Gora

Pui Pla (2.829 m)

remove-icon
Josep Pérez Tomás
Sarrera data
2014/01/26
Aldatze data
2014/01/26
1
El inicio de la ascensión no es otro que desde el refugio del Gerdar o la curva del Callau (1.515 m) en el magnífico abetal del Gerdar, donde existe un pequeño parking y un panel informativo. La amplia senda nace desde el mismo aparcamiento (curva de Callau), la cual ya sube sin piedad desde el primer metro, internándose entre el maravilloso bosque de abetos y el rumor del caudaloso río de Cabanes. El sol le cuesta penetrar entre la espesura de los grandes abetos, más arriba salimos a un prado alpino donde la alta y verde hierba más las flores de los rododendros ponen la nota de color a tan ardua ascensión.

Tras dejar atrás un corto tramo de bloques avanzamos casi llaneando entre una frondosa vegetación tipo verdugal, al encuentro de la palanca de troncos que nos depositara en la otra vertiente del río (1,800 m)(0,35). Ahora nuevamente nos elevamos por la dura senda, entre tramos de bosque de ribera y ejemplares de pino negro, donde poco a poco ellos y el granito van dominando el entorno asolador que nos espera. Pasamos cercanos de una helada y caudalosa fuente, luego, en otro corto pero empinado tramo entre pinos damos vista del primer estany, el cual cruzamos su salida de aguas, lo bordeamos, y seguidamente damos vista del gran estany, Negre de Cabanes (2.175m)(1,05). Hasta aquí sin problemas, la bien definida senda nos ha transportado hasta este espectacular entorno, a partir de ahora esto ya es otra historia.

Después de contemplar unos momentos el bello entorno, nos dirigimos a la salida de aguas del estany, así iniciamos la andadura ya entre inmensos bloques, los cuales ya serán nuestro inseparable compañero en toda la actividad. Bordeamos el estany por su derecha, hasta casi su final, donde el barranco de Cabanes nos abre tímidamente la puerta, como no deseando ser perturbado, es su modo de decirnos que nos internamos en sus caóticos dominios. A partir de aquí ya no hay contemplación alguna, es un sinfín de sube baja entre grandiosos bloques más un entorno salvaje y de soledad absoluta. Algún esporádico hito podremos visualizar, si más no su progresión es por la derecha del torrente.

Más arriba un pequeño estany visualizamos, el cual recibe agua por su izquierda del Estany Bou y por su derecha de una estanyola, progresamos hacia esa salida de aguas del otro estany (nuestra izquierda), este más pequeño aún. Enfrente al W. asoma la altiva figura de Montsaliente, reflejándose en las aguas de este estany. Así pues, bordeamos por su izquierda este pequeño estany, entre vegetación de alta montaña (Nerets, Rododendros) por un lomo. Veremos una elevación (S), la cual separa en dos el barranco, el de la izquierda es el mayor, nosotros nos dirigimos al de la derecha, el cual es más estrecho y, como no plagado de bloques, estamos transitando por el circo Clot de Cabanes.

Arriba la espectacular cresta de la Serra de les Agudes cerrando este circo por el S., al SW ya divisamos el poco altivo Pui Pla ( 2.829 m ), visto desde esta posición. Toda esta inmensa “pared” granítica es Coma Negra, donde los neveros y más este año son casi perpetuos. Vamos soslayando los escarpes rocosos que descienden del Montsaliente, buscando los tramos más herbados y mejorar la progresión. Allá arriba ya divisamos un collado (Collado de Montsaliente) con una dura rampa entre fino cascajo y el herbaje. Decir que, si no queremos crestear hasta el Pui Pla, es dirigirse más al S., traspasando la caótica cubeta, para ascender por otra estrecha canal y durísima rampa, la cual no divisamos, donde una vez superado nos da paso a la amplia cara E. de Pui Pla ( 2.829 m ), permitiéndonos así progresar sin necesidad de usar las manos.

No hace falta comentar que no encontraremos ni hitos ni nada que se le asemeje, tendrá que prevalecer nuestro saber montañero e intuición. Estamos al pie de la rampa que precede al Coll de Montsaliente, nos elevamos en forma de “Z” para mimbar la dura pendiente, donde al poco pero con las pulsaciones aceleradas alcanzamos (2.775 m)(2,45). La cresta es formada, como no, de grandes bloques, con la ayuda de las manos, unas veces a la izquierda y muy pocas a la derecha nos elevamos hacia una cota sin nombre, la cual precede a Pui Pla.

Esta cota supera por poco los 2800 m. (2809 m.) no constando hito alguno en su cumbre. Seguidamente hay que descender a la depresión (2.761 m), más bien por debajo del cresterío, sorteando o descendiendo bloques así la alcanzamos. Ahora otro buen tramo de bloques, los cuales también tendremos que ayudarnos de las manos para elevarnos, pero no es la cima, si no la antecima (2.802 m). Toca descender otra corta depresión (2.783 m.) y ahora sí, ya es remontar los metros finales por un terreno más amplio, el cual nos deposita en la cumbre, Pui Pla (2. 829m)(3,15).

Accesos: Refugio del Gerdar ( 3h 15 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak