Gora

Férriz (1.772 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2015/09/19
Aldatze data
2016/07/10
1



La Sierra de Férriz es una alineación paralela al cordal del Cabezo de las Cruces (1710 m), con el que se une a través del Collado de la Contienda (1475 m). Se trata de una montaña poco conocida y escasamente transitada, a pesar de erigirse como máxima altura del sector comprendido entre Nogueruelas, Linares de Mora-Castelvispal y Cortes de Arenoso (1772 m de altitud en la mayor de las dos cotas del Alto Férriz). La ladera occidental, profusamente cubierta de pinares, aparece defendida por abruptos contrafuertes calizos que le confieren un aspecto complejo y áspero; gran parte de esa vertiente parece encuadrarse en una finca de propiedad privada, protegida por un vallado cinegético y con abundantes advertencias sobre su condición de coto deportivo de caza, por lo que hay que presuponer la posible presencia de individuos armados e intentar minimizar la posibilidad de "accidentes".

Una cabañera señalizada como "Vía pecuaria clasificada" de la que no hemos sabido recabar más datos (quizás sea la misma que corre desde Cortes de Arenoso hasta el límite con Linares y Nogueruelas, denominada "Cañada Real de la Hambrienta"), cruza el lomo de la sierra y desciende luego por un estribo bastante incómodo, cercano a un vallado que delimita los términos de Nogueruelas y Linares de Mora, hasta el Corral de la Contienda, desde donde cruza el cordal del Cabezo de las Cruces y prosigue por tierras castellonenses hacia Cortes de Arenoso y Puebla de Arenoso.

Hacia el sur, la Sierra de Férriz se desploma desde los farallones de la muela rocosa de Peñacalva (1641 m) sobre un hermoso paisaje de bosques, masías y barrancos que corren al encuentro del lejano río Mijares.

Desde Nogueruelas/Linares de Mora (Las Torres)

En un alto de la carretera A-1701, a 8,7 km de Nogueruelas, dirección Linares de Mora, en el paraje denominado Las Torres, se alzaba el Pino de San Bernabé (o de Las Torres), un impresionante pino silvestre catalogado como árbol singular por el Gobierno de Aragón, que sucumbió a un temporal de viento en 2005. A la izquierda de la carretera arranca una pista señalizada al merendero de la Fuente del Tajo.

A la derecha, a partir de la explanada donde estaba el árbol desaparecido (1552 m), una pista de cómodo caminar llanea entre pinos hasta la valla de entrada a Casa Narbón (20 min), una masía restaurada que insiste en advertir con carteles que se trata de una finca privada de acceso prohibido; junto al cercado que la rodea, unas placas recuerdan también que transitamos por una Vía pecuaria clasificada, lo que lleva a suponer la existencia de algún tipo de conflicto entre los intereses privados de la finca y posibles derechos públicos de paso ganadero. Antes de este punto, las paletas de un cruce de señales ya nos indican que transitamos por el PR-TE 23 que, procedente de Nogueruelas, conduce hasta la cima del Cabezo de las Cruces.

A partir de Casa Narbón, el camino asciende por el pinar y luego inicia un prolongado flanqueo a pie llano hacia Peñacalva. Sin necesidad de llegar a este despejado mirador, tras una curva que deja a la vista los cortados calizos que circundan esta vertiente del Alto Férriz (35 min), se separa a la izquierda, entre los enebros, el camino por donde circula la cabañera que asciende por la ladera occidental hasta el lomo de la sierra de Férriz; como alternativa, se puede intentar alcanzar más a la derecha, por encima de los pinos, una visible fractura del cortado rocoso por donde una empinada canal trepa entre las agujas calizas hasta la amplia cresta.

Por cualquiera de las dos rutas, se llega finalmente a un ancho cuello al pie del último repecho antes de la arbolada cumbre, donde se localizan unas rodadas que, tras cruzar por una portela el vallado fronterizo entre Nogueruelas y Linares de Mora, corona la primera y más elevada cota de las dos que forman el Alto Férriz (1772 m). La cima, algo decepcionante después del esfuerzo empleado, es una amplia explanada cubierta de árboles en la que no resulta fácil determinar el punto más elevado; un lugar agradable para sestear si aprieta el calor, pero sin más horizonte que el de los propios pinos albares que la pueblan. Se puede regresar por la cresta hacia el sur y, en lugar de descender por la ruta empleada en el ascenso, continuar por la cresta rocosa, esta vez con buenas panorámicas, siguiendo imprecisas trazas de paso hasta recuperar el PR-TE 23 en las inmediaciones de Peñacalva (1641 m).

En caso de querer continuar hacia el Cabezo de las Cruces, se puede descender por las erráticas sendas de ganado de la cañada, con la referencia del vallado que circula por la cercana cresta, en un recorrido algo incómodo pero sin dificultades de orientación, en el que se pierden 300 metros de desnivel hasta el collado de la Contienda, desde donde se sigue las marcas del PR hasta la cumbre del Cabezo. Hay que tener en cuenta que el regreso al punto de partida vuelve a ser cuesta arriba hasta Peñacalva (1641 m), con lo que la ruta circular completa (4h 30 min) se vuelve algo exigente.

Accesos: Nogueruelas/Linares de Mora (Las Torres) (1h 20min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak