abastecen a la ciudad de Huesca y suministran riego a varios términos municipales. Según relata un panel informativo, en el fondo anegado del pantano se oculta la Cueva de la Mora, que no es otra que "Morgana", la reina de las leyendas célticas que en noches de luna llena emerge, entre resplandores, de sus aguas?

El sendero arranca por delante de edificio de mantenimiento (indicador) y asciende con dureza en los metros iniciales alternando zonas de tierra con suelo rocoso. Algo más arriba se alcanza un rellano donde el camino se suaviza (832 m)(0,15), perdiendo después un poco de altura para salvar un barranquillo tras el que vuelve a remontar con decisión. Nos vamos acercando al los Mallos de Ligüerri, unos formidables torreones pétreos que desde posiciones inferiores parecen totalmente inexpugnables. A la izquierda de los más elevados se aprecia una canal cubierta de vegetación por la que tendremos que pasar para acceder a la plataforma superior de estas moles de conglomerado caprichosamente moldeadas por la erosión.

La senda nos lleva al tramo inferior de la canal por la que se progresa en sencillas trepadas hasta alcanzar un hombro (938 m)(0,35) donde podemos desviarnos unos metros a la derecha para contemplar de cerca la formación denominada El Puro. De vuelta al camino, entramos en la canal propiamente dicha y continuamos trepando entre bloques de conglomerado rodeados de una densa masa boscosa. Los pasos con fáciles de remontar y únicamente en un punto tendremos que emplearnos un poco más a fondo. Se trata de un escalón algo más alto y vertical (II) pero dotado de buenos agarres por lo que tampoco debe plantear mayores dificultades a montañeros habituados a desenvolverse en terrenos agrestes. En el momento de realizar este recorrido había una cuerda fija instalada en este lugar que presentaba algunos signos de desgaste por lo que se recomienda no utilizarla o comprobar previamente su estado para evitar cualquier susto.

Superado el entretenido tránsito por la canaleta, se sale a terreno abierto y se llega al collado de San Jorge (1.102 m)(1,00), situado al W. del Mallo homónimo. Continuamos (NW) un trecho por una senda que se introduce en un bosquete y desemboca finalmente en las despejadas y redondeadas crestas de los Mallos de Lazas, donde podemos pararnos a observar el camino que nos queda por hacer y la diferente perspectiva que muestran ahora los pináculos que acabamos de dejar atrás.
Los Mallos de Lazas, junto con el Pico El Borón, forman una especie de anfiteatro sobre el Barranco del Diablo y el embalse de Vadiello. El conglomerado pardo de los primeros contrasta con el tono blanquecino de la caliza del Borón (1.326 m), produciéndose el cambio de tipo de roca en el Cuello Ligüerri (1.137 m), lugar al que debemos encaminar nuestros pasos.

Siguiendo el cordal de Lazas ganamos una primera cota de 1.227 m y una segunda de 1.221 m. En el collado (1.212 m) que se forma entre ésta y una tercera cota de 1.241 m podemos iniciar un flanqueo en descenso (E. y después NE, hitos) hacia un paso clave (1.170 m) que permite acceder al Cuello Ligüerri (1.137 m). Si no encontramos los hitos puede ser difícil orientarse por lo que a la ida es más práctico subir también a la tercera cota de 1.241 m y progresar (NE) hasta que un corte en la cresta nos impida el paso. Descendemos entonces junto al borde de la arista, atentos a encontrar el paso clave (1.170 m)(1,40) (Cairn y marca de pintura azul) donde debemos girar bruscamente a la izquierda en busca del sendero que conduce al Cuello Ligüerri o Collado del Borón (1.137 m)(1,55). Una vez situados en este punto acometemos el último tramo de ascenso (hitos) por la incómoda ladera suroriental del pico (1.326 m)(2,25). Las magníficas panorámicas sobre Guara, la Hoya de Huesca y buena parte del Pirineo Central nos recompensarán con creces del esfuerzo.

Accesos: Vadiello (2h 25 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak

  • item-iconRafael Bartolomé
    2019.eko otsailak 28a

    Gracias Roberto. Mientras esté la cuerda fija en buen estado pues tirando de brazos ya se sube, rebajando  el grado de tener que hacerlo escalando, pero como se estropee o deshilache pues será necesario recurrir a tus rutas, hasta que la repusieran. Es importante que estén por si acaso.

  • item-iconRoberto Gil Alonso
    2019.eko otsailak 28a

    Veo que la cosa ha ido a peor. Yo puedo apuntar dos formas de subir al Borón sin realizar ese paso. Dado el estado actual seguro que son más sencillas técnicamente, aunque también más salvajes y probablemente sucias.

    La primera es acceder directamente al Cuello de Ligüerri desde el Barranco del Diablo. Este es el primer barranco que se cruza cuando sales de Vadiello en dirección a Nocito. Se trata se superar gradas y pequeños resaltes, nada serio, aunque con mucha piedra suelta. El peligro fundamental aquí es el embarque pues apenas hay señalización, por eso lo mejor es hacerla de subida, nunca de bajada. Este acceso viene descrito en una guía de Guara de Juanjo Alonso, la plantea de bajada, en circuito. Yo le hice caso y las pasé canutas buscando los pasos en descenso. Es el track que tengo colgado y en el cual pulí las idas y venidas buscando los dichosos pasos.

    La segunda opción es menos directa. Se trata de subir desde la ermita de San Chinés. Es una ladera muy inclinada y bastante regular, con el típico canto rodado suelto de los conglomerados. De esta manera se accede a la cresta entre los Mallos de Aliana también conocidos como Los Pepes y los Mallos de Lazas. A esta cresta se puede acceder también desde la pista que sube al Cuello Baíl, en las laderas del Matapaños y que parte un poco antes de Vadiello. En la pimera revuelta antes del Cuello Baíl sale una senda a la derecha que lleva al Corral de la Matosa y permite enlazar con la senda de Nocito. Esta senda nos deja al pie de los Mallos de Aliana. Como decía, una vez en la cresta hemos de localizar las clavijas que permiten superar los dos resaltes verticales que encontraremos, saliendo directamente a la cumbre de los Mallos de Lazas.

  • item-iconRafael Bartolomé
    2019.eko otsailak 23a

    El paso clave de la canal cada vez está más liso por la erosión probablemente por arrastres tras lluvias, y quizás también algo por el paso de personas, siendo actualmente al menos de II+ (lo que indicaba también así el libro de Montes de Huesca de A. Martínez Embid y E. Viñuales Cobos de 2106), incluso de III- ya en 2019 en mi opinión. Es apreciable incluso el cambio en las fotografías si comparais las mías con las de Itziar u otras que hay en internet (p.ej el blog de Pirineo de Luis). Esa dificultad, con menos agarres, hace que el uso de la cuerda fija sea casi imprescindible. Hoy estaba bastante bien conservada, pero habrá que vigilar como decía Itziar el estado de la cuerda por si en unos años se deteriora.

    Hoy mismo aún siendo un sábado de febrero, aunque soleado, estábamos 14 personas subiendo al Borón, lo que indica que es una montaña cada vez más conocida. Probablemente en el futuro haya que tomar alguna decisión, quizás poner unas clavijas en el muro, si empieza a haber algún accidente, pero también se desvirtuaría el grado de la ruta, aunque nada que no se haya hecho en muchas de las peñas de la zona, sin ir más lejos el cercano Mallo de San Jorge que comparte ruta con el Borón... yo no tengo la mejor solución, solo advierto de la dificultad actual.

    trepada