Gora

Arraso, Pui (1.167 m)

remove-icon
Itziar Lazurtegi Mateos
Sarrera data
2014/02/14
Aldatze data
2016/09/16
8

En los conglomerados de tránsito entre las Sierras Exteriores prepirenaicas y la depresión del Ebro, por efecto de la erosión y la meteorización de las rocas, se han ido configurado algunos macizos de espectacular relieve en los que se manifiesta un característico modelado con forma de pináculos o torreones de gran altura y perfil redondeado que en Aragón reciben el nombre de Mallos.

Probablemente los más conocidos sean los impactantes Mallos de Riglos aunque hay otros magníficos ejemplos de estos gigantes de piedra, como los vecinos de Agüero y Murillo (Peña Rueba) o los de Ligüerri en la no muy lejana Sierra de Guara.
Paraíso para los escaladores y más recientemente para los practicantes de algunos deportes extremos como el salto base, los Mallos también pueden ser disfrutados por senderistas o montañeros "de a pie", recorriendo los senderos que bordean estas asombrosas formaciones y ascendiendo de paso a las cotas más altas del macizo, San Cristóbal (1.173 m), Pui Arraso (1.167 m) o la Punta Brasallos (1.167 m). Las cambiantes perspectivas de estas moles de conglomerado y las llamativas tonalidades de la roca, variables según la luz del día, no nos dejarán indiferentes.

Según cuenta una leyenda, una bruja hilandera (La Giganta) vive escondida en Escalete tras los Mallos de Riglos, que defienden la entrada a sus dominios. Unos dicen que cuando hila apoya un pie en Peña Rueba y otro en Riglos para inclinarse sobre el Gállego a remojar el lino y el cáñamo. Otros afirman que acostumbra a hacer su labor sentada en lo alto del Pisón con una enorme rueca bajo el brazo… Precisamente en este Mallo puede verse una aguja llamada El Puro que antiguamente era conocida como “O Fuso” (el huso), por el parecido con este utensilio que se emplea para hilar la hebra.

Desde Riglos

A la entrada de la población, en el parking sitiado frente al refugio de Riglos (630 m) encontramos un panel informativo sobre el sendero circular a los Mallos o Camino del Cielo, que nos va a servir de aproximación. Pasado el aparcamiento, giramos a la derecha por una empinada calle y algo más arriba volvemos a torcer a la derecha siguiendo los indicadores. Compartiendo el primer tramo de ruta con el GR-1 y el Camino Natural Hoya de Huesca, salimos del núcleo y avanzamos (SE) hasta un cruce en el que tomamos la senda de la izquierda (baliza)(700 m)(0,10), abandonando aquí los itinerarios de gran recorrido. Nuestro sendero, balizado en azul, bordea el Mallo Colorado por el E. y remonta hasta el collado sobre el que se ubica el Refugio Roseta (1.019 m)(1,05).

En este punto dejamos el Camino del Cielo con objeto de dirigirnos hacia la cumbre, aunque antes de proseguir podemos acercarnos al Mirador del Bentuso, una magnífica atalaya natural en el centro del anfiteatro que forman los Mallos Pisón, Bentuso y Firé. Tras habernos deleitado con las extraordinarias vistas sobre la vega del Gállego, subimos al refugio y continuamos (E) hacia la visible Collada Espinabla, donde confluyen varias pistas. Un cartel recuerda el incendio forestal que sufrió esta zona en agosto de 2.001 (1.111 m)(1,20).

El tramo final hacia la cima de Pui Arraso se realiza caminando directamente por la ladera suroriental de la montaña, fuera de sendero, o bien continuando por la pista de la izquierda hacia la cabecera del Barranco Oscuro. Pasado este punto, localizamos la entrada a un camino (cadena) que asciende por el cordal oriental hasta un cercado. Poco antes de alcanzar la malla metálica, giramos a la izquierda y enfilamos hacia la cercana cumbre (1.167 m)(1,35).

De vuelta al collado del refugio Roseta, podemos completar el sendero de los Mallos para volver al punto de partida, ruta que también podría hacerse en sentido contrario al descrito, puesto que es circular.

Otra posibilidad, desde el entronque del camino de la cadena con la pista, es continuar bordeando Pui Arraso por el N. hasta un cruce donde se plantean dos opciones (indicadores)(1.009 m). Por la izquierda, se regresa a Riglos por El Forniello y los Mallos mientras que, de frente, un interesante recorrido aunque bastante más largo, desciende hacia la Foz de Escalete y continúa después hacia el Embalse de la Peña, realizándose el retorno a Riglos por un bonito sendero sobre el río Gállego que sigue de cerca el trazado del ferrocarril de Huesca (El popular canfranero). Las dos alternativas están balizadas.

Accesos: Riglos ( 1h 35 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak