Gora

San Cristóbal (1.352 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2016/04/19
Aldatze data
2016/04/19
1

Uno de los senderos acondicionados del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre - Montaña Palentina permite conocer y admirar al venerable Roblón de Estalaya, un vetusto y fornido ejemplar de roble albar (Quercus petraea), incluido desde 2006 en el "Catálogo de Especímenes Vegetales de singular relevancia" por la Junta de Castilla y León. El Roblón se cobija en la espesura del extenso bosque mixto (hayedo-robledal) que cubre la ladera septentrional del cerro San Cristóbal (1352 m); la visita al árbol monumental será una buena excusa para alcanzar también la despejada y panorámica cumbre de esta modesta montaña.

En la descripción oficial que realiza la propia Junta sobre el Roblón de Estalaya, se destacan las características singulares de este longevo ejemplar:

‘El Roblón’ o ‘Abuelo’ de Estalaya, es uno de los árboles más conocidos de la provincia de Palencia. Se incluye en el Catálogo de Especímenes Vegetales por su gran porte y tamaño, lo que le hace ser masivamente visitado. Este roble albar posee 17 metros de altura y un tronco grueso y retorcido de más de 10 metros de perímetro desde su base. De él surgen ramas de grandes dimensiones que conforman una copa de anchura próxima a los 16 metros. En su tronco se pueden observar las diferentes adversidades a las que ha sobrevivido en sus más de 500 años de vida, como las marcas de un rayo o del hacha del hombre que lo señaló para una tala que no se llegó a realizar, ya que su tamaño y antigüedad logró el respeto de los vecinos de la zona. No muy lejos de ‘El Roblón’ se encuentran otros dos robles catalogados de especie albar, como ‘El Roble de la Tenada’, en Cervera de Pisuerga, y ‘El Roble de Lebanza’, en La Pernía, con una antigüedad de más de 500 y 300 años cada uno. Aparte de su edad, les hacen extraordinarios sus más de ocho metros de perímetro de base y una altura comparable a la del ‘Abuelo’.

Por su sencillez e interés ambiental, la "Senda del Roblón" resulta muy adecuada para ser realizada con niños. En la cercana aldea de Verdeña abre además sus puertas la "Casa del Oso", un centro de interpretación con prolija información en torno a las andanzas de este mítico plantígrado, que habita en lo más profundo de las intrincadas florestas de este magnífico espacio natural.

Desde la propia Verdeña, sale también otra interesantísima ruta interpretativa circular, la "Senda del Bosque Fósil", que facilita el acceso a un extraordinario panel rocoso con improntas de los árboles que habitaban la zona hace 300 millones de años, y la explicación mediante paneles del curioso fenómeno. La prolongación del sendero permitirá el ascenso al vértice del Oterillo Tercero (1387 m), simpática cota de excepcional panorámica. En definitiva, un puñado de excelentes propuestas que configuran un entretenido y didáctico plan de fin de semana para toda la familia.

Desde Estalaya

La carretera CL-627 entre Cervera de Pisuerga y Piedrasluengas, pasada la localidad de Vañes, cruza a través de un puente la cola del Embalse de Requejada, donde se toma a la derecha la carretera a Herreruela, Verdeña y Celada de Roblecedo; rebasado el ramal que sube a Estalaya y Verdeña, a 250m se abre el aparcamiento de la Senda del Roblón.

Abandonar la explanada (1085 m) siguiendo la ruta marcada como PR (no homologado), que enseguida coincide con las balizas rojas y blancas del GR-1 (tramo Brañosera-Cervera de Pisuerga). Sin posibilidad de error, se sigue por pista la doble señalización en dirección a Vañes y al Roblón durante cinco minutos, hasta la primera bifurcación, donde se abandona el GR y se continúa a la izquierda por la Senda del Roblón. Tras un tramo entre praderas, el camino acondicionado penetra en el bosque, deja a la derecha un desvío del propio sendero, que permitiría realizar una ruta circular, y se encara con "El Abuelo", el vetusto roblón, protegido por un vallado (30min).

Tras presentar nuestros respetos a un ser tan venerable, se sigue bosque arriba, con trazas de sendero, para descubrir que no es el único roble añoso y notable que se esconde en la floresta; algunos ejemplares, que ya sucumbieron a la edad y a los elementos, yacen junto a la empinada senda. Pronto se sale del hayedo-robledal a la ancha loma que trepa desde Vañes, donde corre un sendero entre escobas y matorral de roble rebrotado; alcanzado el carril de servicio de dos pequeñas antenas, el vértice geodésico de San Cristóbal es la referencia para lograr la cima, ubicada apenas 150 metros al este. Un pequeño hito de areniscas señala el punto más elevado.

Para variar el regreso, dejarse caer al inmediato collado (E) e introducirse a la izquierda en el bosque. Es un placer descender sin rumbo fijo entre los árboles, sabiendo que más abajo nos recogerá una buena senda de ganado que recorre el bosque en horizontal; siguiéndola a la izquierda, nos llevará pronto sin pérdida junto a un bebedero, cerca de la pista de ascenso, que nos devuelve cómodamente al aparcamiento (1,30).

Accesos: Estalaya (aparcamiento de la Senda del Roblón) (45min)

 

Material complementario

 

pdf-icon
1.548 kB
2018/03/11

 

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak