Gora

Santa Lucía (485 m)

remove-icon
Rafael Bartolomé
Sarrera data
2016/03/06
Aldatze data
2018/10/29
7

El cerro boscoso donde estuvo el castillo medieval, alrededor del cual creció la muy noble y muy leal ciudad de Tafalla, y que luego fue ocupado por el fuerte de Santa Lucía, que le da nombre, es actualmente uno de los lugares de esparcimiento y paseo habitual de los tafalleses.

Como un verdadero pulmón para oxigenarse, es de agradecer que se haya mantenido el bosque del cerro, aunque ya no existan apenas restos históricos. Es por ello que es conocido popularmente como "los pinos", o al menos así lo llamaba todo el mundo en mi infancia cuando subía con mi familia. Años después, intentando ser objetivo y esquivar la nostalgia, creo que el monte tiene algo más de interés del que parecería en un principio, cuando lo vemos asomar desde la autopista siempre encima de Tafalla, aunque no sea excesivamente prominente, debido a su interés cultural, al igual que otros antiguos cerros con castillo desaparecido, como los de Aibar / Oibar, Monreal o Larraga.

El Castillo de varias torres es por ello el motivo que figura en el escudo de la ciudad desde la Edad Media, antes de que fuera destruido, tras la anexión al reino de Castilla, luego España, entre 1516 y 1521, si bien hay quien opina que el escudo remeda también la muralla que rodeaba la población. Las almenas retiradas del castillo, parece que se usaron en la Capilla del Palacio de la Sonsierra. Posteriormente al escudo se le añadió un guerrero en la puerta, debajo del cual apareció la misteriosa palabra Tubal, y debido a la participación de los tafalleses en la batalla de las Navas de Tolosa, se rodeó de las conocidas cadenas, que Sancho VII el Fuerte arrancó de las que rodeaban la tienda de Miramamolín. También se añadió a San Sebastián mártir, co-patrón de la villa.

Mención aparte merece la leyenda del personaje bíblico de Túbal, en realidad Tubalcaín, descendiente de Caín, y uno de los cuatro hijos de Lamec, al que se atribuye la invención de la metalurgia y la legendaria fundación de diversas ciudades como Tafalla y Tarazona. Se llegó a decir que el escudo original que lo contenía estaba en el castillo, pero parece poco verosimil y es evidente que se añadió después, por lo que el nombre Tubala atribuido a la ciudad es muy posterior, siendo el original Tafallia, Al-Tafaylla, Thafalia o Tafaylla.

En las guerras carlistas, aprovechando la planta del castillo, se erigió el fuerte de Santa Lucía en el siglo XIX, siendo demolido a principios del siglo XX. La fortaleza disponía de una galería subterránea que servía de escape hasta la misma orilla del río Cidacos.

 

cerro

 

Al cerro se puede acceder desde cualquier parte del casco urbano, subiendo por las calles en dirección W, siendo la zona oriental la que tiene escaleras y es más civilizada, pero es más recomendable el acceso Norte que al menos usa una senda, aunque lleguemos por las calles.

Desde Tafalla por el parque Miriam García Pascual (T1)

estelaConsidero inevitable para cualquier montañero usar esta ruta, aunque no hayamos oido hablar de esta escaladora, debiendo, en la entrada N de la ciudad, buscar el acceso por la calle que suele acceder al centro de salud (W). De frente se alcanza la entrada al parque por un camino cementado ( 453 m ), justo en el collado que da la escasa prominencia a la cumbre.

En el parque hay un merendero, una pista de patinaje y una estela que recuerda a la escaladora de la localidad Miriam García Pascual, fallecida por una avalancha a los 26 años en el Meru Nord (Himalaya indio), el 25 de mayo de 1990 junto con Jesús Buezo (Risi) y Miguel Ángel Lausín. Como testamento póstumo dejó escrito su libro "Bájame una estrella", diario poético de sus viajes por América tras las ascensiones al Capitán, Alpamayo, Huascarán y Fitzroy entre otros. Se la recuerda por ser pionera de la escalada femenina en nuestro país y por ser la primera mujer española que coronó el Gran Capitán. No puedo menos que compartir algún estracto:

cima"Decir que he sido feliz en este viaje no sería exacto; ha habido buenos ratos y otros muy duros... He tenido la satisfacción de elegir mis pasos, vivir como quiero vivir, que me interesa mucho más que ser feliz... Que nunca falte una montaña en tus sueños".

"A veces sueño con una casita en el campo y un príncipe azul. Pero en el fondo se que no puedo; me falta valor para afrontar la vida cotidiana, la rutina de un trabajo o el compromiso de un amor; nací pájaro y miro con envidia a la gente que es feliz en tierra, como el rebeco mira con nostalgia el vuelo de las águilas"

Tras el momento nostálgico, accedemos a la senda que se interna en el pinar y lo remonta en agradable sombra, hasta alcanzar el paseo de ronda con barandillas, accediendo fácilmente por la derecha a la meseta cimera donde está la cruz. En la cara oriental están las escasas ruinas del fuerte junto a un panel informativo.

Accesos: Tafalla ( 20 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak