Gora

Turó de Bellver (1.046 m)

remove-icon
Carles Danon
Sarrera data
2014/08/05
Aldatze data
2016/09/22
3


Desde Tona

Una vez en el centro de la población (620 m), buscamos la carretera que enlaza con la N-141 en dirección a Collsuspina y Manresa, y poco antes de salir del pueblo dejamos el coche en una plaza, comenzando a caminar hacia el S, en dirección al campo de fútbol. Al límite entre los campos y la suave pendiente de la montaña, las señales del PR nos guían hacia Vilageliu. Al fondo a la izquierda ya aparecen las antenas del Castellar (1017 m) y justo debajo suyo se dibuja la silueta del Roc de la Guàrdia (891 m), primer objetivo del día.

Dejando atrás la granja del Vilar, nos adentramos por un momento en el bosque, y poco después encontramos un cruce con la iglesia de San Miguel de Vilageliu o Vilageriu, del s.X, aunque modificada varias veces. Seguimos por la pista a la derecha para acercarnos al Barranco de Güells mientras que el Castillo de Tona va quedando atrás, y debajo la población.

En unos 300 m, la pista se bifurca, un ramal gira a la derecha mientras que otro baja hacia el Torrent de Güells, nombre que recibe el río Congost en su primer tramo. Pensaba encontrar aquí el acueducto de Vilageliu, pero resulta que se encuentra unos 400 m más abajo, así que subo por un sendero paralelo a la derecha aunque era más sencillo volver a la pista, ya que por aquí nos encontramos con algún pequeño inconveniente. De todos modos, nada que no se pueda superar con facilidad, y así vamos a salir pocos minutos más tarde en un nuevo camino que viene de la anterior pista, en el límite entre los campos y la falda de la sierra. Para este nuevo camino pasamos por delante de la Fuente de Güells y ya al otro lado del barranco, salimos a una pista que seguimos a la izquierda (a la derecha llevaría a la carretera) para abandonar inmediatamente por otro sendero que separa dos campos, y que tiene en algún tramo un curioso "pavimentado natural".

Aparecemos nuevamente a la pista anterior, que gira a la izquierda al llegar a otro arroyo; unos metros más adelante la dejamos otra vez por un nuevo sendero de la izquierda, que va a parar a la pista de nuevo. Al cruzar un nuevo torrente ya vamos intuyendo buenas vistas de la llanura ausetana pero aún mejorarán cuando, después de este último tramo de bosque. Llegamos primero al Coll de la Guardia (876 m), desde donde se desvía el camino que alcanza el Roc de la Guardia (895 m)(1,30), primera cumbre del día. Es un mirador privilegiado de la zona. Al lado de este balcón hay otro punto, bien indicado, con una excelente panorámica: el Mirador del Pirineo, este enfocado precisamente hacia esta cordillera, hacia el N de Osona, la sierra de Cabrera y Puigsacalm.

Después de visitar esta cumbre retornamos al cuello y seguimos de nuevo la pista, ahora en dirección W, acercándonos a la carretera hasta casi tocarla pero justo antes nos desvío a la izquierda por un camino paralelo que al cruzar la pista de acceso al Castellar (1017 m) se convierte en un sendero que atraviesa el campo, en dirección al robledal. Salimos a un camino más ancho que seguimos a la derecha hasta Can Jordà, una masía situada en un cruce de pistas que se encuentra ya situado en la meseta que forma la subcomarca natural del Moianès, con buenas vistas tanto hacia Osona y Cabrera al fondo como hacia el Montseny y las Guilleries, detrás, así como hacia el lejano Pirineo al N. La carretera pasa a escasos 200 m. Es el Coll de la Pollosa (924 m). Torcemos por el desvío de la izquierda, abajo ya asoma Collsuspina. Se puede llegar por la pista, pero es preferible hacer una pequeña variante para visitar el robledal de la derecha.

Unos 300 m después de Can Jordà, una traza poco visible baja entre los árboles y conduce a los "Tres Roures", un triplete de robles monumentales. Continuamos por medio del robledal hasta que nos cruzamos con el antiguo camino real de Vic a Manresa, que nos llevará a la entrada de Collsuspina (910 m)(2,30). A la izquierda queda la iglesia parroquial de Santa María o de la Virgen del Socorro; es relativamente moderna (s.XVIII-XIX) ya que la iglesia primitiva fue la de Sant Cugat de Gavadons, hacia donde nos dirigimos; sí que el pueblo se ve rápidamente; por la calle principal encontramos marcas del GR 177 y nos dirigimos a cruzar la carretera. Sólo cruzar la N-141 pasamos por el conjunto de las Casetes; aquí empezamos a subir suavemente hacia la izquierda y vamos ganando vistas sobre parte del terreno que acabamos de recorrer, con el Castellar al fondo. Se asciende suavemente, por pista; al alcanzar el Coll de Nualard, el GR 177 se desvía hacia la izquierda, en dirección Moià. En sólo diez minutos más llegamos al Mas de Bellver donde está la desviación hacia el cerro del mismo nombre. En pocos minutos más nos plantamos sobre el Turó de Bellver (1046 m)(3,00). La cumbre no es muy estética, entre la caseta, las antenas y los restos del paso de muchas vacas de las casas vecinas.

En el descenso, volvemos a la pista principal para llegar rápidamente a Sant Cugat de Gavadons (s.XII). Desde la iglesia se baja a cruzar la pista principal, que se dirige hacia la urbanización Fontanelles. Seguimos bajando por la otra pista, entre los campos; en unos 10 minutos llegamos a la masía de Can Regàs y nos desviamos unos metros a la derecha para ver la fuente de Can Regàs, donde nace el Congost, principal afluente del río Besòs.

Volviendo a la pista, se mete ahora en medio del bosque; cuando aparece a la izquierda el Barranco de Sant Cugat; es señal de que nos acercamos al Mas de Colldarnau (4,10), situado en el cuello del mismo nombre. Sin cambiar de vertiente, la pista gira del todo a la derecha y ofrece esta buena panorámica sobre Tona. Unos 100 m después de Colldarnau, nos desviamos a la izquierda por un camino bastante cerrado que pasa por delante de un pozo. A partir de aquí comienza a descender hasta que el último tramo de descenso se hace un poco perdedor, perdiéndose el rastro; no hay peligro, pero hay que hacerlo bosque a través hasta salir a la carretera N-141 junto a una antigua casa de campo. En cualquier caso, se puede seguir la pista anterior y pasando por el Mas de Güells se va a salir a la misma carretera, en el cruce de Tona, aproximadamente 1 km antes. Luego enfilamos el asfalto unos 100 m al N hasta que vemos una pista que va a morir en los campos de la derecha, unos metros más abajo. Se baja por una especie de zanja y por esta nueva pista paso por delante del Planell, una enorme casa solariega. Frente a la gran masía hay una encrucijada, continuamos por el desvío de la izquierda (recto se llega a la carretera de Tona), y a unos 300 m, ante otra casa, viramos a la derecha por un camino que se estrecha hasta convertirse en un pequeño sendero que separa dos campos.No se tarda mucho en meterse entre los árboles para ir a buscar una nueva pista, que hacia la derecha va a salir en el Paseo de la Suiza de Tona. Al final de este se encuentra el cruce con la carretera de Manresa, donde nos espera el coche, dando así por terminada la excursión.

Accesos: Tona (3h)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak