Gora

Mostayal, La (1305 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2020/09/12
Aldatze data
2020/09/12
2

Cercana a la peculiar metrópoli asturiana, repartida en los tres grandes núcleos urbanos (Gijón, Oviedo y Avilés) que concentran en un reducido espacio más de la mitad de la población del Principado, La Mostayal (1304 m) es una cumbre muy popular, un objetivo clásico para los numerosos aficionados a patear las montañas de este territorio tan generoso desde el punto de vista orográfico.

Además de por su proximidad, La Mostayal reúne sobrados argumentos para justificar su popularidad entre el mundillo montañero y excursionista astur. Desgajada al norte de la emblemática sierra del Aramo, la montaña resulta ser uno de los perfiles más reconocibles de este singular espacio natural que se alza como un inmenso bloque de líneas compactas y macizas al sur de la capital asturiana. Dotada además de accesos cómodos, que permiten la aproximación rodada por su ladera oriental hasta cotas relativamente elevadas, La Mostayal se convierte en un destino poco exigente físicamente, al alcance de casi todo el mundo.

Entorno natural y rural de calidad, con hierba, roca, fuentes y abundante ganado (vacas, yeguas y cabras) compartiendo el espacio en temporada de pastos; buenos caminos, señalizados con brochazos de pintura amarilla en las zonas rocosas donde la senda se difumina; tramos de cresta espectaculares, que aportan al paseo momentos de cierta emoción, exenta en cualquier caso de riesgo; y una cumbre cómoda y segura, inmensamente panorámica y provista de variados elementos típicos de las cimas más populares y concurridas de nuestro pais: buzones, cruz, hornacina con simbología religiosa, placas de homenaje a montañeros desaparecidos...

En definitiva, una cumbre hermosa, atractiva, facilona y prestigiosa, de las que hacen afición, imprescindible en el catálogo particular de los aficionados locales a la montaña.

Desde la Vega Bobies

Ruta sencilla con buena visibilidad (las nieblas en la zona son frecuentes) desde el paraje de Bobies, una mayada ganadera situada a menos de 3 km de La Vara, localidad perteneciente a la parroquia de San Sebastián, en el concejo de Morcín. El itinerario para alcanzar este apartado lugar desde Soto de Ribera, en la N-630, pasa por Argame, hasta el km 5 de la MO-5, donde se toma la MO-2, que contornea por la izquierda (derecha hidrográfica) el embalse de Los Alfilorios. Recorridos 4,5 km por esta carretera, en L'Ablanedo, hay ascender a la izquierda en dirección a La Vara (existe un poco visible poste de señales del GR 106 "Ruta de San Melchor"), siguiendo durante casi 2 km una carreteruca sinuosa y sombría; al tocar esta pequeña aldea, se toma a la derecha una estrecha pista ganadera asfaltada hasta el pequeño aparcamiento vallado de Vega Bobies.

Hay que tener en cuenta que el recinto acotado para prevenir daños por parte del ganado, con capacidad para alojar una docena de vehículos, se satura con facilidad en fechas señaladas; no existe mucho más espacio en los alrededores para aparcar con comodidad.

Desde Bobies (925 m), se asciende pradera arriba hasta una fea pista de reciente construcción, que cruzamos para continuar por las viejas sendas labradas por el paso frecuente del ganado en la ladera, a tramos encharcada. A medio camino del collado, en terreno bastante embarrado, aparece una fuente con abrevadero; desde las cercanas cabañas de Brañacé, los mastines que custodian un inquieto rebaño de cabras avisan de su presencia con roncos ladridos.

Más arriba de la fuente, enlazamos con el antiguo camino pastoril que trepa hasta la amplia collada de Pandelaforca ("pando de la horca": "hondonada en la bifurcación de caminos", según la interpretación etimológica del lingüista lenense Xulio Concepción Suárez). El verde collado, campera querenciosa para vacas y yeguas, con su túmulo prehistórico arrasado y casi imperceptible, da vista a la vertiente quirosana; al S, el imponente paredón calizo del pico Mosquil (1282 m) domina las empinadas sendas que llevan hacia los altos pastos de Fontazán, la Gamonal (1710 m) y la mayada de L'Angliru.

El ascenso a La Mostayal desde Pandelaforca, marcado con brochazos amarillos que buscan los mejores pasos entre el sencillo lapiaz, no tiene misterios. La pendiente es muy llevadera hasta la proximidad de la cumbre, donde la montaña gana carácter y belleza; el último tramo, bastante empinado, trepa sin dificultad a la cresta y corona la aérea cima de La Mostayal (1305 m), ocupada por ágiles vacas de hermosos ojos bovinos.

La panorámica, inmensa en todas direcciones, abarca desde las aglomeraciones urbanas y la brumosa línea costera por el norte hasta la recortada silueta de Picos de Europa, los perfiles azulados hacia Redes, el inconfundible Pico Torres y las alturas cantábricas desde San Isidro a Pajares, la voluminosa Peña Rueda y las Ubiñas, el sector de Somiedo desde La Calabazosa hasta el Cornón, las crestas de Peña Manteca...; más próximos, el Monsacro, los innumerables picos de l'Aramo, la Airúa Naval, las sierras de Sobia, de Gradura, Gorrión y Caranga, el desfiladero de las Xanas...

Un excelso mirador para contemplar, sin prisas, la inabarcable geografía montañera asturiana.

Accesos: Vega Bobies (1 h)

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak