Gora

Sant Ramon (295 m)

remove-icon
Hector Ugalde Rojo
Sarrera data
2014/08/26
Aldatze data
2016/09/22
6


Nos encontramos de nuevo con una cumbre de marcado perfil urbano y de fácil conquista que seguro será una de las más visitadas. También podemos incluirla en la categoría de montaña familiar ya que es perfecta para hacer de esta manera, acompañados de los más cercanos a nosotros. Esta facilidad de ascenso y la proximidad a zonas urbanas suponen que la soledad será difícil de disfrutar, la cantidad de gente que encontré, aún siendo día laborable, tanto subiendo como en la cima, fue espectacular. Un constante reguero de personas yendo y viniendo, utilizando uno cualquiera de los muchos caminos existentes para ganar la cima. Desde jubilados hasta escolares. Corredores, corredoras y ciclistas... Y grupos de gente desayunando en el bar que hay junto a la ermita.

Esta montaña de Sant Ramon (295 m) sorprende por sus grandes vistas, cuando el tiempo es el adecuado. Dicen diferentes páginas que en días claros se puede ver incluso Mallorca. Yo me contenté con ver Montserrat, Collserola, el Sky-line de Barcelona, el delta del Llobregat... Bueno, lo cierto es que estas vistas no deberían sorprender ya que la ermita de Sant Ramon es bien visible desde diferentes puntos. Yo decidí subir desde la población de Viladecans y esto supuso sufrir un fuerte desnivel de ascenso ya que, dicen, la vertiente de este lado es mucho más pendiente. Qué quieren que les diga. Sobre el terreno todo parece empinado y subas por donde subas parece que vas a sufrir, y más si el día es soleado ya que los árboles no se dejan ver. También he leído en varias páginas web que esta montaña ha sufrido diferentes incendios a lo largo de su historia. Tan solo el cuadrante noroeste de la montaña está poblado por pino carrasco, quizás repoblado. Esta falta de vegetación hace que el verano no sea la mejor época para subir a esta cima. También el agua es más bien escasa. El hecho de ser una zona plenamente urbanizada hace que para subir a la cima haya infinidad de caminos, senderos y pistas. Incluso se puede subir casi hasta la cima en coche.

Señalar que la cartografía del IGN concede a esta cumbre una altitud de 310 m debido a que la señal geodésica se sitúa en un balcón de la ermita de Sant Ramon, a cierta altura del suelo, por tanto.

Desde Viladecans

Propongo empezar a caminar desde el cementerio de Viladecans, junto a la ermita de Santa Maria de Sales (25 m).

Empezamos a caminar por la pista que sube y pasa entre el cementerio, a nuestra izquierda y detrás, y la subestación eléctrica de Endesa, a la derecha. Esta pista sigue orientación noroeste y hace lazadas de forma suave alrededor de la subestación eléctrica hasta que al llegar a su esquina noroeste, dejamos el sendero que va en dirección al polígono industrial de Salas y giramos a la izquierda, en sentido noroeste, hasta que, más adelante, después de dejar de lado los senderos que encontramos, salimos a una pista más ancha. Nos incorporamos y planeamos en sentido suroeste. Volvemos a pasar bajo diversas instalaciones eléctricas y llegamos a la pared de una construcción. Encontramos un sendero que hace atajo. Dejamos la pista y tomamos este atajo, que nos ahorra un pequeño tramo, unos pocos metros, de pista. Seguiremos ahora en sentido noroeste, abandonando otra pista que va por la izquierda e iniciamos una suave subida por pista que va girando poco a poco en sentido noreste, para volver a pasar bajo la línea eléctrica. Ya no dejaremos esta pista, que nos llevará en primer término al monte de Salas y más adelante a la vista de un poste indicador de caminos.

Podemos llegar y seguir sus indicaciones en dirección a la cumbre de Sant Ramon, por pista apta para vehículos, o girar a la izquierda, en sentido oeste, para llegar al mismo destino pero por pista cerrada a los vehículos. Por esta última opción acabamos saliendo a un excelente mirador en dirección al delta del Llobregat y toda la llanura que se extiende desde Barcelona hasta Castelldefells y el macizo del Garraf. Una vez hemos disfrutado plenamente de las vistas continuamos en dirección a la ermita de Sant Ramon, sin opción de pérdida ya que la tenemos a poco más de 100 metros (295 m).

Visitado y contemplado el lugar iniciamos el descenso yendo a encontrar la pista que baja en sentido sureste, en busca del cami del Bosc del Cònsol. Cuando la pista gira en sentido este, dejamos esta y seguimos recto, por un sendero que se dirige derecho a una torre de alta tensión. Pasamos a su lado y seguimos ahora por el ramal de la izquierda, dejando a la derecha otro sendero que se va en sentido oeste. Este sendero, evidente, nos lleva al monte de la Roqueta y, en franco descenso, al campo de fútbol, abandonado y perdido, de Sant Climent de Llobregat. Vamos alrededor de este campo, mejor por su banda derecha, y lo bordeamos recorriendo su grada herbosa por el desuso, de levante. Así llegamos a encontrar un punto en el que podemos bajar al cauce de la riera de Sant Climent. Seguimos por el arroyo seco hasta que encontramos el cruce de éste con el torrent de Can Menut. En este punto dejamos el arroyo y vamos en dirección a Can Sala, mas medieval.

En el próximo nudo de caminos giramos a la derecha, en sentido sur para acabar saliendo a asfalto, unos metros a la izquierda de una rotonda. Nos dirigimos a ésta, la cruzamos y vamos a bordear el campo de béisbol de Viladecans. Siguiendo este sendero acabaremos en la zona escolar de Viladecans. Ya nos encontramos en terreno eminentemente urbano así que encontraremos infinidad de maneras de volver al punto al que tenemos el coche aparcado así que las opciones para volver serán múltiples. En nuestro caso optamos por seguir el torrent Fondo para volver al coche.

Accesos: Viladecans (1h)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak