Gora

Castillo de Cote (518 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2016/05/11
Aldatze data
2016/05/12
1

La Sierra de San Pablo de Montellano constituye una estribación septentrional, ya en tierras sevillanas, del Macizo de Grazalema. De superficie y altitudes relativamente modestas, tiene tres cotas destacadas: Montellano (531 m), la mas occidental y con mejor panorámica, cuenta en su cima con el Mirador de Pancorbo y con el vértice geodésico denominado "Sierra de Montellano"; en el centro, San Pablo (546 m) es el techo de la cadena, reconocible por el elevado observatorio de vigilancia forestal que se alza en su cumbre; la cima más oriental, el Castillo de Cote (518 m), sin duda la más interesante de las tres, está ocupada por una singular torre del siglo XIII que da nombre a la montaña, llamada Mons Acutus desde época romana.

Fuertemente alterada por la acción humana, que ha trazado por sus laderas y cordales una maraña de pistas transitables, miradores y merenderos, y que explota en los accesos al castillo sendas canteras de extracción de áridos, la sierra de Montellano se recupera aún del incendio que arrasó en 2012 la cuarta parte de su superficie arbolada; cubierta de pinos y encinas, constituye un importante reducto forestal enclavado entre los cultivos de la Campiña sevillana.

Los datos que siguen, que reproducimos casi íntegramente por su interés, están extraídos de uno de los paneles explicativos colocados por la Diputación de Sevilla al pie del cono donde se asienta el Castillo de Cote, y sirven para enmarcarlo desde un punto de vista histórico y arquitectónico:

"La expresión Banda Morisca debió acuñarse en el siglo XIV en el Reino de Sevilla. Desde el siglo anterior toda la franja de separación entre cristianos y granadinos se llamó simplemente La Frontera, como así se conocía fuera de la región todo el territorio que en la época se llamaba Andalucía y que correspondía a los antiguos reinos de Jaén, Córdoba y Sevilla, nacidos de las conquistas de Fernando III y Alfonso X el Sabio.
El conjunto fortificado de Cote consta de dos recintos amurallados concéntricos, una torre tetrabsidal y un arrabal extramuros. Las primeras construcciones fortificadas datan de época Califal (s.X) y Taifa (s.XI). En 1240, tras la conquista castellana, el recinto se ve sometido a varias reformas llevándose a cabo la construcción de la torre tetrabsidal y una nueva puerta de acceso. El elemento de mayor singularidad del conjunto es la torre o Donjon (torre residencial) correspondiente al estilo gótico Alfonsí. Su planta es cuadrilobulada, un cuadrado central al que le han adosado cuatro ábsides. El espacio central está cubierto por una bóveda de crucería de aristas ocultas por arcos cruceros.
Datación del castillo: S.X - S.XV. Denominado hisn Aqut durante la dominación musulmana (castillo agudo, de donde deriva el topónimo Cote), formó parte desde época emiral de la Cora de Morón, de la que la villa de Cote era cabecera de un distrito. En 1240, con el avance de las tropas castellanas sobre los territorios andalusíes, Cote es entregado por capitulación al rey Fernando III el Santo quien lo donó a su tercer hijo, el infante Don Enrique. En 1253, el castillo es donado por Alfonso X el Sabio al Concejo de Sevilla. En 1277, la inestabilidad militar con el reino nazarí hace necesaria la reorganización de la frontera y Cote es entregado a la Orden de Alcántara, pasando a formar parte de la Encomienda de Morón. Esta fecha marca el inicio del abandono y progresiva destrucción de la villa, del que logra subsistir el castillo hasta fines del siglo XV como punto de vigilancia de la frontera con Granada."

En cualquier caso, el Castillo de Cote es un destacado hito paisajístico y cultural, con importantes connotaciones históricas y dotado de gran potencia visual, fácilmente accesible mediante un agradable paseo en su tramo final.

Desde Montellano

El acceso "oficial" al castillo y a la cima aprovecha la descomunal pista que da servicio a las canteras que corroen las laderas al pie de San Pablo y del propio Castillo de Cote. Normalmente accesible en cualquier tipo de vehículo hasta el collado intermedio entre ambas cotas, la erosión producida por las lluvias la hacen actualmente (mayo de 2016) intransitable. Será necesario iniciar la ruta a pie al principio de la pista, que arranca desde el km 4,8 de la carretera A-8127 entre Montellano y Coripe, a dos km del cruce donde se ubica la Venta del Potaje; un panel de los Castillos de Sevilla indica el punto exacto (315 m).

La ruta hasta el collado no tiene demasiada historia ni grandes alicientes, obligados a transitar por una horrorosa y descarnada pista que pasa entre las dos canteras y asciende zigzagueante y polvorienta por la ladera meridional del "Mons Acutus" (Monte Agudo, contrapuesto al Montellano que caracteriza el relieve de la sierra); lo mejor que se puede destacar de este tramo del camino hasta el collado es su brevedad (20min).

A partir de este punto, situados bajo el cono cimero cubierto de encinas y rematado por el singular donjón gótico, el ambiente cambia radicalmente. Se penetra en el recinto vallado de la zona arqueológica a través de una puerta un tanto fuera de lugar, provista de un inoperante paso canadiense que el ganado ha aprendido a soslayar. El ascenso hasta la cima se realiza por el antiguo camino del castillo, balizado y marcado en azul, remozado y quizás acondicionado en exceso, pero que se hace agradable y forzosamente corto; tras la breve y sombría trepada entre encinas, donde se adivinan restos de las viejas murallas perimetrales, unas escalinatas metálicas conducen a la rocosa explanada cimera, frecuentemente invadida por las cabras, que llegan a utilizar el interior del castillo como fresco corral.

Llama la atención la buena conservación de las arquerías de las bóvedas, de hermosa factura gótica; la terraza que cubre actualmente la torre es accesible a través de estrechas escaleras de piedra y permite disfrutar de una excelente panorámica sobre la Campiña sevillana, la cuenca del legendario río Guadalete, las vecinas tierras de Cádiz y las montañas que las circundan.

Desde Montellano y desde la Venta del Potaje (a 3 km en dirección Coripe), se puede alcanzar por sendas pistas entre pinos el Mirador del Acebuche, al NW de la cima de San Pablo (546 m) y, por senderos de ganado que rodean por el norte el techo de la sierra, llegar al collado de acceso al Castillo de Cote y a la cima. Desde el collado un sendero señalizado con balizas y pintura azul conduce directamente a la cima de San Pablo en menos de 15 minutos.

Accesos: Pista de las canteras (35 min); Venta del Potaje (1h 15min); Montellano (1h 30min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak