Gora

San Bartolo (1.321 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Sarrera data
2015/04/01
Aldatze data
2015/04/01
1
"Hay en la Cepeda un Cueto cuya vista se expande hasta quisió onde. Nu ye un picu agudu ni un riscu pelau, nou, ye un altuzanu que pez un morru anchu y chatu y llámase El Cueto de SAN BARTOLO."†

Asomado al austero y olvidado paisaje de La Cepeda se levanta el Cueto San Bartolo (1321 m.), monte muy querido y popular por las gentes cepedanas a pesar de no ser el más elevado de la comarca, honor que corresponde al Pozo Fierro (1525 m.).
El Cueto San Bartolo es además un lugar cargado de historia. Quizás por lo estratégico de su ubicación, en una encrucijada de caminos entre comarcas importantes, en su cumbre se establecieron, allá por el año 1.191, los Monjes Hospitalarios de la Orden de San Juan de Jerusalén, levantando un monasterio en el que permanecieron durante casi siete siglos, hasta finales del siglo XIX.
Nada o casi nada queda de aquel lugar que diera cobijo a tantos caminantes. Unas pilas de piedra, no lejos del vértice geodésico, hacia el S., señalan el que pudiera ser el emplazamiento del monasterio. También parece ser que existe aún un pozo de singular belleza y difícil localización, del cual se surtían de agua los monjes, con la particularidad de encontrarse en la parte alta del monte.

"Nel altu pelau na cima, hay un chanu que pez un turganal que güel a urieganu, cun una funtecina que nu seca nel vranu y restus u pedruscus del vieju castiellu de lus Flaires."†

En la actualidad el Cueto se encuentra severa e injustamente castigado. Si no fuera poco con los pinares de repoblación que sustituyeron a los antiguos robledales (árbol característico de la comarca de La Cepeda), un parque eólico y sendas antenas, con las consiguientes pistas de servicio, han modificado sustancialmente su naturaleza.

La ascensión no destacará tanto por su belleza como por las vistas que obtendremos desde su atalaya. Los aficionados a la BTT encontrarán aquí un buen terreno para pedalear, y con nieve abundante, las raquetas o los esquís también ayudarán a que las anchas pistas no parezcan tan horribles.

La construcción del embalse de Villameca en la década de 1.940 modificó los accesos a la montaña por el NE y dejó sumergida para siempre la aldea de Oliegos. Sus habitantes tuvieron que emigrar forzosamente, siendo trasladados la mayoría de ellos a una población artificial creada por el Instituto Nacional de Colonización: Foncastín de Oliegos, situada en la provincia de Valladolid. Cuando el agua está baja las ruinas de Oliegos quedan al descubierto. Se dice que es el pueblo que conserva más fielmente la arquitectura tradicional cepedana. El certamen anual “Versos a Oliegos” aporta su granito de arena en forma de poesía para que este pueblo siga vivo en la memoria de todos.

"Pur trás, recuidu tras la llomba, tendiu nun recuestu, afállase un pueblo mu curtiquin, que se llama Oliegos, que cumu lus outrus del cuntornu, (Palacios, Quintana, Villameca y Donillas), ¡que maju y que guapu ye!"†

Aunque también se puede alcanzar el Cueto San Bartolo desde Culebros (la localidad más cercana a la montaña) elegimos hacerlo desde Villameca, siguiendo para ello la pista que da servicio al parque eólico. A buen seguro, mucho ha cambiado el camino desde que Cayetano Alvarez Bardón lo describiera...

"Pa encarbar a la cima d'aquel macizón de cuntornus escurus y leñosus, na más escomencipiare la escala, hay que burdialu y jubire un repechu de más de media llegua; hay que tener much'aguante y pisar siguru pur aquel terrenu aspeau y llenu de aguzus; si te'sfóutas un póucu, das una furcadiella o un tumbeirazu que escuártias la cabeza."†

Partiendo junto al crucero situado en el pueblo, no tenemos más que cruzar la carretera y tomar el ancho camino que, ascendiendo por la vertiente E. de la montaña nos depositará en el cordal. El punto culminante de la montaña queda a la derecha, detrás de la vieja instalación de comunicaciones (antena) que se encuentra inmersa en el pinar. Una vieja carreteruca asfaltada nos lleva desde el collado hasta la cima en apenas dos minutos. Un hito de piedras detrás del vallado nos indica la ubicación de la cima, pero el lugar carece de interés alguno. Más atractiva es la peña donde se instaló el vértice geodésico, el cual habremos divisado durante la ascensión por la pista. Para llegar a él no tenemos más que seguir el camino principal, pasando junto a otra horrorosa antena para auparnos a la panorámica peña. Bajo el vértice la asociación Cuatro Valles ha instalado un panel que explica la panorámica hacia La Cepeda y tierras de Astorga.

Extractos del libro “Cuentos en dialecto leonés” , de Cayetano Alvarez Bardón, editado en 1955.

Accesos: Villameca (1h).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak