Gora

Pozo, Tozal del (1.314 m)

remove-icon
Luis Astola Fernández
Sarrera data
2016/10/12
Aldatze data
2016/10/12
1

 

En una comarca como la del Sobrarbe, repleta de prodigiosos espacios naturales (Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, Parque Natural Possets-Maladeta, Parque Natural de la Sierra y Cañones de Guara...), y de majestuosos picos de todas las formas y tamaños, no es difícil que una cumbre relativamente discreta como el Tozal del Pozo (1314 m) pase completamente desapercibida para la mayoría de los montañeros. Ante el impresionante catálogo de cimas pirenaicas que se alzan en su proximidad, resulta lógico elegir destinos de más renombre y metas más espectaculares que esta casi invisible montaña del prepirineo oscense.

Sin embargo, como todas las cimas, esta también tiene su paseo y su momento; reivindicar esta montaña humilde es, en este caso, tarea sencilla y agradecida porque, inesperadamente, el Pozo está lleno de gratas sorpresas.

El Tozal del Pozo, Pozo a secas (como nombra el IGN al vértice geodésico que corona su cumbre), o Tozal d'a Caña, según la cartografía del Prames, es la cota más elevada de una intrincada serrezuela típicamente prepirenaica, de pendientes laderas densamente tapizadas de carrascas y pinos silvestres, con un sotobosque casi impenetrable compuesto de boj, enebros y erizones. Abrazado por los ríos Ara (S) y Cinca (E), y por las carreteras que se deslizan por sus respectivos valles (N-260 y A-138), el pequeño macizo se puede considerar como una estribación sudoriental de la imponente mole del Nabain o Santa Marina (1799 m).

A sus pies se asientan las poblaciones más notables y conocidas del Sobrarbe, Ainsa y Boltaña, aunque no son las únicas de la zona que merecen una visita. El diminuto núcleo rural de San Vicente de Labuerda, desde donde planteamos el inicio de la ruta de ascenso, es un enclave encantador, con huellas aún perceptibles de su brillante pasado medieval; en su cuidado casco urbano, de calle única, destaca el torreón de Casa Buil (s.XVI), que ostenta una preciosa ventana geminada en su fachada principal.

En situación aislada, al W del pueblo, se levanta la espléndida iglesia románica de San Vicente de Labuerda (s.XII), que en el s.XVI recibió añadidos (la torre, las capillas laterales y la sacristía) para convertirse en abadía; de la misma fecha es el esconjuradero por el que se accede al recinto abacial, singular elemento constructivo, típico del Sobrarbe, destinado a conjurar y espantar las tormentas para que no produzcan daños en los cultivos, en un ritual, orquestado por el párroco, que mezclaba sin complejos religión y antiguas supersticiones paganas.

Escondida en la boscosa ladera del Tozal de las Cruces, a tiro de piedra de la abadía de San Vicente, se alza una sencilla construcción pintada de blanco que resguarda lo que queda del eremitorio rupestre de San Visorio. El lugar tiene más interés legendario o histórico que artístico, pues conserva el recuerdo de este improbable personaje francés, guerrero reconvertido en ermitaño, que habría sufrido martirio en este rincón sobrarbense, a manos de los sarracenos, en torno al primer milenio; un sendero señalizado asciende desde la abadía de San Vicente hasta la rústica ermita.

Desde San Vicente de Labuerda

Desde Labuerda, situada en la carretera A-138, cercana a Ainsa y a orillas del Cinca, un ramal de carretera asciende en 4 km a la aldea de San Vicente de Labuerda; merece la pena aparcar bajo el pueblo, en un espacio sombreado acondicionado con paneles informativos y una pequeña mesa de piedra (780 m), en la bifurcación señalizada a la abacial de San Vicente, porque entre las casas resulta complicado maniobrar. Aprovechamos de paso para recorrer a pie la calle única de San Vicente y contemplar la magnífica Casa-torre de los Buil; encontraremos los primeros indicadores de los senderos PR que transitan por la antigua villa medieval y, más concretamente, del PR-HU 185, cuyas marcas vamos a seguir.

Desde la parte alta del pueblo, un carretil continúa hasta unas cercanas naves de ganado (los insistentes balidos delatan a sus inquilinas), donde se presenta una bifurcación señalizada de rutas PR. Seguiremos la que indica a Morillo de San Pietro (PR-HU 185), que toca el depósito de aguas, rodea la balsa inmediata y trepa un pequeño desmonte para incorporarse al viejo camino entre Labuerda y Morillo, otra de las maravillosas sorpresas anunciadas al comienzo del texto. El camino recorrido por el PR conoció sin duda tiempos mejores, pero aún conserva tramos empedrados que denotan su uso ancestral como vía vecinal.

Tras un comienzo algo áspero y descarnado por la falta de mantenimiento, serpentea luego entre pinos y carrascas, en moderada pendiente, por el contrafuerte oriental del Tozal de las Cruces (1268 m), entre los barrancos de San Vicente y Sarratón; trazado con la sabiduría de los viejos caminos, y aunque haya perdido ya su primitiva función de enlace entre aldeas, hoy sigue siendo un magnífico sendero de montaña. En la parte más alta, la senda adelgaza y la pendiente se acentúa (hay incluso algún corto tramo apuntalado con escalones y troncos de madera), antes de alcanzar el cordal en el collado Collamarruego (1232 m)(0,55).

Abandonamos las marcas del PR, que se lanza por la vertiente contraria a enlazar con la pista que le acerque a Morillo de Sampietro o a Boltaña, y seguimos a la derecha (N), intentando mantenernos lo más cerca posible de la cresta; el terreno resulta algo incómodo por la vegetación, pero una desdibujada huella, trazada por los cazadores para unir los puestos de espera al jabalí, permite avanzar sin más contratiempos que algún pequeño arañazo y algún inofensivo traspiés. Poco después de pasar un pequeño chozo de piedra, la trocha traspone la cresta y se une en la otra vertiente, en un tramo despejado, a una senda algo más marcada que remonta la rampa final hasta la cima del Pozo (1314 m).

Desde el pilón geodésico que la corona, excelente panorámica hacia algunas de las montañas más emblemáticas del Pirineo y Prepirineo sobrarbense: Peña Montañesa, Castillo Mayor, Sestrales, Mondoto, Nabain...

Acceso: San Vicente de Labuerda (1h 15min)

Katalogoak

Irudiak

Track-ak

Iruzkinak