Gora

Cabezos Altos (1.264 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Sarrera data
2015/08/24
Aldatze data
2015/08/24
1
Rompiendo la monotonía de la carretera entre Zaragoza y Montalbán, la población de La Hoz de la Vieja presenta sorpresivamente su abigarrado caserío junto al desfiladero u hoz de la que toma su nombre. Hay que decir que el término “Vieja” hace referencia a los materiales geológicos rojizos de los que están compuestas las rocas de la hoz (rubielos o rodenos), siendo “Vieja” una degeneración de “Rubiella” (Foz de Rubiella-Hoz de la Vieja). Encontramos en Teruel otras poblaciones de raíz similar, como Mora de Rubielos.

La Hoz de la Vieja se cobija al amparo de una vistosa torre defensiva del siglo XIV (a la que trepa un breve sendero balizado). Desafortunadamente la localidad sufre una progresiva despoblación, tónica general de la comarca turolense de Cuencas Mineras a la que pertenece. Sus vecinos, con ánimo de darle vida al pueblo, han abierto un pequeño museo en homenaje al pan.
EL tres de agosto de 2013 una intensa riada provocó inundaciones en la población. Una pequeña placa a la entrada del pueblo señala la altura que alcanzó el agua del río Armillas.

En torno a La Hoz de la Vieja encontramos una serie de cerros o cabezos de forma redondeada, pertenecientes al Sistema Ibérico, a medio camino entre las sierras de Cucalón y Oriche y los barrancos del Parque Cultural del Río Martín. Son montañas desnudas, fruto de la intensa explotación ganadera a la que se han visto sometidas a lo largo del tiempo. Testigo mudo de aquel pasado son los numerosos corrales que podemos encontrar en estos lares, en estado de abandono la mayoría de ellos. Entre los aulagares y los tomillares encontramos algunas manchas significativas de carrascal en torno al barranco del río Armillas.
Los Cabezos Altos son dos lomas gemelas (1.262-1.264 m.) que representan el segundo punto más elevado de la zona, solo superados por apenas una decena de metros por el cercano Cabezo de las Coronas (1.276 m.) El vértice geodésico se encuentra en la loma más baja (cima N.E). Una línea de alta tensión, bajo la cual hay que pasar, pasa cerca del cordal.
Para alcanzar la cima tomaremos una pista que parte de La Hoz hacia el NW, por encima del ancho barranco en el que se ubica el pueblo. Basta recorrerla un buen tramo hasta alcanzar un gran corral, utilizado todavía para cobijar ovejas. Un poco antes habremos dejado a la derecha otro en estado de abandono.

Dejaremos la pista principal y pasaremos junto al corral de las ovejas, prosiguiendo entonces por un nuevo camino casi horizontal (W) hasta alcanzar una cerrada curva a izquierda, en la cabecera del Barranco de la Hoya. A partir de aquí, si no lo hemos hecho ya antes( pues es factible) nos lanzaremos monte a través hacia la cima, debiendo pasar bajo las torres de alta tensión. La vegetación de aulagas y tomillo no nos pondrá problemas. Una vez junto al vértice geodésico, alcanzar la verdadera cima es tarea breve y sencilla.

Travesía-ascensión al Cabezo de la Muela (1.234 m.)

Como complemento a esta sencilla ascensión podemos realizar un descenso a La Hoz pasando antes por otro de los cabezos de la zona.: el Cabezo de la Muela (1.234 m.). Para alcanzar esta cumbre debemos cruzar previamente el barranco del río Armillas, existiendo para ello dos opciones desde Cabezos Altos. La primera de ellas consiste en tomar la loma que parte hacia el SE siguiendo siempre las señales metálicas blancas y negras que señalan la separación de términos. Pasaremos en este recorrido por algunos corrales en ruinas.

La segunda opción, algo más aventurera pero no exenta de encanto, consiste en descender hasta el fondo del Barranco de la Hoya, caminando por el mismo utilizando veredillas del ganado y pasando junto a algunos chopos. Cuando intuimos que nos falta poco para desembocar el en barranco del río Armillas, el de la Hoya (por el que descendemos) se enmaraña y no nos dejará continuar con facilidad. Bastará entonces con ascender suavemente por la ladera de la margen derecha, entre encinas, sin camino pero sin mayores problemas, con el objetivo de acercarnos a las señales metálicas citadas anteriormente, que vienen por la loma que está a la derecha sobre nuestra posición. Tirando un poco de intuición (muy fácil), pasaremos a la diestra de una peñita y descenderemos por fin hasta el río Armillas, que forma aquí un rincón pintoresco y agradable que invita al descanso. Solo nos quedará cruzar el arroyo y ascender con paciencia al Cabezo de la Muela monte a través, guiándonos por las señales blancas y negras que nos depositarán en la cumbre, señalizada por un tímido amontonamiento de piedras.
Descubriremos desde allí la casi despoblada aldea de Armillas, así como La Hoz, bastante cercana.

Salvo que tengamos ganas de acercarnos al último gran cabezo de la zona, el Cabezo del Poyo (1.256 m.), para descender a La Hoz solo tenemos que alcanzar el ancho y visible camino que une Armillas y La Hoz, pasando primero por las ruinas del corral que vemos cercano a nuestra posición en la cima. De allí nos plantamos en el camino y en el pueblo en breve tiempo.

Caminar desde Cabezos Altos hasta Cabezo de la Muela nos puede llevar tranquilamente una hora y media o más. La travesía entera puede suponer casi las cuatro horas.

Accesos: La Hoz de la Vieja (1h 10 min ).

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak