Gora

Peña Orbó (1.812 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2016/04/06
Aldatze data
2016/04/10
1

Peña Orbó es un pequeño forúnculo calizo provocado hace 35 millones de años por la Orogenia Alpina sobre la vieja costra de conglomerados y areniscas del Triásico (más de 200 millones de años) que forman la montaña de Peñalabra (2029 m). Curioso contraste de volúmenes, texturas y colores (blanco de caliza sobre pardos y ocres de las areniscas), que se repite a lo largo de toda la vertiente palentina de las sierras de Híjar y Peñalabra.

Las únicas referencias documentales que hemos encontrado sobre la denominación de este pico como Peña Orbó corresponden al mapa de cordales A-44 de Javier Malo Iciar (Alto Campoo-Peña Sagra, año 1991) y a un pequeño mapa (probablemente basado en el anterior) en la práctica guía "50 montañas de la Cordillera Cantábrica", de David Atela (Desnivel, 2005), que por otro lado le asignan una altitud de 1801 m (cota oficial en la hoja 82 de la cartografía del IGC hasta la versión de 1976).

Desde el Puerto de Piedrasluengas

Peña Orbó pilla de camino en la ruta clásica a Peñalabra desde el Pto.de Piedrasluengas (1355 m), paso de la CL-627 entre Cervera de Pisuerga y Potes. Tras disfrutar de las vistas hacia Cantabria desde el mirador instalado en el alto (si las nieblas y el viento lo permiten), tomamos al otro lado de la carretera la pista que se dirige a una pequeña chabola al pie de dos características agujas rocosas. Convertida en sendero, faldea luego largamente por las praderas bajo Peñalabra, cada vez más invadidas de árgomas, brezos y piornos, con la sugerente silueta de Peña Vizmo (1735 m) siempre a la vista.

No tarda demasiado en aparecer nuestro objetivo, un pequeño promontorio redondeado de agradable perfil, con un alargado faldón calizo que se resuelve en canchal ladera abajo. El pisado camino alcanza el amplio collado al pie de la rampa terminal de Peñalabra, bajo el botón pétreo de Peña Orbó. No hay sendero hasta la cima; la intuición y la experiencia nos guiarán, previsiblemente algo a la izquierda de la pared, en una corta trepada que presenta breves terrazas herbosas y alguna tiesa canal, sin complicaciones pero algo expuesta. La prudencia aconseja graduar el ascenso como (F), sobre todo con tiempo húmedo.

De vuelta al collado, la ruta normal a Peñalabra culebrea por marcado camino hasta alcanzar sin ninguna dificultad un portillo en la cresta (1963 m) que lo une con el Tres Mares (2171 m); la continuación al W hasta la emblemática cima, con dilatado panorama, resulta evidente (2h).

Accesos: Puerto de Piedrasluengas (1h 20min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak

  • item-iconLuis Astola Fernández
    2016.eko apirilak 9a

    Muchas gracias a Patxi Galé por su aportación