Gora

Gurb (842 m)

remove-icon
Marc Bota Alsina
Sarrera data
2014/05/12
Aldatze data
2016/06/12
6



Pasando por Vic en dirección a Ripoll o bien por el eje transversal, aparecen unas montañas modestas que cierran la Plana. La Creu de Gurb (842 m), es una de ellas y la otra es Sant Sebastià, coronada por una ermita. Son picos bajos, sencillos y que muchas veces pueden pasar inadvertidos, pero en este tipo de montañas me lo puedo llegar a pasar muy bien.

Buscando informaciones de las posibilidades que ofrece esta zona, nos encontramos con una ruta exigente en kilómetros pero muy sencilla, el PR-C 41.

Desde San Andreu de Gurb

Empezamos en la parroquia de San Andreu de Gurb (560 m). Dejamos una cruz a la derecha del camino y seguimos las marcas amarillas y blancas del PR-C 41. Se deja atrás la ermita de Sant Roc, construida durante el s.XIX, y el camino baja y se adentra en una zona de margas, muy típicas de esta parte de Osona. Poco a poco, nos vamos encarando a la Cruz de Gurb mientras pasamos por terreno muy desgastado por la erosión. Un sendero con fuerte desnivel nos deja en el Coll de la Creu de Gurb (794 m), donde giramos a la izquierda hasta la Creu de Gurb (842 m), un gran mirador de la comarca de Osona.

Volvemos al Coll de la Creu de Gurb y seguimos recto, hacia Sant Julià Sassorba, combinando el bosque más cerrado con prados de cultivo, siempre por buena pista. Sant Juliá Sassorba (795 m) es un hermoso lugar para realizar un breve descanso y siguiendo las marcas amarillas y blancas tomamos un sendero que nos deja de nuevo a la pista que desciende suavemente hasta cerca de la granja de la subida, al lado del Eje Transversal, que cruzaremos por el paso subterráneo hasta el área de servicio de Gurb.  Giramos a la derecha por la carretera de Prats de Lluçanès, hasta encontrar el camino perfectamente indicado que gira a la izquierda, pasando por la casa del Molino de la Subida.

Llegamos hasta un prado, en cuyo extremo un sendero se adentra de nuevo en el bosque. A pesar de estar bien indicado, este tramo puede crear algunas dudas. En todo caso, lo mejor es seguir la pista que sube en largas curvas. Muy pronto, nos encontramos en la cima de la meseta, dirección a la ermita de Sant Sebastià, un gran mirador de la Plana de Vic. La capilla ha sido declarada recientemente "Bien cultural de interés nacional".

Comenzamos el descenso directo de la jornada por un bonito sendero hasta la Villa, una granja situada a los pies de la colina de San Sebastián, que nos recibe con el perfume típico de la Plana de Vic, "Eau de purines". El camino es un paseo por pistas anchas que pasa por la ermita de Sant Joan del Galí para terminar de recorrer todo el PR-C 41.

Accesos: Gurb (2h)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak