Gora

Camponuera, Peña (1.699 m)

remove-icon
Javier Tezanos Díaz
Sarrera data
2016/07/30
Aldatze data
2018/02/14

Entre el cordal de la Sierra de Albas y los valles de Liébana hay un precioso “rosario” de cimas calcáreas formadas por afilados cuchillares, que hacen las delicias de los escaladores. De E a W se pueden citar los picos: Peña Ciquera (1626 m), Peña Cigal (1532 m), Peña Campunuera (1697 m), Peña de Diego (1611 m), Peña del Castro (1113 m) y termina en la Peña de la Hoz (1386 m) (que es la que se ha tenido que horadar para hacer los Túneles de Dobres).

Travesía desde Lores a Pesaguero

Se sale desde la entrada (1084 m) de Lores, ya que dentro del pueblo el autobús no tiene posibilidades de dar vuelta. En la primera bifurcación, entre las casas, se irá a la izquierda y en la siguiente también a la izquierda, dando a una plazoleta, en la que se puede ver un potro para herrar el ganado. Se sigue calle arriba (de frente), para ir después a la derecha, pasando ante la Casa delArco (posiblemente del s XI), continuando hacia la salida del pueblo más a la derecha (N) de las dos que salen en dirección W. La más cercana al Arroyo Rilores.

Se continúa por el encajonado valle de este arroyo, primeramente, por su margen derecha, hasta alcanzar un viejo puente de madera, por el que se pasa a la otra margen. A partir de aquí, se caminará por zona de prados. En la otra ladera de la vaguada se extiende un amplio bosque y a la derecha, se pueden ver las crestas rocosas del Alto del Robledo (1528 m) y a continuación de éste Peña Llana (1518 m).

Después de sobrepasar estos farallones se abre (derecha) la vaguada del Arroyo Recuenca, que se cruzará (1238 m) junto a su desembocadura al Arroyo Rilores. Inmediatamente después se encuentra una bifurcación, en la que se irá por la izquierda, desechando, enseguida, otro camino a la izquierda que se adentra por la Canal de Ocejo, tapizada de hayas.

Cuando el valle se abre un poco aparece, de frente, un afloramiento de roca que desciende hasta el arroyo, que en su labor erosiva ha perforado esta roca dejando un escote por el que pasan agua y camino. Poco antes de alcanzar este paso hay que dejar la pista y ascender por la cuesta de la derecha, subiendo en diagonal a través de unas camperas en dirección a la parte superior del roquedo. A media altura, el camino comienza a estar marcado por hitos que conducen hacia una pilastra bastante lisa que da paso a una escotadura en la roca, por la que se pasa cómodamente al otro lado del roquedo.

Se continúa por la ladera, más o menos llaneando, por encima de una mancha de espinos y debajo de unos contrafuertes de roca. Después de pasados éstos se cruza una vaguada y se sigue bajo otro afloramiento rocoso, que se irá rodeando subiendo a su plataforma superior y continuando hacia elmorro del siguiente farallón. En este tramo la pendiente se hace más fuerte, hasta alcanzar la llanada superior de este último resalte. Seguidamente se cruza la campa, al final de la cual sale (NW) un claro sendero entre escobas y aulagas.

El camino pasa pronto por el escote de otra espina rocosa, en la que destacan varias agujas, y continúa subiendo y bajando, aunque sin perder ni ganar altura. Finalmente, se pasa bajo Peña Cabrera (1602 m) y se alcanza el Collado Villajilar (1554 m), donde se encuentra la pista que recorre la parte alta de las Sierras Albas y los Puertos de Pineda. Se continúa de frente (ramal de la izquierda) rodeando Peña Larzón (1605 m), que queda a la derecha, y alcanzando otro collado (1562 m).

Aquí, aunque se puede seguir por la pista, es recomendable subir por la derecha (N), alcanzando enseguida una collada donde se cambiará al SO para subir a una loma, desde la que se tienen excelentes vistas, entre las que destacan los Picos Corcina y las Peñas Campunuera y Cigal. Se vuelve a la pista, que pasa por este mismo alto, y se continúa subiendo hasta alcanzar otro collado (1666 m), donde se encuentra el Chozo Piedras (a la derecha del camino), compuesto por un chozo y un antiguo refugio en ruinas.

En este punto se deja la pista, para continuar de frente, pasar junto a un apartadero de ganado y bordear la vaguada del Canal de Secarro. Después de esto, el camino vira hacia el NNW, predominantemente, ya que baja dando curvas para salvar dos vaguadas. Después de la segunda, se pasará la cresta rocosa del pernal por un escote en su parte superior. A continuación, se cruza una campa y después una zona en la que las escobas se acercan al camino.

Al acabar éstas, se encuentra una fuente con bebedero y se abre la Pradería de Caloca, en la que se cruzan tres arroyos, en el segundo de ellos, la Riega del Sago el camino da un quiebro, para salvar su cauce. Al pasar el pernal de la divisoria de la tercera vaguada se tendrá una vista preciosa, en primer lugar, el valle que ha formado la Riega de Carreceu en la falda del Pico Corcina (1875 m), que nace en la Fuente de la Traviesa (un poco por debajo del camino). De frente (NE) se encuentra elfarallón de Peña Campunuera y más a la derecha Peña Cigal (1532 m).

La senda continúa subiendo suavemente hacia la Collada de Campunuera (1553 m), una ampliahorcada que se ha formado entre el Pico Corcina y Peña Campunuera. Al llegar a este punto se tendrá una impresionante vista en lontananza de los Picos de Europa y justo a la izquierda (NO) la impresionante Peña Diego (1611 m).

En este punto existen dos opciones, dependiendo de que se ascienda a la Peña Campunuera (1697 m) o no, ya que sólo es recomendable subir a esta cumbre con un día apropiado y, sobre todo, siempre que el piso no este húmedo debido a la niebla o la lluvia. Si no se decide subir, habría que seguir la pista que sale de frente, bajando por ella hasta la Collada de la Choza de Cantalafreo (1459 m),continuando por la derecha, que es la pista a la que se tiene que bajar después de subir al pico.

Para subir a la peña, desde el collado, sin perder altura, hay que dirigirse (N) al frente W del farallón de la peña. Después de caminar un trecho por la base del cantil se alcanza un escote (derecha) en su extremo N, por el que se pasará para caminar 240 m entre la base de la cumbre y el hayedo, por un marcado sendero (ESE) entre las piedras que se han desgajado del pico. Se pasa por debajo de una vieja haya solitaria, que se encuentra muy fragmentada por los desprendimientos de roca. Se sigue un poco más adelante y la ladera, aunque con bastante pendiente, permite la subida haciendo zigzags por una empinada y herbosa canal hasta la parte superior. Para alcanzar la cumbre es necesario seguir 120 m a la izquierda (E-SE) por el borde del cortado.

La bajada hay que hacerla por el mismo sitio que la subida, prestando atención a no equivocarse pues de bajar por el sitio inadecuado se podrían encontrar cortados y fuertes desniveles. Una vez alcanzada la línea de árboles se puede bajar (N) directamente entre ellos hasta encontrar la pista que discurre por debajo y que une la Collada de la Choza de Cantalafreo con el Collado Ojea.

Se seguirá por el ramal de la derecha (N-NE), alcanzando enseguida el Collado Ojea (1421 m). Desde éste, la vista de la pared W de la Peña Cigal es impactante. Siguiendo por la misma pista (E) (se puede atajar en varios sitios) se va perdiendo altura llegando pronto al primero de los Invernales de Dobres. A partir de aquí la pista da un quiebro a la izquierda, quedando en dirección predominante N. Después de un par de curvas, la pista tiene un tramo recto, a cuya derecha hay una finca rodeada de árboles. Al final de la misma, en la curva a la derecha, se llega a un arroyo en cuyo cauce hay un viejo tronco caído y a una bifurcación. Aquí hay que dejar la pista (que prosigue hasta Vendejo) para tomar el ramal de la izquierda (W).

Después, una breve subida con un camino irregular conduce a unos cercados entre árboles. Se pasa una portilla metálica y luego un cerramiento de alambre hasta llegar al borde de la finca llana del último invernal, que está en medio de un bosque de hayas. El camino vuelve a dirección predominante N y comienza una bajada por el hayedo. Enseguida se sale a un amplio claro con un invernal en ruinas, sólo quedan parte de las paredes. Se va hasta la parte inferior del claro, donde se toma nuevamente una pista, ésta, después de un par de zigzags llega al cauce de la Riega Valneiro.

Se cruza este arroyo y la pendiente de bajada disminuye mucho. Al principio se camina por la margen izquierda, pero el camino cruza el cauce otras dos veces, la segunda nada más pasar junto alInvernal de Campa (692 m). Siguiendo la bajada por la pista, sin tomar ninguna desviación que se pueda encontrar, se llega a la carretera CA-875, que, por la izquierda, sube a Basieda. Siguiendo por la derecha, se cruza el puente (490 m) sobre el Río Buyón y tras una breve subida se llega a lacarretera CA-184 de Piedras Luengas, en el lugar de Venta Viñona (518 m) (perteneciente a Pesaguero) cuyas casas quedan a la izquierda, finalizando aquí la ruta.

Accesos: Caloca ( 1h 30 min ); Lores ( 3h 30 min ).

Katalogoak

Irudiak

Iruzkinak