Gora

Gato, Peña del (1.629 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2016/04/04
Aldatze data
2016/04/05
1

Al calor de la Peña del Sol (1708 m) se recuesta, bonachona, la Peña del Gato (1629 m). No conviene, sin embargo, confiarse demasiado; desde el Collado la Verdiana, la peña ronronea y se deja acariciar el lomo, pero tuerce el morro, se pone arisca y enseña las uñas a quien pretenda acercarse por cualquier otro lado.

A pesar de su modestia relativa, la cresta rocosa de la Peña del Gato llega a adquirir presencia propia desde Santa María de Redondo, como punto culminante de la ladera boscosa que cierra por el SW el idílico Valle de Viarce. En el mismo paseo podemos visitar las dos peñas, incluyendo además en el paquete a la Peña Bermeja (1584 m), en un recorrido variopinto, vistoso y muy satisfactorio por un sector poco conocido de la montaña palentina.

Desde San Juan de Redondo

En Cervera de Pisuerga, tomar la CL-627 que, por el puerto de Piedrasluengas, descenderá luego a Potes; pasado San Salvador de Cantamuda, capital administrativa del Ayuntamiento y de la Comarca de la Pernía (imprescindible visitar su maravillosa iglesia románica), una carreterilla a la derecha circunvala la blanca pirámide de Peña Tremaya, siguiendo el curso ascendente del Pisuerga hasta San Juan de Redondo. Un ensanchamiento a la derecha al principio del pueblo, donde hay una fuente y se puede aparcar, es el punto de inicio de la ruta, que coincide con el itinerario propuesto para ascender a la Peña del Sol.

En San Juan de Redondo (1185 m), a la vista del compacto molino semioculto a la orilla del río bajo los álamos, cruzar el puente sobre el Pisuerga y abandonar enseguida el ancho camino carretero por un claro sendero que remonta a la izquierda; hay que seguir valle arriba las sendas trazadas por el ganado en la pradera, dejando abajo a la izquierda el fondo de la vaguada. Se avanza prácticamente en horizontal al pie de las graveras que cubren la ladera de solana de la Peña Bermeja (1584 m), viendo en la otra vertiente la pista abandonada al principio, demasiado elevada para nuestros intereses.

Tras rozar el fondo de la vaguada, los rastros que seguimos rodean por la izquierda una gran mancha de robledal mientras ascienden, siempre por terreno despejado, hasta una collada; a partir de aquí, aunque los arbustos la difuminan en algún punto, la senda es fácil de seguir, siempre al pie de la pedregosa ladera y por encima del arbolado (hay algún hito aislado, sin continuidad). Traspasamos a la brava una alambrada que cruza el sendero (0,35) y pronto salimos del dominio del bosque, a la vista del impresionante relieve de la Peña del Sol.

Hay que remontar por terreno empinado la sombría vaguada, salpicada de árgomas, hasta el marcado collado la Verdiana (1,35), abierto entre la Peña del Sol y la Peña del Gato. A partir del collado, por la cómoda arista SE, única vía exenta de complicaciones, se asciende en breve a la aérea y solitaria cima, mirador de primer orden del impresionante hayedo de Viarce y del racimo de montañas que lo cercan.

Accesos: San Juan de Redondo (1h 40min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak