Gora

Puiggraciós (809 m)

remove-icon
Hector Ugalde Rojo
Sarrera data
2014/09/29
Aldatze data
2016/09/22
2



Esta vez se propone una cumbre que podemos tachar de literaria ya que de estas tierras, el escritor Raimon Casellas, hizo en 1901 un libro que tituló "Els sots feréstecs". Este libro hace mención a diferentes lugares que se visitan haciendo este recorrido. También hay una ruta literaria que se puede realizar, descrita en la página web de Pere Robert, así como mucha literatura en internet hablando de esta obra y autor.

Pero en este caso explicaremos la vertiente senderista así que nos vamos por otro lado. Iremos a visitar otros lugares que también son emblemáticos, como la Trona, imponente roca que se separa del risco y que permite unas vistas extraordinarias. Hoy por hoy (2013) este trayecto tiene un condicionante muy importante, que puede hacer que no se pueda realizar, o mejor dicho, no se haga tal cual está explicado y se tenga que buscar alguna variante, que están ahí. Hay una finca, al final del recorrido, en la que hay un conflicto muy grave que puede conllevar serias consecuencias a quien se aventure a cruzarla. Aunque en el momento de realizar la propuesta no ha ocurrido ningún percance, hay carteles amenazadores. Hoy por hoy, el Ayuntamiento de Figaró recomienda no aventurarse ya que el dueño de la finca está loco (sic) y sale con escopeta amenazando a los intrusos. Esta finca es la que comprende el espacio que hay entre el Salt del Prat y el coll de la Cospinera Es una pena ya que acortando el recorrido no se puede visitar otros lugares muy bonitos del itinerario, como son el Salt del Prat , con la Aguja del Salt y las dos hermanas, ni el Tapón de Champagne, pero si se valora la seguridad personal quizás mejor dejar estas maravillas para otras ocasiones. Una opción es hacer más largo usando el PR-C 33 en lugar del sendero "prohibido" y estirar la caminata hasta el Bac y de allí dejar el PR para dirigirse al cementerio de Figaró, can Feliu, ca n'Oliveres (Lledoner) y el Ullà, ya en Montmany. Pienso sin embargo que se tratará de una ruta muy larga. Esta opción tiene la ventaja de poder plantear la salida desde ca n'Oliveres y así ahorrar mucho asfalto.

Desde Montmany

Empezamos a caminar en sentido SW para acabar de completar los últimos 800 metros de asfalto que le restan a la carretera BV-1489 y llegar al caserío de Montmany (475 m). Se rodean los edificios, ya por pista de tierra para ir en dirección suroeste a encontrar la ermita de Sant Pau de Montmany. Esta, en estado ruinoso, se encuentra en la parte trasera de una casa también en estado lamentable, aunque parece que todavía puede ser aprovechada. Seguiremos por la pista, ahora ya en subida, y cuando esta toma de nuevo orientación suroeste la dejaremos para recortar camino, por medio del campo, subiendo de bancal en bancal. También se puede seguir por la pista. Si hemos hecho atajo reencontramos la pista y la seguimos por la izquierda en sentido oeste y ya no la abandonamos hasta llegar al santuario de Puiggraciós. Santuario, torre de comunicaciones y grandes vistas, si el día acompaña.

Hecha la visita hay que ir a buscar el PR-C 33 y seguir en sentido noroeste. Pasamos por una fuente y de nuevo elegimos si seguir por la pista o atajar atravesando el bosque. Ambas opciones se encuentran en una cadena que cierra el paso a los vehículos. Seguimos por la pista en sentido suroeste y remontando la cresta alcanzamos el primer objetivo del día, la cima del Puiggraciós. Torre de vigía en la cima. Comenzamos el descenso siguiendo por la pista o no. Resulta que esta, a la altura de la casa del Pollancre, queda cortada, con o sin razón, no sé, con un cercado que imposibilita totalmente el paso. Yo pude resolver la situación rodeando la valla primero hacia el norte y luego hacia el oeste. De momento (noviembre de 2013) se puede hacer ya que hay un espacio de unos 50/60 cm, pero con el tiempo seguro que se pierde. Hay otra posibilidad, menos senderista pero más efectiva. Se puede utilizar el cortafuegos de la línea eléctrica que cruza la montaña de sureste a noroeste. De una manera u otra, hay que ir a parar al coll de Can Tripeta (696 m), en donde encontramos el PR-C 33. Lo seguiremos por unos pocos metros ya que a la altura de un cartel informativo lo dejaremos para bajar, fuerte y por sendero descompuesto por el maltrato de las motos que hacen trial, en sentido NW. Cuando estamos en terreno más llano encontramos otra pista que va por la izquierda, en sentido noroeste, para ir siguiendo el trazado de la línea eléctrica que baja de la cima del Puiggraciós (809 m). Esta pista se convierte en sendero más adelante y comienza a tener señales de pintura azul, vieja. Por el camino encontraremos un hito de piedras que señala el camino, ahora perdido entre matorrales, que sube de la Rovira.

Seguimos por el sendero, en suave subida y flanqueando la montaña, hasta llegar al grau de Montmany, que superaremos cómodamente, después de varias lazadas del camino. Ya arriba salimos a un sendero con diferentes alternativas. Seguiremos por la derecha un par o tres de metros y giramos una roca y subiremos a ella para seguir por el sendero, claro y marcado, que recorre el risco por la parte superior. En un momento dado encontramos a nuestra izquierda un cercado que seguiremos. Más adelante lo perdemos un rato de vista hasta que el camino vuelve a acercarse al risco y hace una curva a la izquierda y una corta pero fuerte subida. Hay que fijarse en unas rocas a nuestra derecha y localizar una señal de pintura verde. Debemos dejar el sendero que sigue nuevamente la valla e ir a subir la roca de la marca verde.

El sendero que sigue la valla también es bueno, pero es más encajonado, es un poco más largo y termina haciendo más pista. El sendero que pasa más alto lleva señales verdes y es más abierto y con vistas. Al final ambas opciones se juntan unos metros antes de llegar a la Taula de Pedra. Magnifico mirador que permite observar todo lo que nos queda de caminata. Seguimos por la pista y conectamos con el GR 5, al parecer es también el Camino de Santiago. Lo seguiremos siempre en dirección a La Trona. No lo dejaremos hasta encontrar un poste indicador, a la altura de Bellavista Vella, que nos muestra la dirección que debemos tomar para coger el PR que se dirige a Tagamanent. Hay otro poste que dice que aquel es el camino de los Cingles de Bertí. Lo seguimos y comenzamos a bajar por el grau de la Trona. Después de unas cómodas y suaves lazadas encontramos a la derecha el paso que permite dirigirse a la Trona, segundo objetivo del día. De nuevo impresionantes vistas. Con cuidado, que es un lugar muy aéreo aunque nada peligroso, con sensatez. Volvemos de nuevo al camino y, ahora sí, bajamos todo el grau, muy bonito, hasta salir a un cruce.

El camino que nos interesa, el PR-C 33 se va por la derecha. El de Tagamanent por la izquierda. Antes de irse sin embargo, es obligatorio girarse de espaldas y contemplar la Trona desde abajo. Impresionante. Seguimos por el PR y llegamos al coll de Pedradreta (659 m). El PR gira a la derecha y baja por dentro del bosque en dirección sur. Al salir de la vegetación encontramos una pista que debemos cruzar para continuar por el PR. Si siguiéramos la pista por la derecha podríamos hacer mucho más corto el recorrido, en caso de que nos interesara. En este caso seguimos por el PR para ir a encontrar el salt del Prat. Este lugar, el tercer objetivo del día, es espectacular. El salto, desde el camino, no se ve, pero se puede bajar a pie de río para verlo. Sí se ve la Aguja y las Dos Hermanas. Con cuidado también ya que el camino es ancho, pero terroso y aéreo así que los bordes son peligrosos, creo. Un poco más adelante, a la altura de un poste con una placa con el nombre de Sot del Bac, dejamos el PR y seguimos por sendero claro y marcado, a encontrar el Tapón de Champagne, otra roca llena de hierros que utilizan los escaladores. Esta zona debe ser un paraíso para estos deportistas. Ya hemos hecho el cuarto objetivo del día.

Ahora tan solo nos queda seguir este camino, muy marcado y evidente, hasta el coll de la Cospinera. Muchas pintadas, en el suelo, con el texto "prohibido el paso", que yo no hice caso. Ninguna valla que imposibilitara la caminata. Más adelante papeles con textos escalofriantes avisando de que no se puede acceder a la finca. Muchos carteles de papel con nombres seguido de la palabra asesino. Yo no tuve ningún problema, pero el ayuntamiento de Figaró recomienda no usar este sendero. Parece que el propietario de la finca, con problemas mentales (sic) no quiere que nadie pase. Dicho todo esto, desde el port de Pedradreta se puede usar la pista que antes he comentado que hace más largo y dejar el salto del Prat, la Aguja, las dos hermanas y el Tapón de Champagne para otras excursiones. Otra opción es hacer más largo usando el PR-C 33 en lugar del sendero "prohibido" y estirar la caminata. Una vez estamos en el Salt del Bac se trata de seguir por el PR hasta el Bac y de allí dejar el PR para dirigirse al cementerio de Figaró, can Feliu, Ca n' Oliveres (Lledoner) y el Ullà, ya en Montmany. Pienso sin embargo que se tratará de una ruta muy larga. Esta última opción tiene la ventaja de poder plantear la salida desde ca n' Oliveres y así ahorrar mucho asfalto.

Accesos: Montmany (1h 30min)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak