Gora

Peña Bermeja (1.584 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2016/04/05
Aldatze data
2017/01/15
1

Desde el Valle de Redondos, la Peña Bermeja se presenta como una alargada montaña, blanca de caliza y verde de la hierba áspera que medra entre las grietas del lapiaz, rematada por un irregular y discontinuo penacho rocoso. Un muro vertical de aspecto infranqueable, con algún corto tramo menos arisco, defiende el acceso a la cresta por la vertiente septentrional. El hayedo de Viarce trepa prácticamente hasta la base de la pared, donde se forma un estrecho corredor, libre de vegetación, con débiles rastros de paso, más de rebecos o de ganado que de personas.

Los poco más de 30 metros de prominencia respecto a la vecina Peña del Gato (1629 m) desmienten su aparente individualidad, pero no consiguen privarla de interés ni de cierta belleza serena y sin alardes.

Desde San Juan de Redondo

Aunque es posible crestear desde el propio San Juan hasta la cima, por terreno incómodo aunque no difícil, enlazando viras por la ladera de solana en los tramos más expuestos, el itinerario más sencillo coincide con el descrito para la Peña del Sol (1708 m) y la Peña del Gato (1629 m), que probablemente se ascenderán en la misma ruta.

En San Juan de Redondo (1185 m), a la vista del compacto molino semioculto a la orilla del río bajo los álamos, cruzar el puente sobre el Pisuerga y abandonar enseguida el ancho camino carretero por un claro sendero que remonta a la izquierda; hay que seguir valle arriba las sendas trazadas por el ganado en la pradera, dejando abajo a la izquierda el fondo de la vaguada. Se avanza prácticamente en horizontal al pie de las graveras que cubren la ladera de solana de la Peña Bermeja (1584 m), viendo en la otra vertiente la pista abandonada al principio, demasiado elevada para nuestros intereses.

Tras rozar el fondo de la vaguada, los rastros que seguimos rodean por la izquierda una gran mancha de robledal mientras ascienden, siempre por terreno despejado, hasta una collada; a partir de aquí, aunque los arbustos la difuminan en algún punto, la senda es fácil de seguir, siempre al pie de la pedregosa ladera y por encima del arbolado (hay algún hito aislado, sin continuidad). Traspasamos a la brava una alambrada que cruza el sendero (35m) y pronto salimos del dominio del bosque, a la vista del impresionante relieve de la Peña del Sol.

Hay que remontar por terreno empinado la sombría vaguada salpicada de árgomas hacia el marcado collado que la culmina; para ganar el cresterío y la cima de Peña Bermeja, sin embargo, no es necesario alcanzar el collado, sino flanquear hacia la izquierda a media pendiente bajo los roquedos de la Peña del Gato, trepar una canal semiherbosa entre ambas peñas y crestear luego con precaución hasta la cima, siempre apoyados en la vertiente de solana, más accesible que la de umbría.

Accesos: San Juan de Redondo (1h 35min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak