Gora

Tossal de Les Viudes (1.379 m)

remove-icon
Hector Ugalde Rojo
Sarrera data
2014/08/24
Aldatze data
2016/09/22
2


Pienso que puedo decir que esta propuesta se puede catalogar de difícil no por su longitud o nivel técnico sino por su dureza. El recorrido elegido para hacer esta excursión es un rompepiernas en toda regla, un constante sube-baja que hace que el esfuerzo físico sea muy alto. Hay que tener en cuenta que para pasar de un lado del recorrido al otro debe superar los Llengot y la sierra de Bastets, hay que ir superando cuellos y colladas, gradas (graus), fuertes pendientes hasta subir al risco de Busa, laderas de conglomerado que protegen el Cerro de les Viudes ... Todo se va cargando en las piernas y en la cabeza, y eso pedirá una buena dosis de mentalización y compromiso, pero también es cierto que la recompensa a tanto esfuerzo también es alta. Los parajes por los que se transita son espectaculares, destacando por encima de todos los Llengot y los riscos de Busa así como una casi inédita imagen del Pedraforca.

Desde Aiguaviva

Salimos de la casa de colonias Aiguaviva (835 m), en el k .40,500 de la LV-4241 y vamos a coger la pista que se dirige a Cal Saragossa (855 m). Pasamos de largo el desvío a este edificio y seguimos por la pista en dirección W transitando paralelos al río de Valls. Llegamos a Cal Samarra, en ruinas, y comenzamos un descenso en sentido SW para bajar a la zanja de cal Teuleret. Giramos a la izquierda y seguimos unos metros las aguas, que tendremos a la izquierda, hasta que las dejamos unos metros antes de llegar a la Font del Vicenç ya que en este punto giramos en sentido oeste para dirigirnos derechos al coll de la Mata, al que accederemos sin camino claro, pero transitando fácilmente entre la vegetación.

En el collado, al otro lado, distinguimos la traza de un sendero que debemos tomar para empezar a bajar, finalmente sin camino evidente, a la canal de la Vidarca. La cruzamos y saliendo a un descampado en donde el camino se hace un poco más evidente y lo que se trata es de ir en dirección NW para acabar saliendo a la zanja de cal Ballarà. Seguimos en la misma dirección hasta que antes de llegar a casa Ballarà debemos girar a la izquierda para subir arriba de una especie de cresta que tenemos unos metros por encima de nuestra posición. Así desembocamos en un pequeño plano en el que encontramos un sendero transversal y una señal de pintura amarilla señalizando el camino. A partir de este punto tan solo nos hace falta seguir estas señales hasta llegar al grauet dels Llengot. Lugar espectacular. Vale la pena subir el pequeño espolón rocoso que hay a la derecha del camino para contemplar el espectáculo. Cuando nos hemos llenado de paisaje iniciamos el descenso del grauet hasta que enlazamos con una pista, nudo de caminos. Aquí, si queremos, podemos acortar mucho el recorrido y consecuentemente el esfuerzo, siguiendo por la izquierda la pista, en dirección a la sierra de Busa, pero en vez de eso lo hacemos por el largo y dejamos el camino señalizado para seguir la pista en sentido noroeste recorriendo por su base dels Llengot. Así, por evidente pista pasamos junto a la font dels Llengot y, sin dejar la pista, en el Collado dels Llengots. En este cuello también tenemos un excelente mirador, el lomo conglomerado de la derecha se obtiene una magnífica imagen del embalse, con el Port del Compte al fondo, San Lorenzo del Escorial bajo y el santuario del Lord algo a la izquierda. Majestuoso.

En el puerto dejamos la pista y subimos a la izquierda siguiendo las indicaciones de un pequeño cartel de madera que conduce a Trasserra. Por roca conglomerada vamos avanzando, ayudados por una cuerda, hasta adentrarnos de nuevo en la vegetación. Más adelante volvemos a encontrar otro punto un poco embarazoso, bastante más que el anterior. Podemos optar por usar otra cuerda que ayuda a subir unos metros y buscar un paso asegurado con cable, o podemos seguir por el sendero y usar un cable delgado y unas pequeñas grapas que ayudan a superar un corte de unos tres o cuatro metros de largo un poco aéreo. Por un lado o por el otro acabamos subiendo arriba de la cresta del Cinglat. La cruzamos por el Grau de Can Trasserra y bajaremos a encontrar la casa. El camino se pierde entre la vegetación pero continúa a ras de la pared y por detrás de la casa para salir a la pista forestal que tenemos delante después del pequeño prado. Nos incorporamos a la pista y la seguimos por la izquierda, en sentido SW Más adelante dejamos a la derecha el desvío que nos subiría a la Creu de Capolat y nos permitiría hacer también la cima de la Sierra de Cogull (también en el listado de las 100 cims de la FEEC) y seguimos por la pista, planeando cómodamente en sentido SW.

Más adelante volvemos a encontrar otro desvío. Recto tenemos la pista que deberíamos usar si hubiéramos seguido por el camino señalizado una vez habíamos bajado el grauet los Llengot así que ahora dejamos esta pista y optamos por seguir por la derecha, en subida. Así, alternando subidas y terreno llano llegamos a la Font dels Espedreguers. Queda apartada del camino y no se ve. Aquí, después de la distancia recorrida hasta el momento, comienza una pendiente pesada que puede hacer tambalearse al más valiente. Hay varios desvíos que pretenden hacer más humano el ascenso. Son unos 400 metros, pero no está mal qué pieza. Cuando estamos a la altura de la loma del Cogull el terreno se allana y el camino se hace mucho más cómodo. Pasamos de largo la canal de Casa Vila, por la que también es posible hacer la cumbre de la Cogull (1526 m), y caminamos por un sendero muy agradable a los pies del risco de Busa, que no apreciamos debido al precioso hayedo que pisamos, y acabamos encontrando una pista. La seguimos en descenso en sentido sudeste hasta que conectamos con una nueva pista. Nos incorporamos y seguimos por la izquierda, haciendo un giro en sentido NW. Esta pista, haciendo o no el atajo que nos ofrece, nos acaba llevando, dejando de lado otras alternativas, a Vilamala y de ahí, por la pista que continúa en sentido noroeste, por el portillo de Vilamala y ya con el cima objetivo del día a la vista, a Valielles de Busa. Este lugar consta de tres edificios restaurados y una ermita pequeñita también restaurada. Tenemos que acercarnos ya que por detrás de esta ermita sale el camino que debemos seguir.

Encontramos los restos de un camino que seguiremos (tiene una meta) subiendo. Más arriba encontraremos un nuevo cruce (tiene una meta). Dejaremos el que veníamos siguiendo y continuaremos por el pequeño rastro que sube en vertical al norte y que nos subirá a encontrar el Grauet de Valielles. El paso es estrecho pero corto y se hace muy bien y nos deposita encima de un pequeño cuello. Por la derecha sale el sendero que permite subir al Tossal Gran (1306 m) pero éste, hoy, no nos interesa. Sí giramos a la izquierda para seguir otro sendero trillado y acotado que, por lomos conglomerados y un par de pasos algo estrechos y aéreos (ninguna dificultad), nos permite alcanzar la cima del Tossal de les Viudes (1379 m). Esta montaña es bicéfala. Pienso que la verdadera cima es la primera que se pisa. La altura que marca el GPS así lo confirma pero más allá hay otro peñasco con una especie de cruz. Como ambas están muy cerca se hacen fácilmente las dos. Las vistas desde el más alto son soberbias. La montaña es bajita y está rodeada de picos mucho más altos pero nada empaña la visión que desde ella se obtiene. Disfrutarla.

Y hay que volver sobre nuestros pasos hasta el cuello del Grauet (1174 m). Allí iniciaremos el descenso en busca del punto final del recorrido. Por eso tomamos sentido noreste para dirigirnos, por fuerte pendiente, en dirección al Mal Pas. Superado este punto, que de mal paso tan solo tiene el nombre, seguimos descendiendo por camino claro y evidente hasta que encontramos un depósito de agua y el nacimiento de una pista. Siguiéndola, al poco, encontramos un edificio que no es otro que la casa de colonias Aiguaviva, punto en el que tenemos el coche aparcado. Así pues dejamos la pista y pasando junto a la fachada del edificio, llegamos al final del recorrido. En resumen, caminata que requiere un gran esfuerzo pero que quedará compensado con creces por las magníficas vistas que nos regala la cima del Tossal de les Viudes (1379 m) y otros miradores que encontramos a lo largo del recorrido.

Accesos: Aiguaviva (3h)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak