Gora

Pujol de la Mata (771 m)

remove-icon
Hector Ugalde Rojo
Sarrera data
2014/10/17
Aldatze data
2016/09/22
5


La población de Mura (465 m) se merece una visita más pausada ya que posee un encanto medieval que seguro será del agrado de todo aquel que pise sus empinadas calles flanqueadas por casas de piedra y rodeada por un entorno natural de primer orden, con pozas, arroyos, fuentes, crestas y cuevas ... a pie del Montcau (1057 m) y en pleno Parque Natural de Sant Llorenç del Munt y l'Obac.

Este rincón de la geografía catalana es un punto y aparte en el mundo excursionista ya que sus múltiples caminos son aprovechados por los senderistas para recorrer este lugar de parte a parte y prueba de ello es que la FEEC ha incluido un buen número de cumbres de esta región a su reto. En un espacio relativamente pequeño encontramos las cimas de Roca Sereny, el Montcau, el Turó de la Mata, la Mola de Sant Llorenç del Munt y Castellsapera. Esta circunstancia hace que uno se plantee agrupar cumbres en una misma caminata ya que a mí me pasa, que con los largos desplazamientos que tenemos que hacer para alcanzar las cimas propuestas, debemos tratar de reducir costes pero tenemos muchas maneras de hacerlo. Yo en este caso he aprovechado para hacer dos cimas cercanas, Roca Sereny y Pujol de la Mata, pero haciéndolos por separado con recorridos cortos que me permitieron disponer de tiempo para disfrutar de los encantos, tanto físicos como de otra índole, de Mura. En esta población podemos encontrar el Centro de Interpretación del Parque Natural de Sant Llorenç del Munt i Serra de l'Obac, con la oficina de información turística de Mura y los valles del Montcau. También se puede destacar su iglesia de San Martín, de diferentes etapas constructivas destacando su portada románica. También en las afueras de la población, y punto de inicio de la propuesta que aquí se ofrece, encontramos la ermita de Sant Antoni, construida en el año 1716. Cerca de Mura tenemos también otra población interesante, Talamanca, de fisonomía similar a la de Mura.

Desde Mura

Empezamos a caminar (465 m) y dejamos a nuestra espalda la ermita de Sant Antoni y tomamos la pista que en sentido SE remonta el torrente de la Fontfreda, que tendremos siempre a nuestra derecha. Caminamos por pista en muy buen estado apta para vehículos, de hecho, si queremos hacer más corto el paseo podemos aparcar más allá de la ermita e ir hasta la confluencia del torrente de la Fontfreda y el de Estenalles, lugar en el que se pueden aparcar dos o tres coches. Seguiremos remontando el torrente de la Fontfreda, siempre por pista en muy buen estado hasta que varios centenares de metros antes de llegar a els Tolls, la pista se acaba y empezamos a caminar por dentro del cauce del torrente. Llega un momento que encontramos una gran roca que dificulta el paso y tan solo nos deja un pequeño espacio para superarlo por nuestra derecha.

Aquí hay un comentario. Pienso que siguiendo por el torrente se hace el mismo camino, e incluso más cómodo y fácil, lo desconozco ya que yo hice caso del mapa y de un hito que indicaba que había que dejar el torrente y subir montaña arriba adentrándome en la vegetación. El caso es que más arriba, cuando se ha de cruzar el Torrent del Roure del Parrac, la sensación de haberlo hecho mucho más complicado baila por la cabeza. Sea como sea, por el torrente de la Fontfreda sigue un rastro de camino. El caso es que como ya he dicho, el mapa y un hito indicaba otra cosa y yo hice caso del mapa. Así que hay que remontar unos 40 metros de desnivel en sentido noroeste hasta encontrar un rastro de camino, acotado y fácil de seguir, a pesar de estar medio engullido por la vegetación. Este sendero, muy salvaje y antiguo, va flanqueando la ladera de la montaña en busca de la coma de Dei y gira de repente cuando cruza el torrente de la coma de Dei para ir a buscar la font de los Confits y el torrente del mismo nombre. Una vez superado este nuevo torrente, seguimos por el único sendero que observamos, saliendo fuera de la vegetación cuando cruzamos el torrente del Roble del Parrac.

Aquí de nuevo el mapa indica un sendero que sobre el terreno no tuve manera de encontrar así que no había otra posibilidad más que seguir remontando el torrente. Así, al poco se pasa por el viejo tronco del Roure del Parrac, curioso de verdad, aquí el nombre es ciertamente acertado. No muchos metros más allá nos adentramos de nuevo en la vegetación siguiendo el cauce hasta encontrar, espero que siga para siempre, un hito. Este señala el momento en el que debemos abandonar el plácido tránsito por el cauce del torrente y volver a ascender, derecho y pesado, montaña arriba, en sentido norte, para ir a salir a una especie de coll que marca la divisoria de aguas. A un lado el Puig de la Mata y en el otro la Sesta Feréstega. Giramos pues, ya a cielo abierto, en sentido noroeste, a remontar el lomo conglomerado que nos depositará en la base de las rocas cimeras del Puig de la Mata. Ya tan solo hay que superar dos cortos tramos de grapas, no más de cinco o seis en cada tramada, y ya estamos arriba del todo. Espléndido mirador en el que disfrutar de un merecido descanso. No se puede decir que se abarquen extensas distancias, pero el espectáculo es encantador. Tras recuperar fuerzas deshacemos el camino hasta el coll. Muchas reseñas hacen mención a la existencia de unos pasos que permiten atravesar la montaña de un lado a otro pero yo no supe encontrarlos. Tampoco me esforcé demasiado. Quedaron para otra ocasión.

De nuevo en el coll hay que seguir el sendero que sigue en sentido E en suave subida hasta llegar a un cruce de caminos a la altura de la Sesta Feréstega, Aquí también he leído una reseña que menciona la existencia de otra cavidad, que también dejé de lado ya que continúe en sentido NE en busca del Pujol de Llobet, al que tampoco subí ya que quedó un poco apartado del buen camino que me llevaba hacia Mura. El cansancio venía de hacer también la cima de Roca Sereny, ya hacía tiempo que no me dejaba pensar en otra cosa que no fuera llegar al coche así que sin entretenerme en ninguna parte y siguiendo un claro sendero acotado acabé volviendo a la pista ya hecha anteriormente. Si hubiera tenido el coche en este punto ya habría terminado, pero como no fue así, deshaciendo el camino, se vuelve a Sant Antoni y al aparcamiento. Pienso que para hacer este recorrido, tal cual lo hice yo, es necesario, como dice un compañero mío de caminatas, saber rastrear viejos caminos, aunque tiene varios hitos que ayudan a seguirlo, pero pienso que si el recorrido se hace en sentido contrario al realizado, estos hitos serán más difíciles de encontrar. También sigo pensando que siguiendo torrente arriba, sin salir del cauce, se debe llegar igualmente, pero esto no lo puedo asegurar ya que no lo he hecho, pero utilizando imágenes aéreas de Google parece del todo factible.

Accesos: Mura (1h 30min)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak