Gora

San Antón (852 m)

remove-icon
Joseba Astola Fernandez
Sarrera data
2016/02/22
Aldatze data
2016/02/23
1

San Antón es un cerro u otero situado sobre la localidad de Dueñas.

Queda desgajado hacia el sur de la extensa meseta que, desde Tierra de Campos, penetra en la comarca palentina del Cerrato. Un alargado apéndice se extiende hacia la localidad eldanense (gentilicio que hace referencia a Eldana, antiguo nombre de Dueñas), elevándose tímidamente en la cota de Castro (871 m). Después, la meseta se desploma hasta un collado a 808 m, para elevarse de nuevo en la cota de San Antón, antes de caer hacia la vega del Pisuerga, en su camino hacia la capital pucelana. 

Curiosamente, teniendo en cuenta que la meseta referida se mantiene casi invariable en torno a los 860 u 870 metros, la altitud de San Antón queda un poco por debajo de ella. Sin embargo presenta una prominencia inusual para la zona que estamos tratando. Algo similar ocurre con el cerro donde se erigió la estatua del Cristo del Otero, en Palencia, desgajado de la meseta formando un cerro más cónico.

Por ello, San Antón es un monte bien distinguible desde el sur, sensación acrecentada por el color blancuzco del terreno arcilloso que brilla en algunas partes del casco cimero. En la ladera que baja a Dueñas se sitúa un pintoresco barrio de bodegas subterráneas, llamadas aquí cotarros, donde reposan o reposaban los caldos locales, alguno de los cuales ha sido adscrito en la D.O. Cigales.

Además de bodegas encontramos cuevas, en las que, hasta tiempos no muy lejanos, residían algunas familias. Estas construcciones, atípicas en Castilla, que tanto llaman la atención hoy en día, no gozaban de la misma admiración en los primeros años del siglo pasado. Ortega y Gasset recogía en sus "Notas de andar y ver" (1916) las impresiones de los viajeros del ferrocarril a su paso por Dueñas : "Pocos kilómetros antes de llegar a Venta de Baños está Dueñas, un pueblo atroz. Se alza en la caída de un cabezo con aire de pueblo alerta...” “En torno al pueblo, edificado sobre la tierra, hay un pueblo de terrícolas, de hombres que viven como hormigas dentro del cabezo.”

Un paseo a San Antón

Situados en la Plaza España, dirigiremos nuestros pasos hacia el barrio de bodegas situado bajo un visible repetidor. Podemos hacerlo por la iglesia de Santa María y descubrir a nuestro paso las chimeneas que salen de la tierra, llamadas aquí cerceras o luceras, cuya finalidad es dejar respirar a las bodegas y que estas no se hundan.

Por la pintoresca calle Vinateros alcanzamos la calle San Antón, donde, junto a la última casa, el hormigón da paso a un camino de tierra blanca (que tiende a embarrarse en épocas de lluvia). Este conduce al collado situado justo al  NE de San Antón, desde donde varias sendas se dirigen a la cima. Para evitar los repechos más duros, podemos girar a la vertiente septentrional del monte y lanzarnos a la cima cuando lo estimemos oportuno, tomando alguna senda en el pinar.

En la cima encontramos una maltrecha bandera que se ve desde Dueñas. La desgarrada tela azul coincide con el color del escudo de la ciudad, en el que, curiosamente, aparecen tres remos. También hay, a ras de suelo, una pequeña señal geodésica.

La trivial ascensión a la cima puede verse enriquecida con un paseo hasta el vértice de Castro y con una visita a Dueñas, localidad que ostenta el título de Ciudad desde 1928 y cuyos habitantes, los eldanenses, son más conocidos en la provincia con el mote de botijeros, pues se dice que vencieron a los árabes utilizando botijas a modo de armamento. La fortaleza contra la que lucharon pudo estar situada en el monte San Antón, cuya cota  aparece en otros mapas con el nombre de El Castillo.

Acceso: Dueñas (30 min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak