Gora

L´ Avedoga D´ Adons (1.825 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Sarrera data
2014/04/22
Aldatze data
2014/04/22
3
Las suaves pendientes de la cara norte de la Serra de Sant Gervàs, cubiertas mayoritariamente de bojedales, nada tienen que ver con las verticales y escarpadas paredes que caen hacia la vertiente meridional.
Esta altiva sierra protege de los vientos norteños a La Terreta, una pequeña porción de tierra la cual, si bien pertenece administrativamente al municipio de Tremp (el más extenso de Catalunya) mira geográficamente hacia tierras de Huesca.
La Terreta está formada por pequeñas aldeas que se resisten a la despoblación. Felizmente existe incluso una escuela unitaria en Espluga de Serra.

Las comunicaciones de La Terreta con otros pueblos y valles precisaban de audaces caminos para superar la imponente Serra de Sant Gervàs. Una de estas rutas, o al menos parte de ella, es la que recorreremos para acceder a la parte superior de la montaña, atravesando literalmente la pared por un peculiar y “secreto” paso conocido como Pas del Portús, un pasillo estrecho de una treintena de metros de longitud que no se descubre hasta que se llega a su mismísima entrada.

Desde Torre de Tamúrcia

Comenzamos la andadura en la Torre de Tamúrcia, pequeña localidad en la que residen de continuo solamente algunas personas dedicadas a la ganadería. Antes de echar a andar puede ser interesante visitar el “Casal dels Voltors”, un simpático edificio donde podremos conocer las diversas rapaces que sobrevuelan con mayor o menor frecuencia la zona, entre ellas el quebrantahuesos, el buitre negro o el águila real, e incluso, dependiendo del día, divisarlas devorando los restos procedentes del matadero de Tremp.

Puestos en faena, comenzamos caminando por la carretera que se dirige a Espluga de Serra, durante unos cuatrocientos metros, hasta encontrar una pista descendente a la izquierda y una señal metálica que indica la dirección a seguir. En efecto, la ruta al Portús se encuentra actualmente balizada con marcas de pintura amarilla, amén de los numerosos hitos de piedras sobrepuestas que encontraremos al paso. Podemos divisar desde aquí la ermita de Sant Gervàs, por la que pasaremos más tarde, construida en el siglo XVII bajo el murallón de la sierra.

Tomamos pues la pista descendente, ya que debemos perder unos cien metros de desnivel (que a la vuelta serán más duros de remontar, lógicamente) hasta llegar al fondo del Barranc de Miralles. Encontraremos en el barranco, tras cruzar el arroyo, un area de esparcimiento con fuente y mesas. La pista comienza entonces a ascender, pasando junto a numerosos comederos para el ganado vacuno. Afortunadamente, tendremos la oportunidad de abandonar la pesada pista en una cerrada curva a la izquierda, donde un cartel metálico nos invita a tomar un atajo. Enlazamos en breve con el camino viejo hacia la ermita de Sant Gervàs (que proviene de la pista).

Una vez situados junto a la ermita, las balizas nos conducen por una senda casi horizontal (E)que nos ayudará a vadear la inclinada ladera y a cruzar el barranco de Sant Gervàs (normalmente seco). Seguidamente nos aupamos a un brazo de tierra que desciende de las paredes; es entonces cuando miramos por fin de frente a la muralla y acometemos la parte más dura de la jornada, una subida directa y larga que nos dejará en la base de la pared, junto a un hermoso roble.
Giraremos entonces a la derecha, caminando por debajo y en paralelo a la muralla, hasta que las balizas nos dejan por sorpresa en la oscura y estrecha entrada al Portús. Según nos contaron en la Torre de Tamúrcia, este paso era utilizado también para contar las ovejas.

Atravesamos el paso y salimos a la vertiente meridional. Una sencilla escalera metálica nos ayuda a superar un pequeño obstáculo rocoso. Estamos situados entre las dos principales montañas de la sierra: la Pala del Teller (la más elevada), que nos queda a la izquierda, y l´Avedoga d´Adons, a la derecha, cuya pared meridional divisamos. La senda balizada comienza un suave descenso a la cercana aldea de Adons, perteneciente ya a la comarca de Alta Ribagorça. Para alcanzar la cima de l´Avedoga continuamos unos pasos más hacia el N. hasta que, en breve, abandonamos la senda balizada para lanzarnos sin problemas de orientación a remontar la ladera hacia el E, mejor aún si lo hacemos cercanos al cortado. Los bojes no son obstáculo para alcanzar el vértice geodésico de esta bonita y agradecida montaña.

Accesos: Torre de Tamúrcia (3h).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak

  • item-iconJoseba Astola Fernandez
    2014.eko martxoak 11a
    Hay numerosas vías de escalada junto a las paredes de la sierra. Un cartel plastificado junto a la entrada del Pas del Portús advierte de la prohibición de esta modalidad en algunas vías concretas durante la época de anidación.